lunes, junio 29, 2015

LA REVOLUCIÓN DEVORA A SUS HIJOS (y un poquito a Zapata)



Hay un dicho clásico en historia: la revolución devora a sus hijos. Con él se quiere decir que los movimientos convulsos acaban eliminando a sus propios organizadores,  acusándoles de aquello que ellos mismo criticaron en los antiguos dueños del poder. Es precisamente eso que popularmente se conoce como darle  la vuelta a la tortilla, pero como queda mucho más culto decirlo de la forma precedente entonces titulamos: la revolución devora a sus hijos.

El caso Zapata es un tema más interesante de lo que parece. Y lo es sin necesidad de sacar los pies del tiesto, o sea y otra ver en culto: sin desenfocar la hermenéutica como ha hecho recientemente Santo Juliá, tan acertado otras veces. El asunto no tiene tanto que ver con el antisemitismo o la burla al dolor de las víctimas, sino con algo diferente.

En primer lugar, ¿qué demuestran los tuis? Que Zapata tiene urgentemente que volver a la ESO para que le expliquen ciertas cosas sobre las redes sociales. Todos, yo me sé alguno buenísimo, henos contado chistes del holocausto o de humor negro. Todos hemos sido maledicentes alguna vez o hemos hecho acusaciones falsas. Pero no se nos ocurre gritarlo en una plaza o en mitad de la calle. E Internet es un lugar público. Pero, ¿no es eso hipocresía? No, eso es inteligencia social suficiente para distinguir entre vida pública y privada. Los niños hacen caquita en público sin  problemas, pero cuando crecen van al retrete, y el resto se lo agradecemos. Y nadie nombraría concejal de cultura a un niño. Ni tan siquiera siendo de la nueva política.

Pero,  Zapata ha aducido en su defensa que todo esto era en torno a un debate sobre el humor negro. En primer lugar, hay que decir que hay gente capaz de debatir en 140 caracteres, lo que señala sin duda la profundidad  de sus argumentos y ahonda en su capacidad de acción intelectual. Pero resulta curioso que Zapata no haya sacado un solo tuit de ese debate cuando hubiera sido bien sencilla. Y aquí no cabe la excusa de que se trataba de una conversación  privada pues su twitter era público. Por tanto suena a excusa. Todos, al fin y al cabo, hemos contado chistes improcedentes, aunque no todos vamos a ser concejales, o íbamos a ser, concejales de cultura.

Pero decir estas obviedades sería como no decir nada si aquí concluyeramos. Es cierto, sin duda, que es hacer el tonto publicar esos tuis y quien hace tanto el tonto no puede ser concejal por su peligrosidad –y esa es la única razón-.  Pero sin duda es cierto que hay mucho más.


Efectivamente hay algo más interesante aún y es que entre los tuits de Zapata no hay ninguno políticamente incorrecto para la autoprodamada izquierda. Me sé yo uno de mujeres maltratadas buenísimo y otro de fosas y guerra civil desternillante. Incluso uno de Lasa y Zabala que te partes la caja. Pero Zapata solo se sabe chistes sobre judíos, para cualquier buen autoproclama izquierdista judío es igual al criminal estado de Israel, o sobre víctimas de ETA. Es decir, Zapata tiene un límite claro en el humor: los suyos. Para eso sobraban hasta caracteres en twitter porque ya le hemos solucionado su polémica sobre el humor negro -pero en 659 caracteres y no nos cabría en un tuit- .

Pero hay algo más sugestivo aún: cómo la revolución devora a sus hijos. La autodenomina nueva política se ha caracteriza por dos hechos fundamentales: el primero, por carecer de discurso ideológico; el segundo, por presentar un encendido, y como tal elemental, discurso moral.

La primera se ve perfectamente reflejada en el cambio de programa de Podemos o en los recientes pactos de Ciudadanos con el PP. La nueva política no tiene discurso político propio y, más interesante, no poseerlo es una decisión consciente y voluntaria. Mientras que los partidos tradicionales se han ido desideologizando, los de la nueva política han nacido así: la era posmoderna.

Pero la segunda es la que aquí más nos atañe. El único contenido de la nueva política es la autodenominada regeneración demócrata: un discurso moral que no atañe tanto a un análisis  que pretenda ser objetivo sobre la creación de unas instituciones donde se dificulte la corrupción y estén al servicio de la sociedad como a la idea subjetiva de que los políticos deben tener un perfil personal determinado de absoluta honradez y de eso que se llama vocación de servicio. Este perfil personal, en el lenguaje de Podemos no ser casta –pero, ¿qué es la casta?-  y en el de Ciudadanos, aún más elemental, ser jóvenes, implica a su vez una moral de vigilancia permanente: todo lo que se haga o se haya hecho podrá ser tomado en su contra. Y  la moral de vigilancia lleva a una sociedad de sospecha: todo el mundo político es culpable hasta que se demuestre lo contrario. La subjetivación del análisis político hace a este irrelevante intelectualmente pero emocionalmente poderoso. Y un discurso emocional permite un ascenso rápido en las encuestas.
Casta mala, políticos viejos malos.
Nosotros buenos y puros.
Y además jóvenes y guapetes.

¿Qué le ha ocurrido en definitiva a Zapata? Que le han administrado su propia teoría de la pureza absoluta. Efectivamente, a Zapata no se le juzga por su labor como concejal de cultura, pues no ha habido tiempo para ello. Tampoco se le ha juzgado por su programa electoral -bueno, ahora es una lista de sugerencias-. Ni tan siquiera se le ha juzgado porque sea tonto, o lo parezca, y eso le incapacite para cualquier cargo. No, Zapata no puede ser concejal de cultura porque es mala persona y se burla del dolor de las víctimas. Y lo divertido del caso es que seguramente Zapata piense que los miembros de la casta son mala gente que disfrute viendo pobres en el país.  Es lo que se llama politología avanzada -por cierto, muy bien remunerada y desde aquí ofrezco mis servicios-. E incluso la fiscalía -que evita inculpar al PP por financiación ilegal o a la infanta, ambos delitos objetivables- busca inculpar a Zapata por ser tan malísima persona: porque malos, no.

Y por fin lo mejor. Todo esto no es sino un triunfo hegemónico, a veces yo también me hago un errejón, de la autodenominada nueva política. Efectivamente, las nuevas formaciones han conseguido llevar el debate a sus términos de moralidad simplona, con el encanto de la vieja política entusiasmada por el cambio y no entrar en disquisiciones sociopolíticas. Así,  todo el debate se ha centrado en los tuits de Zapata y no, por ejemplo en que Carmena señale que el programa no es sino una lista de sugerencias: tan parecido a Rajoy. La politología afina sus análisis: tú malo y yo bueno.

¡¡¡La nueva política ha triunfado!!!
¡¡¡La cabeza de Zapata rueda para que la revolución avance!!!
Pero retomando a Marx: una vez como tragedia y la otra siempre como farsa.

miércoles, junio 17, 2015

ANTE EL ERROR EN LA PAU DE FILOSOFÍA

Como todos saben, digan que sí, ha habido un error en el examen de selectividad de Filosofía. Ante esto, las tres principales asociaciones de Madrid -la SEPFI, la Plataforma y aquella de la que soy presidente la Asociación de Profesores de Filosofía de Madrid (APFM- hemos mandado un escrito a todos los centros, públicos y privados, informando del problema. Aquí lo reproduzco.

Estimado/a compañero/a:

Nos ponemos en contacto contigo para informarte de la irregularidad que ha sucedido en el examen de Historia de la Filosofía en la PAU de junio. Es posible que ya sepas que el texto de Aristóteles que aparecía en la opción B no pertenece ni al Libro II ni al X de la Ética a Nicómaco, es un fragmento del Libro I que, como recordarás, no es uno de los textos obligatorios para la PAU.

Desde el primer día algunos profesores reparamos en esto y estuvimos en contacto, esperando una aclaración por parte de los correctores. En la reunión con ellos todavía no se habían dado cuenta del error.

Con independencia de la mayor o menor dificultad del texto, es evidente que trabajamos unos textos que se nos imponen como obligatorios pero que, al mismo tiempo, permiten que el alumnado (especialmente los estudiantes que tienen mucho interés y necesitan nota) conozca los textos que pueden entrar en el ejercicio de selectividad y vaya más seguro al examen. Si la coordinación da unos textos,  lo lógico es que los utilice para el examen.

Como la noticia ha corrido, algunos correctores y representantes de centro nos entrevistamos el 11 de junio con el coordinador de la UCM, Antonio López Molina.  Por nuestra parte, y en vista de que algunos alumnos  se habían quejado de la dificultad del texto y de que no les sonaba el ejemplo y ante la posibilidad de que esto les hubiera llevado a elegir la opción A (Rousseau),  llevamos una propuesta para evitar problemas y reclamaciones innecesarias. Lo que propusimos fue que mandasen una nota a los correctores informando de la irregularidad y dando indicaciones para que lo tuvieran en cuenta en la corrección y no se perjudicará a nadie. López Molina quedó en llevar esta propuesta (que él sí aceptó) al resto de los coordinadores e informarnos después del resultado. Finalmente han  decidido dejar las cosas como están, consideran que el ejercicio ha de corregirse igual que si fuera un texto de los obligatorios.

 Ante esta situación, pensamos que el Profesorado de Filosofía debe conocer lo sucedido y decidir después, con toda la información, si quiere o no manifestar su queja ante la coordinación, que no sigue las propias pautas.

Un saludo,


Esperanza Rodríguez Guillen
Presidenta de la  Plataforma de defensa de la Filosofia de Madrid
Manuel Sanlés Olivares
Vicepresidente de la SEPFi
Enrique P. Mesa  Garcia
Presidente de la Asociación de Profesores de Filosofía de Madrid

domingo, junio 07, 2015

MIS ALUMNOS ME CRITICAN (y van...)

Lo decíamos hace un año.

Hay una idea falsa con ribetes de modernidad: que la escuela debe ser democrática. Es un error grave  y profundamente reaccionario. Pero, no es ahora el momento de entrar en ello. La escuela, al menos la escuela pública, es un servicio al ciudadano y como tal debe ser evaluado por él. La idea de que las escuelas y los profesores no deben ser evaluados recurre también al pensamiento estamental en el cual solo la casta -aquí utilizado con precisión- podía autocomplacerse. Sin embargo, nosotros que creemos curiosamente que la escuela no debe ser democrática, sostenemos que los profesores deben ser evaluados y que una parte de dicha evaluación deben realizarla los propios alumnos.

Desde hace años, era el año 2005, iniciamos nuestra andadura con los blogs de los alumnos. La andadura sigue. Y un clásico en los artículos mandados ha sido, al final de curso, la crítica a la clase de ética o de filosofía. Y aquí están sus blogs y en ellos están sus críticas.  Ya saben que la democracia se construye también en las escuelas.

Este año lo reiteramos.

jueves, junio 04, 2015

ANTIVACUNAS (y rebeldes)

Hola,
soy antivacunas y no vacuno a mi hijo porque soy libre y cada uno puede pensar lo que quiera, pero exijo que su cura la pague la sanidad pública porque vivimos en sociedad.

martes, junio 02, 2015

LUCÍA FIGAR IMPUTADA (asociación libre de ideas)

Otra vez:
1.- Hamlet III, 3 (aplicable)
2.- Yo era mejor (y nunca me hubieran descubierto, añado).

Algo nuevo:
y 3.- Asociación libre de ideas.

video

Drácula (1978). Dir. Terence Fisher.

lunes, junio 01, 2015

MEMORIA HISTÓRICA: UNIENDO HIMNOS

Yo soy un tío sin mucha vida interior.
Plagado de defectos.
Y uno de ellos es, sin duda, no amar a mi tierra. A mí es que la tierra... A mí los tiestos...
Y lamento no poder sentir nada ante trapos coloreados y tonadillas folclóricas. 
Lisiado sentimental.
Y claro, me siento vacío.
Por eso, cuando el otro día oía silbar la tonadilla española en la final entre el Barcelona y el Bilbao -ah, ¿pero el Bilbao jugó?- por parte de gente que quería oír su propia copla no sentí dolor alguno.
Vaya, que me dio igual.
Pero recapacito mientras veo amanecer y la luz inunda mi tierra,
y sus campos,
y a sus gentes,
y noto algo ahí dentro.
Por ello, en aras del entendimiento entre distintos paletos propongo un himno que reúna a todos los nacionalismo.
Porque más allá de nuestra tierra todos tenemos el mismo sol.

video