martes, marzo 31, 2020

Y AHORA EN RADIOCASARES CON RADIOSOFÍA/15: EPIDEMIA Y PENSAMIENTO CRÍTICO

¿Si critico al gobierno soy de derechas y si lo defiendo soy del PSOE o de Podemos?
¿Si soy de izquierdas tengo que defenderlo haga lo que haga y si soy de derechas criticarlo siempre?
Aquí estamos, defendiendo la necesidad del #PensamientoCrítico frente a todo #CierrenFilas.
En #RadioSofía, nuestro programa en #RadioCasares.
#EPMesaLaVozIlustrada



domingo, marzo 29, 2020

EPIDEMIA Y CAPITALISMO/1: ¿CRISIS DEL CAPITALISMO?


Como todos los grandes filósofos de nuestra época están opinando del coronavirus y diciendo bobadas, no podía yo faltar a esta cita para hacer lo mismo que las mayores cabezas pensantes. Así pues, heme aquí.

La pregunta a contestar, así en plan profundo, es sobre las consecuencias que pueda tener el coronavirus en el Capitalismo. Ante esto, por ejemplo, alguno ya, incluso con libro como Žižek, profetizan el fin del Capitalismo. Otros, en plan seguidores de Foucault, el resurgimiento de una nueva sociedad represiva y totalitaria, como decía hace poco Agamben.

Nosotros en este texto, vamos a contestar a la primera cuestión: la epidemia no solamente no va a generar una crisis en el Capitalismo, sino que una vez más va a salir reforzado. Y qué todo el problema que se está planteando sobre si esto podría generar una crisis, en el fondo viene por un profundo desconocimiento de cómo funciona el Capitalismo realmente.

El Capitalismo es una realidad objetiva ajena a los individuos que la conforman y sus intereses individuales. No es el resultado de una mera suma de personas y sus intereses o, creencia infantil, un sistema dirigido por una oligarquía. El Capitalismo tiene reglas propias y ajenas a la voluntad de sus integrantes. El Capitalismo es el sujeto de la actual historia. Así, confundir el Capitalismo con el interés, por ejemplo, de las grandes corporaciones es infantil. Son las grandes corporaciones, la oligarquía y usted y yo los que debemos adaptarnos al desarrollo objetivo del Capitalismo y no al revés.

El Capitalismo como tal sujeto solo tiene un interés: la ingente producción de mercancía y, con ella, de beneficio económico. Al Capitalismo le da igual que este proceso de beneficio económico venga de una forma o de otra, con armas o con libros de filosofía de Žižek muy críticos, pues lo que importa no es lo concreto de dicho beneficio, cómo se produce o con qué producto se produce, sino su carácter mercancía (cuya máxima expresión está, precisamente, en el dinero).

Así las cosas, y por supuesto, sería absolutamente faltar a la realidad señalar que la actual epidemia en sí misma es un beneficio para el Capitalismo, pero es también falso decir que es una crisis en sí misma: hay que analizarlo con tranquilidad.

La única crisis sistémica posible para el Capitalismo sería de la que de ninguna manera podría conseguir una conversión en mercancía, o, diciéndolo de un modo más coloquial, un beneficio económico. Y el problema, por tanto, será si el coronavirus permitirá ser convertido en mercancía y, por tanto, en beneficio capitalista. Por tanto, la gravedad de esta epidemia desde el punto de vista capitalista no es el número de muertos, eso da igual en la lógica capitalista, sino algo distinto. 
Primero, si es imposible crear mercancía de esta epidemia. 
Segundo, si como consecuencia de la misma la producción de mercancías, es decir y grosso modo: de desarrollo capitalista, se va a ver tan afectada como para generar una crisis sistemática que impida continuar al Capitalismo. 
Y solo juntando que fuera imposible crear mercancía de esto y que impidiera además el desarrollo normal del Capitalismo sería esta epidemia una crisis sistémica. Por tanto, sólo –nota: sí, sí, con acento en señal de rebeldía- cuando un suceso se convierte en irreductible a la mercancía y, además, afecte gravemente al desarrollo de las otras mercancías podremos hablar de crisis. Veamos.

¿Afecta de forma radical, crisis sistemática, esto al Capitalismo? El Capitalismo genera su tráfico de mercancías en la producción de las mismas y su consumo: en la vida humana como tal. Si bien la producción y el consumo pueden bajar con la epidemia, de hecho lo harán, no parece que lo hagan de forma tal que pongan en peligro no la estabilidad de determinadas élites, que podría ocurrir como ocurrió en el ajuste, que no crisis, del 2008, sino como crisis del propio sistema.

Así pues, no parece que en una visión global vaya a haber crisis del sistema. Pero, ¿no estaremos hablando desde lo general y abstracto, típica crítica a los filósofos, y no desde lo concreto? Pues, vayamos a eso que, falsamente, se presenta como lo concreto.

En primer lugar, el coronavirus está generando su propio mercado que va desde los productos de farmacia y de evitación del contagio, hasta la carrera por conseguir un tratamiento o una vacuna de la industria farmacéutica con sus pingues beneficios adjuntos.
En segundo lugar, y no menos importante, esta epidemia afecta fundamentalmente un tramo de la población que, en la lógica capitalista, no tiene una importancia estratégica: los ancianos. Si la producción de mercancías se realiza en el trabajo y en el consumo, los ancianos tienen un casi nulo nivel de trabajo (como productores de mercancías) y un bajo nivel de consumo. Es decir, su caída del inmenso almacén de mercancías que constituye el Capitalismo, no resulta significativa. Por cierto, ¿suena duro? Se llama Capitalismo y no humanidad.
Y en tercer lugar, muy importante, la forma en que los gobiernos, dentro de la lógica capitalista, están actuando. Por ejemplo, el gobierno de España, de perfil autoproclamadaizquierda, ha decidido “ayudar” a los autónomos y a la Pymes ¿Cómo? ¿Acaso posponiendo el pago de sus impuestos? No, siendo avalista del sistema financiero privado para que este les preste dinero. Y aquí no interesa si la medida en concreto está bien, regular o mal sino algo más profundo: la medida genera de una epidemia un nicho de mercado capitalista.

La creencia de que el Capitalismo entrará en crisis por la actual epidemia es irracional. Es, de hecho, la anunciada enésima crisis profunda del Capitalismo de la que nunca se recuperará. Pero, se ha recuperado de todas. Porque el Capitalismo no es un sistema clásico sino absolutamente novedoso. El Capitalismo es su vida diaria, la mía y la de todos.

Concluimos –lo sé: por fin-. ¿Lleva la actual epidemia a una crisis capitalista? Por supuesto que no. Y defenderlo es no comprender ni la acción ni el desarrollo del Capitalismo ¿Conducirá a una sociedad más represiva? Eso ya lo vemos en breve.  


sábado, marzo 28, 2020

Y AHORA EN RADIOCASARES CON RADIOSOFÍA/14: ¿TIENE EL ESTADO DERECHO A CONFINARME EN CASA?

Aquí me tienen, explicando la legitimidad, o no, del estado para confinarnos en casa y la necesidad, o no, de estar todos unidos en momentos de epidemia. Como siempre en #RadioSofía de #RadioCasares.



lunes, marzo 23, 2020

EXPLICANDO LA FILOSOFÍA: MARX/5. LA REVOLUCIÓN

No podían más con la emoción, ¿eh? Qué va a pasar, qué va a pasar. Pues esto Entonen conmigo: "La tierraaaaa será un paríiiiiiiiíso, patria de la humanidad"

.

domingo, marzo 22, 2020

EXPLICANDO LA FILOSOFÍA: MARX/4. EL CAPITALISMO

Y aquí de nuevo. Cada vez se complica más la trama. Pero por fin sabrán qué es la alienación en el trabajo, algo que esperaban desde niños.


A disfrutar.