viernes, febrero 16, 2018

EPMESAWORLDTOUR2018: AHORA EN PINTO

Aquí otra vez yo. Puede que no tan profundo como Kant, pero mucho más salao, dónde va a parar. Y agradecer al Ayuntamiento de Pinto (Madrid) su lucha por la Filosofía.
#SalvemosLaFilosofía

domingo, enero 28, 2018

CAPITALISMO Y NEOLIBERALISMO/2: ¿QUÉ ES LA GLOBALIZACIÓN?

En  el artículo anterior analizábamos cómo había que distinguir radicalmente entre Capitalismo y neoliberalismo. Lo que nos interesaba  demostrar era que Capitalismo y liberalismo no solo no eran lo mismo, sino que además podía haber gestiones del Capitalismo distintas a la actualmente vigente que es la neoliberal.

En este artículo lo que vamos a intentar explicar es en qué consiste la famosa globalización para, a continuación, ver como esta globalización no implica necesariamente una gestión neoliberal, aunque sí es una necesidad propia del desarrollo capitalista actual.

Es importante comprender que para entender la globalización en su conjunto debemos verla como un todo y no solo como un mero proceso económico. Esto es necesario porque en el Capitalismo actual no existe la división tradicional de las sociedades anteriores entre hechos económicos y sociales sino que, y precisamente por un aspecto de la globalización que luego analizaremos, esta distinción se ha borrado. La globalización por lo tanto la deberemos entender en distintos aspectos pero siempre estará relacionado con el desarrollo del propio Capitalismo y como una necesidad del mismo, pues el Capitalismo necesita, y queremos recalcar que este necesita es estricto, esa globalización para desarrollarse y con ello y por ello subsistir.

El primer aspecto de la globalización que nos interesa, y que es el más llamativo y sobre el que se suele  describir únicamente este proceso, es la expansión mundial del sistema capitalista como único sistema económico existente. Efectivamente, la derrota de todos los demás sistemas económicos, que también eran de explotación  pero de una forma más rudimentaria, es una de las claves del Nuevo Capitalismo que con ello ha logrado construir un mercado universal donde las mercancías han llevado adelante de forma real el deber ser marxista de la internacionalización: las mercancías no tienen patria –ni tan siquiera en Cataluña-.

El segundo aspecto fundamental de la globalización sería la conversión de toda la vida humana en producción de mercancías y por lo tanto en producción capitalista. Efectivamente, si queremos analizar en profundidad la globalización no podemos verla exclusivamente como un modelo de mercado externo que solo se desarrolla en relaciones internacionales. Lejos de eso, lo auténticamente novedoso de la globalizacion actual es la conversión de toda la vida humana en una estructura global de producción. Esto quiere decir que cualquier momento actual de la vida, dentro del seno de las sociedades desarrolladas del Nuevo Capitalismo, produce beneficio capitalista o bien a través del trabajo o bien a través del consumo. Esta globalización de la producción capitalista, esta universalización de las condiciones de producción más allá del mero marco del trabajo es, sin duda alguna, una de las características más propias de la globalización y el hecho fundamental que diferencia el Nuevo Capitalismo de cualquier otro sistema económico anterior.

El tercer aspecto de la globalización sería la conversión de la política en un hecho subsidiario del desarrollo económico. De siempre, economía y política han marchado conjuntamente. De hecho, no hay más que ver como la formación de los Estados nacionales del siglo XIX en Europa guarda estrecha relación con el desarrollo del propio Capitalismo. Sin embargo, no era una relación de subordinación necesaria sino que había elementos, tanto en uno como en otro campo, que escapaban a la propia dependencia. Lo novedoso del desarrollo del Nuevo Capitalismo es que la política ha quedado totalmente subsumida dentro de la estructura del mercado y lo único que es capaz de hacer dicha política es generar las condiciones para que esa estructura económica siga existiendo como tal. Este proceso va más allá de aquello que se dio en el Capitalismo con los movimientos reformistas, pues se trata de que las estructuras políticas actuales son inútiles frente al desarrollo de la propia globalización y sus consecuencias.

Efectivamente, las estructuras políticas actuales están pensadas dentro del marco del estado nación y este se ve impotente ya ante el mercado mundialmente establecido. Así, los gobiernos nacionales carecen de la suficiente fuerza, cosa que no ocurría en el Capitalismo clásico cuyo mercado era nacional, para imponer ninguna medida ni tan siquiera meramente reformista a las condiciones expansivas del mercado mundial. No se trata por tanto de que el mercado mundial ya no admita una directriz politica que pudiera llevarle por ciertas condiciones, aun dentro de la dinámica capitalista, sino que las estructuras políticas actuales han quedado absolutamente obsoletas frente al avance de la globalización.

Y esto lo he entendido muy bien la derecha política que ha tendido a ir vaciando de contenido las escasas estructuras internacionales que existían, sobre todo la Unión Europea, o convirtiendo a estas estructuras internacionales en agentes políticos con un discurso neoliberal, caso del Fondo Monetario internacional. Mientras, ante esta nueva situación de la política, la izquierda ha situado la ridícula idea de la Europa de los pueblos y la economía social como solución ante lo que es el mayor desafío a la forma de vida característica de Europa desde la Segunda Guerra Mundial y que es la propia globalización. Lejos de comprender que la única respuesta a la globalización es una respuesta que vaya más allá del Estado nacional, se ha refugiado en los nacionalismos tribales y paletos, en los barrios y la municipalización de la economía, en la ”moneda social” como modelo financiero frente a la existencia de las grandes transacciones financieras y en los aspectos solidarios y caritativos del cristianismo primitivo como formas sociales de distribución de la riqueza. Con todo ello, la izquierda está haciendo el ridículo ante el avance absoluto y total de la globalización como estructura económica dominante.

El cuarto hecho de la globalización sería la subsunción de todos los elementos que hasta ahora, dentro de la tradición marxista, habían formado parte de la superestructura en un producto propio de la base económica, pues producen también beneficio capitalista a través de su conversión en mercancía. Este es, sin duda, el aspecto más interesantes a nivel ideológico de la propia globalización. En el marxismo tradicional existía una diferencia clara y rotunda entre los elementos de la superestructura y de infraestructura. Si bien se podía identificar su relación como compleja, pues no existía en realidad una   supremacía mecánica de la base económica  entre ambos conceptos, no era menos cierto que superestructura e infraestructura eran fácilmente identificables en cualquier sociedad. Hoy en día, sin embargo, el proceso de globalización de la vida humana, del que ya hemos hablado, lleva a que los factores propios de la superestructura pertenezcan a su vez a la propia infraestructura y que todos los procesos ideales, y espirituales, se hayan convertido radicalmente en mercancías. Por supuesto, esto no se debe entender como que los procesos culturales anteriores pertenecían a la libertad de los individuos pues, como muy bien señalaba Marx, es el ser social el qué determina la conciencia. Pero hoy en día está determinación de la conciencia va más allá. Se trataría de que todos los procesos ideológicos pierden su valor y su contenido a través de su proceso de mercantilización volviéndose así objetos de consumo. La idea de esto es que igual que hemos visto anteriormente que la distinción entre política y economía ya carece de sentido, es igualmente cierto que también sería erróneo presentar como separados cultura y producción de mercancías: el arte es el mercado del arte. No se trata, por supuesto, de que las obras culturales o intelectuales no tengan valor alguno intrínseco a ellas mismas, sino que su presencia social es la presencia social de las mercancías y no de los valores culturales tal y como la propia burguesía decimonónica los presentó. E incluso en esto ha habido una celebración de la autoproclamada izquierda creyendo que era fruto de un proceso de igualar la cultura popular, si es que existe tal cosa, con la cultura.


Concluyamos. La globalización es actualmente, junto con el cambio climático que se relaciona con ella, el mayor desafío político. Lo es porque la globalización resulta inevitable y solo podemos hablar en el terreno político sobre su gestión. Pero, que la globalización sea inevitable no quiere decir que sus consecuencias tengan que ser unas determinadas y concretas. Es ahí, precisamente, donde se planteen la política. Y esta política, esta forma de gestionar la globalización, podrá ser de derechas o de izquierdas pero necesariamente tendrá que ser, como hemos referido, internacional. Pero, eso ya lo vamos viendo.

martes, enero 23, 2018

¿CÓMO ENSEÑAR FILOSOFÍA?

Mesa Redonda celebrada durante las Jornadas +Filosofía de noviembre 2017.
Intervienen:
Enrique P. Mesa García; Soledad Hernández Bermúdez; Daniel Rosende Pereira; y, Josefer Juan Santos.
Agradecemos el apoyo técnico a Daniel Rosende, sin el cual no se hubiera podido publicar este
vídeo.

 

Disfruten ustedes.

miércoles, enero 17, 2018

VIDA INTERIOR/167: NO ME OLVIDO DEL BLOG

¿Quién de nosotros no tiene una vida interior muy grande? ¿Y qué poeta no nos la cuenta una y otra vez? En esta sección mi alma se desnudará. Incluso he comprado una nueva para tenerla más grande. Porque, en el fondo, yo también quiero ser  feliz.

No me olvido del blog, de verdad.
El compromiso con la verdad y la justicia, yo soy un tío de compromisos, permanece.
Pero tengo mucho lío.
Y encima la siesta, el fútbol, el pacharán...


martes, enero 02, 2018

OTRA VEZ PREDICANDO (y esperemos que no en el desierto...)

Entrevista realizada en el programa "Aquí laradio" (Radio Aragón)  ante la entrega de más de 200.000 firmas en el Congreso de los Diputados el pasado 13 de diciembre de 2017.

Disfruten de mi fácil verbo y sugerente voz a pesar de la situación de urgencia, entre entro o no entro.


Pero no hemos terminado de luchar, así que firmen en #SalvemosLaFilosofía



domingo, diciembre 24, 2017

AH, QUE FELIZ NAVIDAD

Si yo lo sé, que tengo esto un poco abandonado. pero permanezcan fieles a su pantalla, en 2018 vuelvo mejor aún.
Y ahora...
Ortega, Heidegger, Schopenhauer, Marx y, por supuesto, Kant le desean una
¡¡¡FELIZ NAVIDAD FILOSÓFICA!!!
Celébrela compartiendo nuestra lucha y firmando en #SalvemosLaFilosofía

domingo, diciembre 17, 2017

FÁCIL VERBO, SÓLIDA ARGUMENTACIÓN (y mi modestia, siempre modestia)

El pasado día 13 de diciembre, estuvimos en el Congreso entregando más de 200.000 firmas por la Filosofía.

Ese mismo día, tuvimos también el placer de intervenir de nuevo en el programa Gente Despierta, de RNE, con Carles Mesa.

Seguimos luchando: #SalvemosLaFilosofía