sábado, septiembre 24, 2005

1000 UNIDADES SETI

El programa SETI surgió de una idea triste. La inteligencia en el universo era la excepción, no la regla. Incluso, la vida misma podía ser una excepción. Por ello, las naves espaciales, de velocidad limitada, no podrían encontrarla, aunque ayuden a nuestro conocimiento sobre el cosmos. Había que buscar un método más rápido, más veloz. La velocidad de transmisión de una señal de radio (a partir de aquí me perdonaran el lenguaje no técnico) es mucho más alta (velocidad luz). Por ello, se trata de rastrear el cielo en busca de emisiones de radio no naturales, de civilizaciones distintas a la humana. Porque una civilización tecnológicamente avanzada, la nuestra desde hace más o menos 50 años, está emitiendo continuamente señales al espacio.
El SETI recoge estas señales de radio de todo el universo y las descodifica. Pero son muchas y necesita ayuda. Nuestra ayuda. Bajándose un programa que en nada estorba al desarrollo normal de nuestro ordenador, podemos cumplir. Eso es precisamente el programa SETI. Un salvapantallas que al tiempo que cumple su función va descodificando esas señales recibidas por los radiotelescopios de la Tierra y luego envía su resultado a un centro general. Hoy cumplo mil unidades descodificadas en total. Es poco y es mucho.
¿Y por qué hay que ser de SETI? ¿Por qué hay que preocuparse de eso? Tal vez porque hay algo que no podemos, y no queremos, evitar: somos humanos y nos preguntamos. Y SETI es una posible fuente de respuestas. O quizás no. Pero debemos intentarlo.

2 comentarios:

montoya dijo...

Muy útil, yo también me he apuntado. Por cierto, visite usted el último artículo sobre Heliogábalo en http://lahistoriademontoya.blogspirit.com/
Seguro que le divertirá.

Anónimo dijo...

jajajajajajajajajaja el de la foto dse antes era usted??
jajajajajajajajajajajajajajajajajaja