domingo, enero 08, 2006

EL (TENIENTE) GENERAL YA TIENE QUIEN LE ESCRIBA

Auspiciado en el derecho que ya advertía Warhol de tener, al menos, quince minutos de celebridad, el teniente general José Mena se permitió saltarse su profesionalidad (olvídense del honor militar y todas esas tonterías) y ponerse a decir palabras improcedentes, en cuanto que estaba allí en función de su cargo y no como ciudadano privado, sobre el estatuto de Cataluña. Así, el teniente general ha logrado, en estos tiempos ya sin guerra y en los que incluso las fuerzas armadas se presentan a sí mismas como bondadosos misioneros -cuando ni lo son ni lo deben ser-, entrar un ratito en la historia con Alejandro, Julio César, Juan de Austria, Napoleón o Eisenhower.
Pero menos.
Y el gobierno ha actuado bien, esto también es noticia, no solo cesándole, tal y como pidió el Jefe del Alto Estado Mayor Félix Sanz –que parece que tampoco entrará en la historia pero, al menos, sí es un profesional- sino también aplicándole la sanción del arresto domiciliario.
Y, hasta aquí, lo que no sería sino la salida de pata de un tipo poco profesional. Pero, en esto ha entrado la derecha. Y, como en los viejos tiempos, ya ha expresado su opinión. Y lo peor ha sido eso. Porque a la vergonzosa y peligrosísima actitud del PP, que entre un no sabe no contesta y un la culpa es del gobierno, no ha sido capaz de defender la democracia –pues de eso se trataba- se une ahora la acción, nos enteramos por el blog de D. Ricardo, de esa web de extrema derecha, llamemos a las cosas por su nombre, que es hazteoír y que, en su línea habitual de negar la emancipación humana –ya se sabe que el altísimo prohibió comer, curiosamente, del árbol de la ciencia y del de la vida- pretende que los españoles de pro ahora manden cartas pidiéndole al rey que levante el castigo (como en la infancia escribiendo a los reyes (magos) pero en plan ya definitivo de golpe de estado).
Y una última advertencia. Imaginen por un momento que pasan los años y que –sé que es improbable así que sigan el juego- estalla una guerra civil. Y luego pasa otra vez el tiempo –lo bueno de los cuentos es esa rapidez, lo malo de la realidad son cuarenta años-. Y un presunto historiador –por cierto: no lo sería por no haber estado en la universidad-basura que nos asola ni por su pasado sino sólo por sus obras- señala que la guerra empezó cuando un teniente general osó amenazar con que sacaba a los matones si esto seguía así.
Pues eso.
Que no decaiga.

2 comentarios:

POCHOLO dijo...

Este marqueting político que, como usted apuntaba certeramente, padecemos los españoles. Provoca malestar y enfrentamiento entre la ciudadanía. Tal vez no, en general pero sí, entre los sectores de la población sino más informados, al menos más politizados.
Eso es negativo, porqué hay problemas irresolutos más importantes que el articulado territorial del Estado.

Pienso que nuestras élites políticas: Rajoy, Zapatero, Acebes, Rubalcaba, Ibarretxe, Carod Rovira, etc. No están a la altura del grueso de la ciudadanía española.

Y que la sociedad española, sea más sabia que algunas de sus partes, es lo que a mi personalmente me da optimismo a la hora del día a día.

don-aire dijo...

Pocholo, que los ciudadanos son más capaces que los políticos es cierto. Lo dice un político.

Por cierto. Muy buena la idea del blog de los estudiantes. Debes ser un buen profe de ética, de ésos que marcan