domingo, febrero 05, 2006

ROMPER LAS CADENAS

PRÓLOGO:
Una vez, cuenta una anécdota de la que no puedo certificar su autenticidad, entrevistaron por la televisión a Oppenheimer, físico y director (lo que no debería avergonzarle) del proyecto Manhattan. En una de ellas le inquirieron sobre si en su opinión era posible que se iniciara por error una guerra nuclear. Calló durante varios segundos y al final dijo: no, no lo creo.
Había pensado la respuesta.

EXPOSICIÓN:
D. Ricardo me han enviado un meme. Por lo visto, esto es una especie de cadena en la que uno recibe la misiva y luego la envía a cinco bitácoras más. Como D. Ricardo me conoce imagino que sabe de antemano que no conozco a tanta gente. Pero, al menos, debería contestar a la pregunta que se plantea en el juego: contar cinco manías que uno tenga.

NUDO:
Todo el mundo, parece, debe ser ingenioso. Ustedes ven las entrevistas en los programas de radio o televisión, en las páginas de los periódicos (esa increíble última página de El País de los domingos donde el siguiente siempre es más imbécil que el anterior) y observan que todos, sin excepciones, deben ser graciosos, con chispa, con la respuesta ágil. Y excelente humor. Así, cualquier periodista de tres al cuarto puede buscar reírse de ti pero tú nunca debes enfadarte. Ingenio como obligación. Y la ocurrencia, que tiene su gracia en el momento preciso, como repetición incasable para llenar el vacío de no saber qué decir.
Buen rollo.
DESENLACE:
Sé perfectamente que la intención del meme, y mucho menos la de D. Ricardo, no es la de mantener ese clima de ingenio obligatorio. Pero a veces las intenciones no se corresponden con los resultados finales. Y así, conviene, también a veces, romper las cadenas.

9 comentarios:

RicardoRVM dijo...

Oiga, don EP, qué retorcido es usted. Dos cosas:

1.- Te la pasan, pues la pasas. No hace falta demostrar que se es ingenioso. Todos saben que lo somos.


2.- Si conoce usted a cinco personas, verá: yo, mi perro, el suyo, el pato, paramito, manolito.

Villenerías dijo...

Pues sepa Vd., Don EP, que ha sido muy ingenioso en la respuesta, así que no ha conseguido romper del todo con la cadena. Albricias.

Pablo dijo...

A veces hay que dejar atrás tanta filosofía y saber y dejarse llevar por el ingenio. ¿O cómo cree usted que se inventó la fregona?¿Y el chupa-chups?

xxsxx123 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
xxsxx123 dijo...

La razón que se esconde detrás del envío masivo de este tipo de emails (aunque a algunos pueda llegar a parecerles que fomentan la destrucción del ser humano) es por simple y llana amistad. Que bello es saber que la gente se preocupa por ti. Creo que es el primer caso en el cual alguien desea que te toque la Lotería, sin importarle haber comprado el mismo décimo que tú. Te regala su tiempo y no le importa que pierdas el tuyo, porque es tu amigo. Él nunca hará que te sientas solo. Siempre tendrás un email esperando en la bandeja de entrada, listo para ser leído. Y no contento con ello, al final te recuerda, que aunque rompas la cadena no sucederá nada, tú y tu familia pasaréis a mejor vida.
Eso señores, es un amigo.

Saludos

Anónimo dijo...

ank ank ank con todos ustrdes un ingenioso comentario de el gran enrique mesa pero segun mi opinion a roto las ilusiones de tanta gente que a seguido la cadena esa. yo pienso que es una tonteria porque tarde o temprano CRACK. o no?

Anónimo dijo...

Soy "la red" bip.

bip, bip, me sube la presión arterial con estas memeces, bip

Por favor usarme solo para cosa utiles, bip, bip.

Ping.

Anónimo dijo...

A veces también está bien, y es más necesario que cualquier otra cosa, romper nuestros cascarones defensivos. Sabe usted muy bien, don EP, que usted no ha roto ninguna cadena con este 'post'. No crea que ha pasado usted de hacerse el ingenioso. Simplemente ha sido ingenioso 'a su manera'. Enhorabuena.

Guillermo dijo...

Creo que no es necesario demostrar nuestro ingenio en las susodichas cadenas. El ingenio debe aprovecharse para otro tipo de actividades, no para lucirnos hacia el resto de los encadenados.