jueves, abril 20, 2006

ARISTÓTELES, JOSÉ BLANCO Y YO

Uno:
Aristóteles, filósofo griego del siglo IV a. C., creía en el orden del mundo. Y pensaba, de forma genial aunque seguramente equivocada, que este orden pertenecía a la propia naturaleza. Así, dio su teoría de las categorías, de aquello que se podía predicar de todos los seres. Es decir: cualquier ser del mundo, por el mero hecho de ser algo, debía cumplir una serie de características. Según Aristóteles eran diez. Por ejemplo, todo ser por el hecho de ser está en un lugar y en un tiempo y, también, tiene una cantidad.

Dos:
José Blanco, portavoz del PSOE en el siglo XXI d. C, ha seguido investigando. Y ha llegado a una conclusión. Hay una categoría más: legalidad. Y así, para algo ser existente debe ser legal. Y, por consiguiente, como en los viejos silogismos, lo ilegal no existe. Y llevada la teoría al terreno de lo que el presidente del gobierno, otro pensador, definió como ética práctica, Ibarretxe se ha entrevistado con Otegi pero no con Batasuna. Porque Batasuna está ilegalizada, y lo ilegal, según Blanco el pensador, no existe.
Pero hay más en esta nueva teoría de la Categorías. Porque la de tiempo está ahora también en disputa.
Pues repasando la hemeroteca vemos que cuando Ibarretexe hizo eso mismo en 2005, el diario El País (independiente de la mañana cuando igual todavía todo ser para existir, según Aristóteles, debía estar en un tiempo) señalaba en un titular del 4 de mayo de 2005 que El Gobierno asegura que la entrevista de Ibarretxe con Otegi choca con la ley.
Y además ahora sabemos que el hecho de que el matasellos de las cartas buscando extorsionar a los empresarios navarros lleve fecha posterior a la tregua no significa ya nada. Aunque el tiempo unicamente, curioso pero superable por la mentira, vaya hacia delante.

Tres:
Yo estaba en COU, curso que se correspondía al actual 2º de Bachillerato. Y otros estaban, claro, conmigo. Y decidimos, de forma falsa pues lo que seguramente deseábamos era la integración absoluta, automarginarnos. Y en un juego, mitad broma mitad rabia, inventamos un conjuro: cham, no existes. Y el objeto de nuestro de nuestro malestar desaparecía. Pero, así y todo, sabíamos que era falso. Porque la realidad, tozuda, permanecía no sólo a nuestro alrededor sino, también, sobre nosotros. Pero, tal vez, nosotros, incluso en nuestro ridículo, pretendíamos algo más que permanecer como éramos.
Tal vez algo más que mantenernos en el poder.

6 comentarios:

Miguel Angel Marchante dijo...

CHAM: conjunto heterogéneo de alumnos marginados ???

POCHOLO dijo...

Supongo que algo así, tronki. Algo así...
Oiga don EP: ¿No estará usted de exámenes ultimamente?
La pregunta se la hago, porqué veo ultimamente mucho peloteo por aquí.
Eso sí, tronki es de los más ingeniosos.

POCHOLO dijo...

No se lo tomen mal. Ni unos ni otros. Disculpe usted sr. Mesa y usted sr. Marchante; la verdad es que lo de "cham" me ha hecho gracia, y más sabiendo que Miguel Angel es un alumno tan inteligente como vago. En todo caso, me resulta muy curioso ver como sus alumnos se animan a participar en su blog.

En otro orden de cosas: ¿Lo de aferrarse en el poder no irá por la última "maragallada", no?

Que cruz. Este tripartito se está haciendo demasiado divertido. Estoy empezando a echar de menos el oasis catalán de CiU. Ya saben: ojos que no ven, corazón que no siente.

Enrique P. Mesa García dijo...

Tranquilo usted D. Pocholo que creo no ha ofendido a nadie. Y ya le digo que es lógico que mis alumnos se animen a escribir en mi blog pues soy como un ídolo juvenil para ello.
En otro orden de cosas lo de Cataluña es definitivamente vergonzoso. Pero parece que la autodenominada izquierda calla. En fin, a ver qué pasa.

Hilda dijo...

"Tal como éramos"

Miguel Angel Marchante dijo...

“Y ya le digo que es lógico que mis alumnos se animen a escribir en mi blog pues soy como un ídolo juvenil para ellos”.

La popularidad es la gloria en calderilla.
Víctor Hugo.