lunes, noviembre 27, 2006

LIBERTY VALANCE: CON ESPERANZA, A FIN DE MES


Liberty Valance, al igual que Helios Guevara Castro, se ha hecho colaborador de nuestras páginas. ¿Pero quién es Liberty Valance? Ante todo un español. Y ustedes estarán pensando que al definirse así será de derechas. Porque si se hubiera descrito como ante todo un catalán, ante todo un vasco, ante todo un gallego o de cualquier otro pueblo o tribu sería de izquierdas, pero siendo ante todo español… Pues sí, Liberty Valance es un liberal en lo económico y en lo político: o sea, de derechas. Y ahora que vuelve la memoria histórica Liberty Valance es un fiel defensor de la misma:¡¡Rojos a Moscú!!.

Yo tampoco llego a fin de mes. Me pasa como a Esperanza. Es difícil. Y también, sí también, echo de menos las pagas extras de Navidad y verano. Incluso la de 18 de julio. Es duro ser rico.
A veces voy por la calle en mi coche y le digo al chófer que echo de menos el metro: una vez subí. Era distinto, original. Como una atracción. Luego, me contaron que hay gente que monta cada día: se deben aburrir. Yo nunca montaría tanto en una atracción.
A veces para el coche en un semáforo, sólo a veces, y veo pasar a gente. Son tan majos. Casi me recuerdan algo, pero ahora no caigo a qué. Se lo conté a tía Conchi, marquesa de la Buena Estrella, y me dijo que a ella también le pasaba. Pero sólo de joven. Ya tiene casi 90 años. Y me contó que llegó a sentirse tan identificadas con la gente de la calle que incluso se preocupó por ellos. Cosas de la edad, añade.
A veces también, incluso, voy a votar. Es divertido. Tan interclasista. Es como una fiesta de la democracia. Todos valiendo lo mismo, como en carnaval. Un solo día. Aunque carnaval es mejor: siempre tenemos el baile del Círculo.
Yo tampoco llego a fin de mes. No hay forma. De hecho les quise bajar el sueldo a las sirvientas ecuatorianas pero me dio pena: parecen tan humanas. A veces incluso las fotografío.
Sí, lo reconozco. Yo tampoco llego a fin de mes. Y el otro día leí que hay un 40% de la población mundial, deben de ser muchos, que viven con menos de dos dólares al día. Unos 2.7000 millones creo recordar. Y me ilusioné al tiempo que me entristecí. Porque para mí, tan aferrado a las cosas materiales, ellos son un ejemplo de una vida espiritual, de una vida interior. Sólo con lo estrictamente necesario.
Vivir así debe ser maravilloso.
Quién pudiera vencer este consumismo que me impide llegar a fin de mes.

4 comentarios:

Edu Camarón dijo...

Sin duda un gran comentario,no puedo estar mas deacuerdo...

Sergio dijo...

Ay pobrecita... que no le da para vivir... ay... qué penita... todos deberíamos solidarizarnos con ella.

Incluso parece ser que alguien ha tomado la iniciativa:

http://www.1europaraespe.es/

Eulalia dijo...

No te burles, que la Espe ya ha dicho que es una frase desafortunada.
Considera que tener buen gusto es caríiiiiiiiisimo.

xayan dijo...

Si la Espe no puede vivir con lo que gana en un mes ¿por qué la gente que vive con menos de un dolar al dia viven? ¿esque en esta vida todo es el dinero? Vamos a intentar entre todos ayudar a los mas necesitados (Espe no estas entre ellos). salu2