sábado, mayo 12, 2007

HARRY EL SUCIO Y EL BUEN DIOS

Hay una presencia extraña en, por otro lado estupenda película, Harry el sucio. Durante toda su metraje, en los tejados de la ciudad aparece un anuncio (ya solo eso): Jesus save (Jesús salva). Pero al final debe ser Harry, el sucio, quien lo haga.
Hoy el papa Benedicto XVI en Brasil ha advertido a los traficantes de drogas: “Dios os pedirá cuentas”.
Mientras el buen dios cristiano pospone separar el trigo de la cizaña al momento de la siega después de crecer juntos (Mateo, 13, 24 y ss.), el insensible Harry decide actuar ya.
Es un buen dilema.

1 comentario:

Filo de Espada dijo...

Por desgracia, en este Valle de Lágrimas, hay ocasiones en que no queda más remedio que decir aquello de "venga, alégrame el día".