lunes, julio 02, 2007

UNA (tardía) REFLEXIÓN ELECTORAL/1

¿Quién ha ganado las elecciones? Parece ser la pregunta que todo el mundo se hace. Bueno, la respuesta está clara: el PP. Todo lo demás resulta, cuando menos, aplicar las cuentas de la vieja, o del Gran Capitán que para un alumno LOGSE deben de ser lo mismo, a la realidad. Por lo tanto la pregunta de quién ganó las elecciones no parece tener interés. Es más fructífero preguntarse por las causas posibles que han llevado a la victoria del PP en sólo tres años de legislatura del gobierno de zapatero.

En primer lugar, cabe decir que unas elecciones de este tipo no son generales. O dicho más claro: los resultados no son extrapolables. Pero, especialmente no lo son sobre las elecciones de 2004 por el tema de la abstención. En estas elecciones de 2007 han votado el 63,9 % y sin embargo, en las de 2004 votó el 77,24%, casi un 15 % más. Por lo tanto tal vez habría que asociar la victoria del PP a la presencia menos masiva en las urnas y a que hay una mayoría de eso que se llama izquierdas que no va a votar. Sin embargo, si miramos más despacio veremos que no está tan evidente. Resulta que en las elecciones de 1996 votó un porcentaje mayor que en 2004 –el 77,38%- y ganó el PP. Pero en las del 2000 ya baja al 68,7% de participación y el PP logró mayoría absoluta. La explicación, tan querida por los analistas autodenominados progresistas, de que en España hay una mayoría de izquierdas resulta, cuando menos, arriesgada. ¿Entonces?

Hay que cambiar la hipótesis. Presentemos la siguiente: hay un espectro sociológico que se moviliza no por fidelidad política a priori sino por hechos morales, a posteriori. En concreto por la indignación moral (justa o injusta, que ese es otro cantar). En el año 1996 era echar al PSOE, en el 2004 expulsar al PP. Mientras tanto, 2000 y 2007, especialmente, no se movilizaron. Sin embargo es cierto que quien ha perdido la movilización ha sido el PSOE. Así pues, el PSOE ha perdido. Ahora bien, ¿por qué?

Sigamos con la hipótesis. Es difícil que un candidato autonómico o municipal despierte ilusión moral. Pero si lo hiciera su importancia a nivel de participación sería insignificante. Aún más difícil es que un partido presente tal ilusión a nivel local. Sólo pues podría hacerlo un proyecto nacional –o nacionalista-. Zapatero ha perdido esa capacidad de ilusionar. Su gran proyecto de permanencia en el poder se basaba en la proclamada, y falsa, moral: alianza de civilizaciones, igualdad de género, memoria histórica y, proyecto estrella, proceso de paz. Todo muy ético, todo muy de imagen. Todo fracasado. Así, la parte del electorado que se movilizó por cuestiones morales para votar al PSOE no ha vuelto.

Sin embargo, las encuestas del CIS, nos referimos al barómetro de abril, siguen dando como ganador al PSOE. ¿Por qué? Habría una posible explicación siguiendo con la hipótesis: la diferencia entre uno y otro, tanto en las auténticas elecciones como en la encuesta, es tan baja que, ahí sí, el efecto autonómico y municipal, el candidato concreto, cuenta. Y cuenta a favor del PP en las locales y a favor del PSOE -la presencia de Acebes, especialmente, y Zaplana restan votos- en las generales. Pero en realidad lo que hay es un empate técnico en el cual, por cierto, ganará el PSOE el poder por su mayor capacidad de pacto. Es decir: no hay una movilización de ese segmento social con una fuerte implicación moral a la hora de votar por encima de su filiación a priori. Y es ahí, curiosamente, donde el PP ha ganado o, diciéndolo mejor, el PSOE ha perdido. Porque donde Zapatero se jugó, con vista electoral, sus cartas fue precisamente en esa teoría de marketing. Y así sus dos grandes, por llamarlos de acuerdo a su inversión publicitaria, proyectos pretendían movilizar a ese sector de fuerte contenido moral: la Alianza de Civilizaciones y el Proceso de Paz. Y por ello, el gobierno no piensa cerrar ninguno de los dos y hará todo lo posible por mantenerlos, a viento, marea y muertos, pues en ellos está la clave, según las últimas estadísticas, de la mayor o menor cesión en el pacto futuro. Mientras el PP sólo pretende una cosa: que, gracias al hastío, ese grupo no vote. Ambos son igual de miserables pero cada uno en su campaña. Distintas agencias de publicidad, tal vez.

¿Explicamos así todas las elecciones municipales y autonómicas? Claro que no. Pero creemos que está aquí la clave, la conquista de ese segmento de voto moral, de todo el marketing de un año en adelante. Tanto el PSOE como el PP se llenarán la boca de cuestiones morales –que excluyen, curiosamente y de acuerdo a los principios básicos de la ideología a los asuntos económicos- de aquí a marzo -¿seguro que marzo?, dependerá de las encuestas-. Y ya han empezado con la ñoñería –otra cosa que les debo- de la Educación para la Ciudadanía o del tema de las medallas en el Líbano. Se trata de movilizar, o no en la estrategia actual del PP, a esos votantes y la lucha será dura. Pero no conviene olvidar que en estas elecciones han pasado también otras cosas de interés: lo de Madrid, lo de Navarra, la abstención, especialmente, en Cataluña, el papel de IU ya declarado y los pactos posteriores. Esperamos que haya, pues, más.

5 comentarios:

Un oyente de Federico dijo...

He oido que el cambio de intención de voto es gradual, por lo que no creo que los atentados de Atocha cambiaran la intención de los que iban a votar.
Otra cosa es que en el análisis se incluya a la izquierda “kalimochera”, radikales, anarko-punks, okupas, que no votan, pero que movilizados por el PSOE, con técnicas de “gimnasia revolucionaria” como las definia Garciá Oliver, consiguio hacer que votaran.

Antes del 14-M, en las conversaciones de café yo defendía que iba a ganar el PSOE, por que había sumado los votos de todas las autonómicas anteriores y me daba mayoría de votos al PSOE.
Despues he leido que no, que tenía más votos el PP.
No volví a comprobarlo, pero no creo que yo me equivocara al sumar, puede que no tomara bien los datos.

El 14-M yo no voté, no había votado nunca antes de estas municipales.
Para serle honesto, ahora mismo no sabría decidirme entre Juan Barranco o Gallardón, o entre Leguina o Esperanza Aguirre, con cualquiera de ellos me sentiría bien representado.
Sus virtudes o defectos están compensados con otra virtud u otro defecto.

Hasta la llegada de Zapatero había cosas, de las que yo entendía, que no eran de derechas ni de izquierdas como la lucha contra la corrupción, el paro o el terrorismo.

El asalto a las sedes del PP el 13-M y la acusación de golpe de estado que hizo pública Almodóvar ya me resultó repugnante, pero lo achaqué a la izquierda kalimochera.

Hoy ya sabemos que los mensajes de convocatoria a los asaltos salieron de sedes del PSOE como volvió a ocurrir con el maxibotellón de Granada para estas últimas elecciones.
El que el juez no lo viera como constitutivos de delito, no lo hace menos repugnante.

Pero lo peor, lo que me hizo decantarme hacia el bando que me pareció más étco, fue el guerracivilismo y lo peor, el “revisionismo de estado” de Zapatero.
El que ese limitado mental le dijera a mi hija que uno de sus dos abuelos era “éticamente superior” al otro.
Es la puesta en práctica del fascismo que anticipo Orwell en su “1984, donde se falsificaban los periodicos para adaptar la historia a la conveniencia del poder.

Eso sumado a la debilidad manifiesta del estado, que ha convertido a España en imán de las atrocidades que se le ocurran a los descerebrados de casa como Otegui, Carod… o los de fuera Al-Qaeda, Hammas, Hedbola…

El constante goteo de despropósitos de Zapatero y su pandilla, superó rapidamente la medida de lo que yo entendía como errores aceptable y lógicos.
Mi abuela decía “quién más cristales rompe es el cristalero”.

Estás municipale yo no vote a Gallardón o a Esperanza, voté para que no ganara el PSOE. Fue como realizar un exorcismo.
Supongo que como yo, mucha gente que no suele votar, esta vez voto y volverá a votar en las generales, con más razones todavía.

pocholo dijo...

Hombre, no voy a ser riguroso ni voy a aportar datos. Pero desde hace tiempo, yo también creo que eso es falso o muy inexacto. Un análisis rápido de las fuerzas del "Parlament" muestra que la suma de las fuerzas conservadoras: CiU(Extrema derecha)+PP(Derecha)+ ERC(Derecha)+ Ciutadans (Derecha) Es mayoría en la cámara. Eso es evidente. Y eso, considerando que el tibio PSC o bien IC sean presuntamente de izquierdas.

PD: sí, ERC y Ciutadans son fuerzas que representan a la derecha. Por mucho que se autoproclamen de izquierda.

Pocholo dijo...

Yo no creo en su teoría del voto "moral". Pienso que los partidos lo que pretenden es desmovilizar a los votantes de los contrarios, a la par que motivan a los propios.
Pienso que el PP de Aznar fue objeto de una campaña de acoso y derribo que se centró en la política exterior de ese gobierno (Irak) y en la mala gestión de Álvarez Cascos (Ave y caso Prestige) Las campañas de desgaste de IU y el PSOE dieron resultado. Yo pienso que Zapatero no ganó las elecciones por sus extravagantes propuestas de "paz y armonía universal". Sino que las ganó por la mala gestión que el gobierno hizo de los atentados de Madrid. Un gobierno que había sufrido un duro desgaste previo por las campañas antes mencionadas.
En cierta manera, hoy Zapatero parece prisionero de falsas apreciaciones sobre su "poder electoral", me pareció patético su intento de explicar la intrincada política de Oriente Medio a partir de "la guerra de Irak", patético. Fue divertido ver como Duran i Lleida reprobaba tales referencias en el pasado debate de la nación. No Zapatero, no gano las elecciones. Sino que las perdió el PP de Aznar y compañía.
Lo que está por ver es si volverá a ganar en las generales. Eso es harina de otro costal. Aunque, yo apuesto a que sí, a que volverá a ganar. Que lo merezca ya es otra cosa... Pero creo, que el PP se lo está poniendo fácil de nuevo.
Supongo que debe ser difícil salir de la espiral de crispación en que ha caído la política española en los últimos 10 años, pero pienso que habría que hacer un esfuerzo en según que temas. Lo triste es que ni unos ni otros parecen estar por la labor...

En otro orden de cosas y sin venir a cuento, quiero escribir sobre Ciutadans. Claro, yo he militado en Ciutadans y de golpe: el silencio. ¿Qué ha pasado? El partido dejó de interesarme cuando cerraron de repente todos los foros que había abiertos para dejar sólo uno donde la militancia había de dar ideas para ganar las elecciones. ¡increíble!

Luego no me extraña que Ciutadans expulse/margine a liberales y conservadores para constituirse en un partido de "centroizquierda". Es decir, que deciden disputarle su espacio al PSC-PSOE. Ni más ni menos.

Por supuesto, cuando me enteré de quien se había copiado su ¿Programa? el PSOE canario. No pude evitar pensar en lo bajo que había caído.

Un pequeño apunte más del debate de la nación. Entrañable la intervención del portavoz de ERC. increíble, ver esa ignorancia convertida en vehemencia, ese victimismo trasmudado en convicción, en definitiva allí estaba viendo al Carlos Sentís de 1931. La estulticia de la clase media catalana en todo su apogeo.

¿Pero que votará Pocholo en las próximas generales? la respuesta es clara y concisa: a IU. No hay otra alternativa. Y hay motivos de peso:

1. La Generalitat del tripartito ofrece subvenciones para pagar el alquiler a las rendas más bajas. Es decir, la Generalitat subvenciona a los ricos de manera indirecta pero me permite llegar a final de mes.

2. El gobierno socialista excluye de la declaración de la renta a las personas que ganan menos de 12.000 € al año siempre y cuando hayas tenido un sólo puesto de trabajo. Es decir que si eres un miserable pluriempleado debes de pagar al estado, pero si eres un miserable no pluriempleado (Es decir que si te las arreglas para pasar con 900 € al mes pagando 550 de alquiler)entonces estás exento de contribuir al erario público con 200 euros, por contribuir a la creación de empleo. Por estas dos cosas, que he notado en mi bolsillo, ha regañadientes votaré a IU. Porqué lamentablemente, con el PP o CiU, ni tenía subvenciones al alquiler, ni tenía descuentos a la hora de apoquinar mis impuestos.

PD: ya lo decía don Royo que por un plato de lentejas me vendía.

Anónimo dijo...

Es cierto que muy a menudo parece que la ejecutiva del PP trabaja para ZetaP.

Mira que es difícil parecer más bobo que nuestro presidente, pero entre Rajoy, Zaplana y Acebes lo consiguen.

Como dije una vez, es posible que haya un pacto oculto del bipartidismo para relevarse en el poder cada ciertos años. La prueba es que ZetaP no deja de ponerselo a huevo a la oposición y esta no saca ningún rédito político de semejante colección de torpezas.

¿Un pacto oculto?

off topic dijo...

Se que esta noticia le encantara don EP.