viernes, septiembre 05, 2008

PURA IZQUIERDA

Ya lo he dicho. Siempre, cuando era pequeño, me hacía una pregunta cuando veía una de aquellas viejas películas del oeste: ¿por qué si mataban al malo no lo celebraban? Hay una escena triste, hay muchas, en ese bello western que es Raíces Profundas. En ella Shane, Alan Ladd, sale del salón donde acaba de matar justamente a los malos. Y antes de salir echa una mirada hacia atrás: es una mirada cargada de melancolía. Sin un ápice de orgullo, sin un ápice de gloria.

D. Ricardo debe sentirse muy orgulloso de la intervención rusa en Georgia. Yo me siento muy orgulloso de ser tan intelectual y tan profundo. Incluso tan ingenioso. Además, tan falso. Nos sentimos los dos muy de izquierdas, muy puros. Muy intelectuales y elevados.

Es ingenuo dejar el pensamiento progresista sólo a la bondad. Porque hay tanta bondad subjetiva en la derecha como en la izquierda. Y lo que es peor: hay bondad subjetiva en el nazi y en el comunista. Pero, sin embargo, hay una cierta bondad subjetiva que se impone sobre sí misma y llega a ser objetiva. Supera la propia subjetividad de los buenos sentimientos y se transforma en verdad. Es raro encontrarla.

He discutido bastante con D. Pocholo. No me gustan, él lo sabe, sus formas. Creo que la educación no es sólo un modelo social sino también ético. Y creo que D. Pocholo muchas veces la pierde –como, cada vez más, D. Ricardo-. Pero al tiempo siempre he admirado que alguien que tiene una vida como la suya, y conozco su vida, siga pensando y escribiendo. Siga actuando. Y dándonos lecciones.

D. Pocholo ha publicado esto en su blog. Y dice algo indispensable que a todos los presuntos intelectuales se nos había olvidado:
La guerra es indefendible y moralmente repugnante y es inaceptable defenderla desde la izquierda, otra cosa es que sea inevitable defender una causa justa con la fuerza de las armas, pero aún así no deja de ser repugnante. Por cierto, y para don Ricardo, en su caso sus argumentos son falaces y falsos, Rusia no defiende el control del Caucaso por motivos humanitarios sino por motivos estratégicos para seguir manteniendo el control de sus recursos energéticos; ya ve don Ricardo ni tan sólo defiende una causa justa sólo al puto dinero, siempre el puto dinero.

Moral pura y dura.
Pura izquierda.

10 comentarios:

Don Ricardo dijo...

Don EP, en vista de su deplorable actitud incomprensiblemente agresiva, insidiosa e injuriosa hacia mi persona, he decidido escribir una entrada explicando claramente mis posiciones sobre el conflicto y sobre las relaciones con Rusia, para que nadie, ni siquiera alguien de su talla intelectual, pueda manipularlo.

Me ha salido tan largo, que lo he dividido en cinco entradas, que quizás se conviertan en seis y que se publicarán a razón de una diaria durante la semana entrante, así que aquí no voy a contestarle.

Simplemente quiero que me responda a una pregunta: ¿En qué momento he sido yo mal educado?

Creo que en ninguno, y tengo mucho menos miedo a mi audiencia que usted a la suya, y eso que es mucho más numerosa y agresiva, ya que yo no coarto los comentarios a priori y han sido cinco o seis los comentarios que he borrado de mi blog en toda su historia. Y según cuentas de hace un minuto, llevo 37.052 (treinta y siete mil cincuenta y dos) comentarios recibidos.

Un Oyente de Federico dijo...

¿Quien da los diplomas de las “causas justas”?

Cuando los republicanos españoles, termidad la IIGM, se alistaron a la Legión Francesa para ir a matar comunistas de Ho Chi Min a Vietnan ¿Iban por una causa justa? (Por cierto ¿Reclamará Garzón los huesos de los republicanos españoles enterrados en fosas comunes en Vietnan?).
¿Dejó de ser justa esa guerra cuando lo hicieron los USA?

Cuando en el 91 la izquierda española coopera con Bush en la invasión de Irak y su posterior bloqueo de 13 años ¿Era una guerra justa?
¿Dejo de serlo cuando quien cooperó fue la derecha?

Aunque uno no sea muy sagaz, se percata enseguida de que una guerra es justa, si la hace la “izquierda”. Si no, es indiscutiblemente injusta.

hamlet dijo...

El ser grande no consiste, por cierto, en obrar sólo cuando ocurre un gran motivo, sino en saber hallar una razón plausible de contienda, aunque sea pequeña la causa, cuando se trata de adquirir honor.

Inocente dijo...

Efectivamente a don Pocholo en el pasado le perdieron las formas y los nervios, pero creo que se ha reformado, ... volvere a leer su blog. Sobre don Ricardo creo que le ha perdido su rusofilia, nada en concreto, yo mismo soy rusofilo, tengo una decena de amigos alli, me encanta su literatura, su cultura, su gastronomia y lo que se llama el "alma rusa"...
Solamente puedo llorar cuando veo lo que pasa alli.

Ártabro dijo...

Mire usted, como de una frase se pueden extraer algunas conclusiones:

“En ella Shane, Alan Ladd, sale del salón donde acaba de matar justamente a los malos.” (sic.)

1.- Que Shane, en opinión del autor del blog, mató con justicia a los malos.

2.- Que Shane, también en opinión del autor del blog, justo en ese momento, acaba de matar a los malos.

¿Cuál le gusta más?

Ártabro dijo...

Estimado propietario de este blog:

Toda vez que ha tenido la cortesía de publicar mi anterior comentario (la verdad, no esperaba menos de un profesor de filosofía), considero mi obligación hacer la siguiente aclaración:

Si la gusta más la primera opción, podríamos estar de acuerdo en que justifica tomarse la justicia por su mano, vamos a decir, según en que situaciones. Lo que desmonta muchas de sus opiniones, en este y otro blog.

Si, por el contrario, le gusta la segunda, entonces lo suyo es un problema gramática. Si acaba, es en ese justo momento, no necesita más.

Un saludo cordial.

Enrique P. Mesa García dijo...

Es que Shane no se toma la justicia por su mano, hace justicia con tristeza. Y por eso, se tiene que ir al final de la película (no sé si la ha visto). Y es una diferencia muy importante.

Ártabro dijo...

¡Ah, era un problema semántico!

En realidad él no dispara, lo hace su tristeza. Gracias por la aclaración.

Usted perdone, había confundido el culo con las témporas.

No volverá a suceder, palabra.

Enrique P. Mesa García dijo...

Pues va a ser un problema semántico: he puesto que lo hace CON tristeza. O sea, él dispara.

Don Ricardo dijo...

Ya... pero en el mundo real, ¿Quién tiene derecho a disparar, con tristeza o sin ella? ¿y quién otorga ese derecho.