lunes, junio 15, 2009

CUANDO SOLO SE PUEDE DECIR GRACIAS

Gracias.

9 comentarios:

Un Oyente de Federico dijo...

Me alegra que esos alumnos tengan a un maestro como Ud. y me alegra aun más el saber que todavía hay alumnos que saben apreciar y valorar el que se les transmita el conocimiento.
Yo también debería de haber pagado parte de la placa, pues también me aprovecho de sus conocimientos.

De jovencito hice unos trabajos para un pintor que había vuelto del exilio en Mexico y escuchándole hablar sobre su vida, parecía que lo más importante para el, por encima de su obra pictórica y lo relativo a su exilio, era que había sido alumno de León Felipe.

Ud., con seguridad, ya formará parte de lo mejor de la vida de esos alumnos.
Y así debería de ser siempre.

Anónimo dijo...

Qué cosas cuando pensabamos esto que sigue http://epmesa.blogspot.com/2009/01/manipular-nios.html . Porque obviamente esto que sigue http://epmesa.blogspot.com/2009/05/vida-interior24-recordatorio.html y esta entrada son algo diferente. Incluso ontológicamente diferente, que es la diferencia más diferente de todas. Sin duda, claro. Admito de antemano algo: el equivocado soy yo. Sin duda, claro. Por quizá pensar que las cosas las valoramos según desde qué punto de vista y, por supuesto, cuando podemos coger distancia con nosotros mismos. Entonces, qué bien se nos da apostillar dogmas. Uy, perdón, digo razonar y pensar.

El sanfe.

rubén dijo...

Sanfe, tío, la intentio oblicua en los textos ¿argumentativos? está bien para un rato, pero no como norma. Seguro que eres filosóficamente postmodernista y narrativamente aficionado al thriller y al psicodrama: todos los que lo son aman esas composturas discursivas.

Yo en estos contextos tiraría más de la claritas latina, que la claridad, como observó Ortega, es la cortesía del filósofo.
Y el común se pispa antes.

Enrique P. Mesa García dijo...

D. El Sanfe: es que no sé si he entendido bien su texto. Pero me ha parecido, así vagamente, que insinúa usted que yo manipulo a los alumnos. Y es solo para que me lo aclare y poder decir algo. Y por cierto, no pillo la diferencia ontológica, creo que igual podría haber puesto contradicción y valdría lo mismo, entre un texto y otro.

rubén dijo...

Releídos los artículos de este blog que enlaza el Sanfe, estoy algo de acuerdo con lo que creo entender de lo que creo que dice esta vez el Sanfe, a saber, que esa línea de pensamiento suyo kantiano-marxista no es susceptible de ser menos dogmática (dejémoslo en déspotica ilustrada) que cualquier otra.

Dicho lo cuál me alegra de corazón que usted sea tan buen profesor y tenga unos alumnos que saben disfrutarlo.

Anónimo dijo...

Soy Sara Ramiroo!!! He aprobado con un 7.94!!! Estoy super felizzzz jejejeje. Es que no he encontrado tu e-mail asi que te lo dejo en comentario! Un besoo!

Anónimo dijo...

Por alusiones, aclaro.

A veces, Rubén (¿Antiguo Odradek? Anyway, si e así o no, es indiferente) lo que realmente quiero decir es eso precisamente. No porque el Sr. Mesa no tenga derecho a ser tan dogmático como otros (y me incluyo por si acaso alguien se piensa que me creo más guay que ninguno), sino que si caemos y lo somos, al menos intentar ser siempre conscientes de ello y no se nos olvide. Porque oh, señores, no somos dioses y a veces, lo siento, caemos en el dogmatismo y en las cosas que criticamos. ¡Qué le vamos a hacer, señores! ¡Somos humanos! Y es bueno que no se nos olvide.

Sr. Mesa, sí, intento hacer notar la duda razonable (al menos yo creo que es razonable) que me crea su acción camisetera (intento hacer una gracieta con aquello de pancartero. Vale, mejor me dedico a otra cosa que a hacer gracias) por si no cae en aquello que usted mismo criticó en otra ocasión. Quizá con toda justicia y con toda razón. O al menos con gran parte de razón y de justicia. La crítica que hizo me refiero. Y si ese caer en lo que en otra ocasión se criticó no es producto de que es distinta nuestra percepción según la distancia con respecto al hecho u objeto. Y en definitiva, si eso es así, percibir que usted es también humano. Porque a veces me da a mí en la percpción que usted no lo es. Y entonces por poder decir que he conocido a un Dios de la Modernidad. (La mayúscula en estos casos quizá no es gratuita).

Posmoderno. Lo añado a la lista. Si usted me percibe así, es que algo tendré de ello. Sí, Sr. Rubén, le confieso que les leo. Y que a veces hasta creo que les entiendo (aunque usted ya sabe que con ellos eso siempre puede ser una mera ilusión... con ellos siempre estoy alerta...). Aunque creo que tengo más afinidad con otros filósofos.

¿ontológica? ¿diferencia? No me apetece releer mi escrito. Quizá son restos expresivos del posmodernismo que me adorna a veces. Seguramente me refería a la diferencia que hay entre las dos acciones que explica que su acción camisetera no es manipulación. Es otra cosa. Es otra manifestación diferente de ser. De ahí diferencia ontológica.

Seguro su comentario a mis palabras es interesante y estimulante. Pero no se crea que es una acusación encubierta. Es como usted muy bien decía una insinuación, que nace de la duda y no de la certeza. Pero he de ser honesto y sincero. La mera existencia de la duda es comunicativa. Es decir, que comunica. Si tengo la duda es porque (no olvidándome de dudar) me inclino a pensar que sí, que en el fondo es "lo mismo". Una y Otra "es" maipulación. ¿Me equivoco?

El Sanfe

Anónimo dijo...

Por cierto, Sr. Rubén, dígame ejemplos de Thriller y psicodrama. Por esa nominalización no me reconozco en ellas. Pudiera ser que yo las llamo de otra manera. O pudiera ser que a pesar de leer a los posmodernos y hasta incluso a veces entenderlos no me gustan ni el thriller ni el psicodrama. O sí. Ayns, madre mía, qué duda.

El Sanfe.

Enrique P. Mesa García dijo...

Bueno, D. El Sanfe, creo que sí se equivoca, y mucho. Pero de todas formas sospecho que esta conversación ya escapa a este espacio público, si me permite decírselo.