jueves, febrero 25, 2010

CUBA COMO DICTADURA

Hay veces que la demostración de una dictadura no surge por el dificultoso desenmascaramiento sino por la absoluta evidencia.

Constitución cubana:

artículo 5º.- El Partido Comunista de Cuba, martiano y marxista-leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, que organiza y orienta los esfuerzos comunes hacia los altos fines de la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista.

artículo 6º.- La Unión de Jóvenes Comunistas, organización de la juventud cubana de avanzada, cuenta con el reconocimiento y el estímulo del Estado en su función primordial de promover la participación activa de las masas juveniles en las tareas de la edificación socialista y de preparar adecuadamente a los jóvenes como ciudadanos conscientes y capaces de asumir responsabilidades cada día mayores en beneficio de nuestra sociedad.

Pues eso. Cuba es
- como la España de Franco,
el Chile de Pinochet,
Arabia Saudí
O China -
una dictadura.
Y, por supuesto, hay más. Pero eso no la hace mejor.


15 comentarios:

RicardoRVM dijo...

¿Hay más? No me joda que se suma usted al coro de los que matizan...

odradek dijo...

Plas plas plas plas plas
y la capital de España es Madrid!
viva el pensamiento de lo obvio.

es concretamente una dictadura martiniana y marxista-leninista. y precisamente por eso es el enemigo metafísico de los ultraliberales y de los marxistas de derechas como usted, tan adepto al totalitarismo liberal. y de los alienados por la sociedad de consumo, se me olvidaba decir, que ven tales cosas como pensamiento pasado de moda como si el pensamiento fueran vestiditos de lentejuelas y el feminismo en conjunto un capricho de pijas.

esta vez hablaré del todo en serio y sin mis juegos macarras.

yo soy un relativista convencido y usted es un totalitario inconsciente, un déspota ilustrado, paternalista, intervencionista -y por tanto colonialista- de una soberbia a menudo ridícula, así que será difícil que nos entendamos pero habrá que intentarlo.

usted viene del racionalismo ilustrado, es fan de la razón instrumental y representa sin fisuras lo que yo llamo individualismo de masas, la forma de borregusimo y pseudopensamiento más extendida en nuestro ámbito. es decir, usted se cree muy libre porque puede decir lo que le dé la gana sin que le arresten aunque no pueda transformar ni un milímetro de la realidad. tampoco lo necesita ni lo desea. lo da por bueno y lo llama democracia y libertad de expresión y hasta le permite ir de solidario y todo eso con aquéllos que no se sienten aquí tan libres y realizados por causas políticas disfrazadas de economía científica y otros fatalismos.

otras posibilidades políticas son, sub specfie aeternis, que diría espinoza, esencialmente peores en sí mismas sin tener en cuenta su realidad concreta. eso es lo que hay debajo de su pretendido cosmopolitismo guay: un paletismo incurable pero encima pretencioso que le incapacita para comprender las cosas si no es desde su cerrado prisma personal.

yo en esto vengo más de un determinado enfoque nacido en el romanticismo y por tanto suceden dos cosas: primero que no le tengo miedo a los sentimientos porque antes del atrévete a saber me importó el atrévete a sentir del sturm und drag y segundo, y más importante, que creo en lo que la historiografía llama historias locales, algo que su relato histórico-político maximalista, occidentalista y totalitario no contempla. es decir: aunque no se dé cuenta y vaya de marxista, usted habla de historia como un hegeliano barato, eso sí sin sujeto motor de la historia. dicho concretamente, usted habla de cuba sin los cubanos, de política sin polis concreta y de historia sin hechos ni categorías de pensamiento. es lo que tiene la filosofía, que más veces conduce al limbo que al conocimiento.
mi marxismo, por ejemplo, no viene de los filósofos, demagogos y chacales políticos sino de historiadores como Gordon Childe, al que sospecho que igual usted tampoco ha leído siendo fundamental para comprender cómo se ha hecho historia científica en el siglo XX.
pero claro, cuando habla le estroba lo real y no necesita distinguir historia de ideología (por eso no escucho esas mierdas periodísticas, señor oyente, porque lo distingo perfectamente y me pone de muy mala hostia que esos gañanes de la prensa deshonestamente lo confundan).

odradek dijo...

II



la historia de Cuba tiene su propio desarrollo, y es complejo. no podemos valorarla desde nuestras categorías porque no es nuestra historia ni un rincón de una historia universal unitaria sino otra historia. su configuración como sociedad, su imaginario colectivo, su devenir político son absolutamente específicos. y eso ha de tenerse en cuenta.
Incluso su dictadura es absolutamente específica y no se parece en esencia a la de Franco, la de Pinochet o la de China. Cuando usted afirma lo contrario es cuando uno se pregunta si es usted tonto, inconsciente o interesado. Y obviamente se ve que de marxista tiene el nombre y la tontuna a la manera inmadura e inconsistente en la que los adolescentes se hacen heavys, emos o skins.

Cuba fue colonia y sociedad multirracial durante siglos. De esa colonia quedó como oligarquía la clase criolla. Esa oligarquía, como otras en toda América -Norte y Sur- fue racista, clasista, absolutista y de un egoísmo sin límites.
En ese contexto, el mensaje revolucionario martiniano -de un nacionalismo libertador- y el marxista -de un igualitarismo insobornable- calaron hondo en unas clases populares sometidas en todos los órdenes de la vida (cultural, cívico, político, económico, laboral, etc...) hasta el punto de que fue la revolución cubana el movimiento político que abolió la esclavitud de la isla.
Ya en esto y en su génesis la actual dictadura cubana es distinta de las otras con las que la compara no se sabe si por estupidez, desconocimiento o interés que presupongo puramente demagócico y de un egocentrismo adolescente.
No estamos en el limbo, estamos a mediados del siglo XX en un país con medio siglo de independencia y con una gran mayoría de población que no tiene derechos políticos ni civiles ni humanos y donde mucha gente pasa hambre y humillación constante. En los USA pasó algo parecido un siglo antes: si usted era negro se alistaba a matar secesionistas porque era su única posibilidad, no por gusto ni maldad.

La revolución es totalitaria porque son tiempos de totalitarismos -en Europa surgían apenas 20 años antes- y por su delicada situación geopolítica.

A partir de aquí si quiere hablamos de si todas las dictaduras son iguales, de si la deriva totalitaria de los comunitarismos es menos deseable en todos los contextos que el individualismo de masas y de otras cuestiones aledañas, pero si no empezamos estableciendo unas bases veraces sobre las que hablar, yo no pierdo mi tiempo con usted.

Anónimo dijo...

Para mi cada día esta mas claro que «progre» es el nombre de una patología que queda evidenciada por los comentarios vertidos en este hilo.

Anónimo dijo...

odradek, me resultan interesantes sus comentarios, pero en este caso, hay dos cuestiones que no acabo de entender: una, cual es su tesis ( explica usted lo diferente de la dictadura cubana frente a otras,pero ¿ en que términos la justifica? porque, sinceramente, no acabo de entender a donde quiere llegar). Y dos, ¿ por qué tanto esfuerzo en descalificar al profesor Mesa?
Sinceramente, hace que sus ideas ( en muchos casos muy interesantes) pierdan legitimidad. Acaba uno por pensar que su último fin sea atacar a Mesa y no contribuir con sus razonamientos.

Un Oyente de Federico dijo...

La Constitución, pretendidamente, no es una ley más grande que otras leyes es la ley que se dan a si mismos los ciudadanos de una nación, como poder constituyente y que les va a proteger y defender del poder.
Eso en la España actual, es una burla —el Tribunal Constitucional esta dirigido por el regimen de Zapatero—. Pero en el caso de Cuba es una burla dramática. Es el poder el que se da a si mismo autorizaciones, para reprimir a los ciudadanos, que sólo intervienen en esta como víctimas.

To das las dictaduras, son absolutamente iguales, no pueden ser distintas. En la puerta pueden poner el rótulo que Ud. quiera, pintado del color que Ud. quiera.
Pero una vez traspasado ese umbral, lo que le aparece ante los ojos es lo mismo siempre, indefectiblemente tendrá un tirano generalmente rodeado de su famiia, como es el caso de cuba, con un poder omnímodo, ejercido por medio de miles de comisarios politicos con poder para impartir justicia instantaneamente sin garantías judiciales.
Una eficiente paz social, fundamentada en el terror, la tortura, las carceles o los psiquiátricos … que actuarán como anestesia ciudadana.
Cuba creó una carcel, no para delincuentes, sino sólo para enfermos del SIDA.

Una cosa que no se transmite cuando se habla del franquismo era el miedo con el que se vivía el día a día, hablar en voz baja incluso en tu propia casa y hacer constantes muestras de adicción que dejaran claras que no disentías —como los judios conversos que iniciaron lo de hacer la matanza del cerdo en la calle, para que todos vieran que ya eran cristianos—
En cuba este miedo es más extremo, nadie tiene más de un amigo al que se pueda sincerar, calquiera puede ser un delator, pues es el único medio para ascender en el sistema. Si llega algún paquete de fuera, tienen que desacerse de los envoltorios en otros barrios para que el comite de chivatos de la calle no encuentre en la basura nada sospechoso.

Desde hace años tengo relaciòn muy directa con cubanos de Cuba —algunos ya exiliados—, laboral y casi familiar. La mayorìa de ellos, intelectuales significados, cuyos nombres aparecen en el Larouse y en la Wikipedia.
Años atràs, uno de ellos, un hombre alto y corpulento, con graduaciòn militar ademàs de intelectual, tenìa que ir a Barajas a recoger a pie de aviòn, a autoridades cubanas que venìan a España. Cada vez que tenìa que hacerlo, los dìas anteriores vivìa aterrorizado, porque entraba en lo posible el que en vez de bajar nadie del aviòn, lo metieran a el y lo llevaran para la isla, por cualquier historia inventada, como habìan hecho con muchos de sus compañeros.
Sòlo tras años de relaciòn, se atrevìan a sincerarse y contarte algo comprometedor.

La pobreza, a causa de la ineptitud en el gobierno, derivò en miseria.
Por lo que el gobierno utiliza la corrupciòn como premio a la afinidad. Al ciudadano fiel lo premia consintiendo que le arrebate derechos a otros.
Tenìamos por costumbre enviar paquetes a los amigos: papel higiénico, pilas, aspirinas, compresas, música —las casettes que enviaba de punk español y movida madrileña tienen el “guines” de duplicación—… Al principio llegaban abiertos y faltaba alguna cosa, luego dejaron de llegar.
Por tanto lo que haciamos era estar pendientes de amigos o conocidos que fueran de turistas para que nos llevaran algún paquete, los paquetes se los abrían en aduana y delante de ellos el funcionario se quedaba con cosas que le gustaran o con todo. Ya no enviamos paquetes.
A una amiga, aficionada al esoterismo, la comprábamos en el rastro revistas usadas de yoga y ciencias ocultas y se las envíabamos. Alguien se enteró la denunció. Por medio de influencias se libró de ingresar en prisión acusada de practicar Yoga.

Cuba es otro país donde no hubo Rock n' Roll y eso lo dice todo.
Al menos con Franco, tuvimos a Canarios, Conexión, Bravos, Brincos, Salvajes, Bruno Lomas, Miguel Rios (este todos sabemos que, como el lider de Canarios, fue muy perseguido y represaliado por el franquismo).

RicardoRVM dijo...

Vaya. Entendí mal la última frase.

asterix dijo...

Vaya, Mesa, Odradek te ha puesto fino. Lo que queda claro es que aquí el ilustrado es Odradek. Gracias por mostrarnos la verdad, amigo, qué haríamos sin su ayuda. Dice que la historia de Cuba "no podemos valorarla desde nuestras categorías porque no es nuestra historia ni un rincón de una historia universal unitaria sino otra historia" y seguidamente le aplica las siguientes categorías:
- De la sociedad prerrevolucionaria dice que es: "multirracial" y "absolutista"
- habla de la revolución como "movimiento político" que defendía el "igualitarismo marxista" y el "nacionalismo libertador".
En definitiva, todas ellas categorías caribeñas y "absolutamente específicas" de la historia cubana. ¿Y a mí que me suena muy occidental todo esto? Ha hecho usted lo contrario de lo que decía un poquito más arriba: aplicar sus categorías presuntamente marxistas a la historia cubana. Igual que el Sr. Mesa, cuando mira a Cuba con los lentes de la democracia liberal. Si lo que quería decir Mesa es que Cuba no es una democracia liberal, se podía haber ahorrado el post, la verdad. ¿Y qué? Casi el 60% de los países africanos son dictaduras, la deriva de Etiopía en los últimos tiempos hacia el autoritarismo es preocupante, pero hablamos de Cuba todo el tiempo. ¿Por qué?

odradek dijo...

Sr. anónimo: gracias por su crítica. la suscribo y la agradezco. en cualquier caso, lo de jugar a criticar así a Mesa es un juego algo tonto, no ha de leerse literalmente.

Sr Oyente: no todas las dictaduras son iguales, pero no hablo de una valoración personal, sino de su génesis y desarrollo histórico, en su sistema ideológico, en sus prácticas. Obviamente, si algo es común a todas es su totalitarismo y su platonismo. Para mí el gran libro sobre eso es La Sociedad Abierta y sus Enemigos, de Karl Popper.

Yo pago a Amnistía Internacional para que denuncie los atropellos contra los derechos humanos vengan de donde vengan, Cuba, EEUU, China o Madrid. Creo que es mi única militancia desde el principio.

Reaccioné de ese modo visceral porque la historia cubana es muy peculiar y esa superreducción es inadmisible porque no ayuda a entender, es sólo una llamada a la acción algo tosca que presupone un objetivo previo que no se cuestiona y, por tanto, es totalitaria.

Para nosotros que hemos tenido dos repúblicas, algunos años de parlamentarismo y una transición reciente es fácil oponer dicatura a democracia y, salvo extravagancias particulares, comprender inmediatamente la diferencia entre democracia y dictadura y su valor.

Si usted se identifica con la derecha, le van a parecer mejores las fascistas y si lo hace con la izquierda será al contrario. Ahí entran sus valores pero se pierde de vista lo esencial: que se habla sobre realidades concreta, no sobre nuestra forma personal de ver la política en general.
Hay que tener en cuenta factores específicos. Cuba no ha tenido otra experiencia democrática que, tal vez y sólo tal vez, los primeros días de la Revolución.

Además de eso, es de suponer que si ese régimen no revienta es porque tiene más ciudadanos a favor que en contra. Aquí pasaba con el franquismo. Las sociedades dictatoriales son muy aprensivas, creen en un orden inmutable que es su paraíso o al menos su cobijo, y lo defienden. Creen que el fin, que no se cuestiona, justifica los medios. El problema es que no son los únicos. Los de Miami eran igual de fnáticos y estaban financiados por la mafia. Eso les restaba bastante crédito como oposición razonable.

Es muy fácil sumarse al coro de los que exigen un boicot (o acaso una invasión?) para Cuba desde nuestra visión, pero eso se llama colonialismo, intervencionismo, paternalismo y curiosamente esas invasiones salvadoras suelen tener que ver con los intereses comerciales de algunas oligarquías.
Y eso les resta mucho crédito, también.

chure dijo...

¿Podemos dar por buena entonces, digamos por ejemplo.....una teocarcia islamista? Porque seguramente las teocracias islamistas, por poner un caso al azar, también pueden sus hechos diferenciales y sus coyunturas históricas que las legitimen sufiecientemente.

ElSrM dijo...

Comento para poder suscribirme a comentarios vía correo-e.

Saludos,

Tonywoffer dijo...

Enrique soy alumno del instituto en el que da clase.
Solamente le digo que es muy facil opinar sin conocer la realidad y el día a día de ese país.
Dejemos que ellos mismos expresen su opinión, ya se rebelaron ante su anterior dictadura siempre pueden volver a levantarse.

rubén dijo...

esto es lo que denuncia Amnistía Internacional:
http://www.es.amnesty.org/actua/acciones/cuba-expresarse-libremente-puede-llevarte-a-la-carcel/

Lo que resulta incoherente es que los campeones de la democracia y los derechos humanos sufran tanto por los presos de Cuba y no por las víctimas de todas las demás dictaduras, que son muchas (empezando aquí cerca por Marruecos), y por las de bastantes democracias que aún condenan a muerte y juzgan sin garantías de juicio. En Cuba también está Guantánamo, España también aparece como cómplice en el informe de los vuelos ilegales a esa base y mucha gente -usted tampoco, Mesa- no protestó tan vivamente ni escribió escandalizado un artículo sobre ello. El irak posterior a la invasión ha sido un festín de torturadores y nadie habla ya de eso y nadie pagará.

Los derechos humanos se atropellan en todo el mundo, no sólo en Cuba. La lucha por ellos no es una lucha de bandos ni tiene que ver necesariamente con derrocar regímenes. Esto último, según demuestra la historia, suele hacerse por el negocio, y hay formas más honestas de intentar hacer dinero.

Enrique P. Mesa García dijo...

1.- Me parece muy pertinente, curiosamente sin contestación, la pregunta de D. Chure.
2.-D. Rubén:
a) me libro mucho de escribir escandalizado. No es bueno.
b) Si mira usted en el blog verá que sí hay artículos sobre Guantánamo. Lo de Irak fue antes de empezar este blog, pero ya escribí en contra en El Piquete Digital. Por ahí no me pilla.
3.- D.Asterix: yo hablo de Cuba más bien poco. tampoco me vale. En cuanto a lo de África, de acuerdo.
4.- D. Tonywoffer: ¿se explica? Es que sospecho que según usted saber de Cuba es dar la razón a la dictadura.
5.- Menos mal, D. Ricardo.
6.- D. Odradek:
a) No hay que leerle literalmente. ¿Entonces cómo?
b) Me gustaría que contestara a D. Chure.
c) Sospecho que el colonialismo se esconde en la postura de creer que la gente de otros países no puede tener los derechos que usted disfruta.
7.- Y D. Oyente: el Rock es, básicamente, una horterada. Y lo del Tribunal Constitucional suena casi a batasuno. Yo me cuidaba de decir esas cosas.

Un Oyente de Federico dijo...

1.— ¿El Rock hortera? Eso no me lo dice Ud. a la cara.

2.— Se ve que Ud. no ha visto el video de la desaparecida vicepresidente Doña Maria Teresa Fernández de la Vega, regañanando severamente a Doña María Emilia Casas, presidente del tribunal constitucional.
Y tampoco Ud. ha leido la introducción de la actual Ley de Igualdad, donde se advierte a los jueces que posiblemente la ley sea incostitucional o poco compatible con la Constitución, por lo que les piden que al aplicarla se olviden de la Constitución.

Hoy es viernes y no es menos viernes porque también lo diga Batasuna.