jueves, marzo 25, 2010

IGLESIA CATÓLICA Y (presunta) SUPREMACÍA MORAL.

Los recientes casos de pederastia en ciertos sectores de la Iglesia Católica y la reacción de la jerarquía oficial han generado un encendido debate. Este artículo, que desengañénse no está escrito desde la indignación moral en absoluto, pretende analizar fríamente el caso y las distintas reacciones ante él. Y especialmente la propia reacción del lobby católico ante lo que consideran un ataque a la Iglesia.

Empecemos por el principio, que parece un buen comienzo. Resulta ridículo, a menos que se tengan datos verificables que yo desconozco, que se quiera hacer creer que entre los empleados de la Iglesia Católica haya más pederastas que entre la gente de cualquier otra empresa. Igualmente, creemos equivocado relacionar el celibato eclesial con el asunto porque introduce un elemento distorsionador que consideramos equívoco: no parece que violar a un niño, hecho que se da en otros contextos sociales, guarde relación causa-efecto con la observancia de un celibato. Defender lo contrario parece, cuando menos, reducir la pederastia a una especie de desahogo, como lo podría ser la masturbación por ejemplo, y no lo es: la pederastia es un deseo sexual no hacia cualquier cosa sino hacia los niños específicamente. Sospecho, empezaba la frase con un no tengo dudas pero aún me falta una demostración, que los gustos sexuales de los individuos no tienen que ver con una libre elección -¿cuándo me pare yo, o usted si es varón y heterosexual, a decidir que me gustaran las mujeres y no los hombres?; ¿cuándo se paro usted, si es varón homosexual, a pensar que le gustaran los hombres y no las mujeres?- sino con un tema de nacimiento. Es decir: se nace heterosexual, se nace homosexual o, y aquí sí hay un problema que no existe en los otros dos casos, se nace pedófilo.

Se nace pedófilo y se siente atracción sexual por los niños. Y aquí empieza el problema porque el pedófilo entonces puede actuar de dos maneras. O bien se aguanta- lo que sin duda le cataloga, y aquí no hay ironía alguna, como buena persona- o bien actúa para cumplir su perversión. Y si actúa es lógico que no se haga por ejemplo militar, la edad de los miembros de un ejército es bastante madura, sino de alguna asociación que tenga contacto con la infancia. Es decir: si hay pederastas en la Iglesia Católica no hay que achacarlo a la doctrina católica, de la que no tenemos ninguna buena opinión por otra parte, sino a que la posibilidad de estar con niños se multiplica. Así, el que siendo pederasta se hace cura es, entre otros motivos, por la cercanía que piensa va a tener con presas fáciles. Es un tema práctico y no teológico.

Pero también hay que achacarlo a algo más. Resulta cuando menos ridículo pensar que histótricamente la pederastia es algo exclusivamente actual. Sin duda, se ha dado a lo largo de toda la historia de la humanidad. Y si usted o yo fuéramos pederastas y quisiéramos violar a un niño nos dirigiríamos a aquella asociación o empresa que nunca denunció voluntariamente, ni creó condiciones para ello, a los criminales. ¿Adivinan dónde nos alistaríamos? Porque la Iglesia persiguió sin duda a fornicadores, homosexuales, científicos, filósofos y luchadores por los derechos civiles. Persiguió incluso a brujas, incluimos a íncubos y súcubos, pero no a pederastas. Violar niños así no era tan importante como ser, por ejemplo, homosexual. De esta forma, un pederasta que deseaba ejercer no solo se haría del clero para poder estar cercano a su presa sino también porque sabía que dicha organización no le iba a perseguir y, ni tan siquiera, a coartar. Le dejaría, como así nos lo confirman los hechos, campar a sus anchas y poder violar a cualquier infante.

Así pues la pederastia en la Iglesia no guarda relación ni con el celibato ni con la doctrina pero, sin duda, sí que la guarda con la actuación ante la misma de la propia organización. Si la Iglesia hubiera perseguido con el mismo celo a los pederastas como persiguió, por ejemplo, a los que defendían que la tierra giraba alrededor del sol, no hubiera sido tan fácil ser clérigo pederasta. Incluso si hubieran puesto el mismo empeño con el que han atacado el legítimo derecho a ser homosexual y ejercer libremente dicha sexualidad, hace tiempo que la pederastia se hubiera acabado en la Iglesia Católica.

Pero lo mejor de todo este problema, es decir: lo peor, es la respuesta del lobby católico. Por tal entendemos por un lado a la junta directiva de la empresa, que comienza con el autodenominado su santidad y sigue con obispos y cardenales; por otro, los medios de comunicación cercanos. Las respuestas a la evidente falta de acción han estado basadas en tres grandes estrategias: el perdón, la proyección de las habas cocidas y la idea de supremacía moral.

La estrategia del perdón se basa en la idea de la vieja caridad cristiana. Es bonita. Es falsa. Y lo es histórica e intelectualmente. Lo es históricamente porque la Iglesia Católica jamás ha actuado de tal forma excepto cuando le ha resultado porvechoso para sus intereses: la historia de la Iglesia es una historia de intolerancia excepto con aquellas situaciones en que ha sacado provecho. Pero intelectualmente es falso también porque la Iglesia exige perdón para quien quiere y así por ejemplo ningún portavoz eclesial ha señalado que los curas pederastas, o sea: que violan niños, estén excolmugados automáticamente mientras que sí lo han dicho, por ejemplo y hace bien poco, de las mujeres que abortan . Así, el perdón de la Iglesia suena hipócrita: es el perdón con la boca pequeña: se ejecuta discreccionalmente.

La estrategia de la proyección, ese consabido quien esté libre de pecado que tire la primera piedra, está basada en la historia evangélica de la adúltera. Pero a su vez resulta falsa al compararla con la acción diaria e histórica de la Iglesia. Si algo ha hecho la Iglesia durante su dominio social no han sido escuelas, curiosamente, sino juicios y tribunales. De hecho, incluso hoy cada declaración eclesial es un juicio de valor, generalmente condenatorio, sobre los comportamientos humanos más diversos. Sin duda, una empresa privada tiene ese derecho, en realidad es lo que yo mismo estoy haciendo sobre ella, pero luego no puede negárselo al resto. La Iglesia Católica juzga permanentemente pero a su vez pide no ser juzgada. Pero, ¿por qué hace esto? Porque la Iglesia Católica lo que en realidad pide es el monopolio de la lapidación. Al fin y al cabo ya lo tuvieron y lo llevaron a cabo.

Por último, está la respuesta desde la supremacía moral. Es algo que se está dando mucho últimamente y es una versión falsa de la historia. Viene a decir dos cosas: la primera, que la acción de la Iglesia ha desarrollado socialmente la libertad y el progreso en Europa; la segunda, que el cristianismo, como tal, ha construido los valores del pensamiento occidental. Las dos son falsas. No cabe duda de que el cristianismo significó un avance intelectual en su inicio y especialmente con el pensamiento escolástico, pero al tiempo no cabe duda de que la modernidad se construye no sobre el cristianismo sino contra él. La permanente persecución que la doctrina cristiana llevó a cabo contra todo aquello que hoy en día nos parece fundamental en occidente -desde la libertad de pensamiento hasta el desarrollo científico- es un hecho histórico objetivo. Del mismo modo en que hoy se comportan los ignorantes musulmanes se comportó la Iglesia Católica en occidente. Y si hoy en día no se comporta así no es porque no quiera sino porque no puede. La ilustración no se construyó a partir del cristianismo y con su apoyo sino contra el mismo y sus hogueras. Porque, y esto lo desarrollaremos intelectualmente en un artículo próximo de semana santa, modernidad y cristianismo –y cualquier otra religión o supersticiosa espiritualidad- son irreconciliables –aunque no así la posmodernidad-. Basta repasar la historia para darse cuenta de que la Iglesia Católica, en concreto, no ha sido sino una rémora para el progreso social en occidente desde al menos el humanismo renacentista y que en España ser anticlerical es un resultado lógico de leer historia.

De esta forma, la Iglesia resulta culpable de al menos dos cosas: una, haber permitido el abuso sexual a los niños; y, segundo, de no haber sabido reaccionar a tiempo. Si la Iglesia hubiera actuado con contundencia en su momento no habría hoy este problema. Y tal vez, en este tema de la reacción, sí haya, y no antes, una coherencia intelectual. Al fin y al cabo, el sufrimiento de un niño violado no puede parar la economía de salvación y la construcción de la Nueva Jerusalen: es demasiado vulgar. Y esta coherencia intelectual, aquí sí, llevó a la institución a despreciar los abusos e incluso a asombrarse cuando una sociedad materialista les dio tanta importancia: se preocupan de los niños violados, pensó, por su materialismo que santifica el cuerpo y al individuo.
Y tenían, ahora sí, razón.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Respecto a la mayor o menor incidencia de la pederastia entre el clero respecto a otros sectores de la población, D. Ricardo lo aclara meridianamente basándose en las propias declaraciones de responsables vaticanos.

http://www.asueldodemoscu.net/?p=5021

Lo extraño sería que los niveles de pederastia entre el clero fuesen similares a los de la población en general, teniendo en cuenta la total anormalidad sexual y emocional en que viven.

ElSrM dijo...

Buen escrito, Prof. Mesa.

Sobre el aporte intelectual del Cristianismo, podríamos ofrecer el siguiente contrapunto: Hypatia o el asesinato del mundo clásico, del Licenciado en Filosofía S. Benítez.

Aprovecho para reeditar algo que escribí hace meses cuando comenzó a descubrirse el grueso de los abusos encubiertos en Irlanda:
«
Doloroso y repugnante. Cosas como éstas son las que suceden cuando una organización que cree que sus normas —inventadas por ella misma a conveniencia y supuestamente en torno a una figura mitológica— están por encima de las leyes democráticas que hemos redactado los ciudadanos,
está cerca del poder democrático emanado de los ciudadanos y lo infecta y lo secuestra en beneficio propio.

Esto es un ejemplo más de lo dañinas que son o pueden ser las órdenes religiosas para la Democracia. ¿Cómo alguien va a obedecer las leyes civiles de la Democracia, redactadas por las "simples personas", si cree que él sigue "leyes" redactadas por un unicornio mágico todopoderoso o un mágico carpintero creador del cielo y la tierra?

No creo que debamos inculpar a esta organización privada por los ataques sexuales de unos cuantos de sus miembros. A pesar de que fuesen sistemáticos y contra los más débiles. Aunque no los culpemos, sí podríamos responsabilizarlos subsidiariamente.

Sí que podemos culparlos por haber hecho todo lo posible por encubrir los crímenes de sus miembros. Alguien honesto los habría acusado públicamente, los habría delatado por el bien de la sociedad, como se hace con cualquier crimen del que se tiene conocimiento. En lugar de actuar como ciudadanos honestos y responsables hicieron lo mismo que acostumbra a hacer el crimen organizado o la Mafia: encubrir los crímenes.

Podemos y debemos culpar a esta organización, finalmente y sobre todo, por haber secuestrado el poder democrático emanado del pueblo irlandés y haber manipulado y corrompido las instituciones estatales como la judicatura y la policía para encubrir los crímenes de sus miembros y proteger su imagen pública.

Al hacer estas cosas, creo que la orden religiosa se convierte en cómplice de los crímenes en cuestión, pero peor aún, se conviertiría también en traidora a la patria, entendida ésta como el conjunto de personas que habitan un lugar y su sistema de leyes democráticas.

Los prevaricadores corrompidos de las instituciones estatales también tendrían culpa penal, por supuesto.
»

Como hago por costumbre cuando hablo de este tema para poner por delante que los ateos no somos personas malvadas sinó simplemente personas que intentan ser racionales, me despediré deseando paz y amor para todos ;-)

Anónimo dijo...

Lo cierto es que los estudios realizados no han podido probar que hay más pederastas en la iglesia que en otros "grupos de riesgo", como profesores o los miembros de otras religiones. No obstante tampoco hay demasiados resultados concluyentes.

Tampoco hay evidencia de que se deba a su moral. Sin embargo hay que tener en cuenta que convertirse en sacerdote para tener acceso a niños y contar con la protección de la iglesia podría no ser una relación causa efecto y sería necesario estudiar si hay más factores y ver como un pedófilo se ve afectado por el adoctrinamiento católico. La doctrina sobre estas personas podría tener efectos inesperados, la relación del catolicismo con la infancia es bastante peculiar y el celibato no parece tampoco un mal refugio para quien sabe que sus atracciones y tendencias le llevaran a lo inmoral. Pero esto ya es bastante especulativo de por si.

Otra historia es que los pederastas en la iglesia sean los que más daño han hecho pues son los que cuentan, al menos hasta ahora, con más protección y posibilidades de continuar con los abusos.

Sobre la reacción actual de la iglesia añadiría un par de puntos más concretos. La iglesia es acusada a uno de los crímenes más abominables en la actualidad, no pueden tratar de relativizar su gravedad, como los grandes totalitarismos la pederastia no tiene medias tintas, no se permite ni la duda cuanto más la complicidad. Esto no es consecuencia del materialismo directamente. La revolución sexual, a la que también han tratado culpar los que condenan el Vaticano II, derivo en algún que otro desmadre respecto a la pederastia (analizar la historia de Polansky y cual sería la reacción hoy en día es interesante) y durante las ultimas décadas se han fijado unas líneas rojas infranqueables, la iglesia se enfrenta a un problema donde la sociedad actúa de forma mecánica y a veces irracional.

Incapaces de tratar el tema de fondo recurren a la ocultación, impedir que unos degenerados manchen su imagen o, de cara al exterior, dañen su supremacía moral y provoquen un escándalo es mucho más importante que el castigo de un indeseable (el perdón viene en este punto al rescate) y, lamentablemente, también es más importante que garantizar que el pederasta no vuelva a actuar.

Finalmente la otra arma propagandística que cobra fuerza es conocida, se trata de la vieja tecnificación. Esos interminables discursos sobre la imposibilidad física de eliminar 6 millones de judíos o los más recientes debates sobre explosivos y ácido bórico. En este caso hablan de estadísticas que son irrelevantes, el mayor crimen y del que son responsables es su cobijo y protección, no si tienen más o menos pederastas. Y la otra herramienta mucho más patética de acusar a sus pederastas de homosexuales (relacionar la atracción por un niño del mismo sexo y la homosexualidad es tan erróneo que es mejor no profundizar) o decir que son efebófilos, tendencia que no tiene nada que ver con la homosexualidad y que si se lleva a la práctica es casi siempre poco menos despreciable que la pederastia. Entre todo este despropósito de generalizaciones y mentiras es raro que no se acuerden de la proporción de pederastas entre sexos, igual dentro de unos años la iglesia prohíbe a los varones todo contacto con niños.

odradek dijo...

En lo fundamental estoy de acuerdo y también en la intención. Si algo distingue a las organizaciones integristas y antidemocráticas es su incapacidad para recibir críticas a lo que efectivamente hacen mal. Iglesia Católica S.A. es sólo el caso más extremo de tales actitudes.

Pero algunos argumentos están mal manejados, en mi opinión:

- la idea de que la orientación sexual es algo de nacimiento, natural o genético, es bastante lombrosiana y desfasada. Los psiquiatras católicos, con el tonto Polaino a la cabeza, se apuntan a ella por su tradicional vocación estigmatizadora y por su naturalismo metafísico igual que los psiquiatras franquistas -que aplicaron las mismas doctrinas médicas que los nazis- escribían que la adscripción a ideologías libertarias era producto de disfunciones cerebrales. Como veo que usted no ha superado esa fase, le invito a que lea algo más moderno al respecto y se actualice.

Por otro lado no habla usted de la bisexualidad (lo que redunda en su desfase), práctica que demuestra en mi opinión hasta qué punto se trata de una cuestión antropológica y no biológica.

La postmodernidad ha cambiado algunas cosas también en el mundo de la medicina y la psiquiatría.
Hacia 1980 se eliminó la homosexualidad del DSM, la Biblia de los psiquiatras, que es una clasificación de trastornos que no se decide en base a demostraciones científicas sino a partir de consensos del cónclave profesoral. Es decir a menudo en base si no a supersticiones sí a convenciones, como la lista de pecados o delitos.

Así, morderse las uñas es un trastorno mental con nombre grecolatino. Un niño demasiado fogoso y agresivo que pasa de estudiar puede ser diagnosticado como hiperactivo sencillamente porque no se adapta a los ritmos de la escuela. A un maratoniano podríamos diagnosticarle trastorno bipolar si no fuera porque lo que hace es apreciado e incluso premiado por la sociedad en la que vivimos.

Usted es heterosexual porque se crió en unas coordenadas antropológicas y con unos modelos culturales que excluían según que prácticas. Por eso también es usted incoscientemente tan machista y en algunas cosas tan retrógrado con respecto a la postmodernidad. Me recuerda a mis profes del instituto. Salidos todos del seminario o del comité central de un grupúsculo comunista eran incapaces de asimilar a Foucalult, Deleuze-Guatari y otros autores postestructuralistas.

Yo soy heterosexual por la misma causa y después de haberlo pensado bien. Pero ambos podríamos desarrollar prácticas homosexuales o bisexuales si nos diera la gana y nuestro albedrío nos lo dictara.

- Siendo falso o al menos indemostrable que uno sea pederasta de nacimiento también lo es que uno se hiciera cura por esa causa. En el mundo occidental hasta hace muy pocas décadas cualquier adulto que tuviera la posibilidad y el permiso de la familia podía casarse con cualquier niña apenas alcanzada su madurez sexual sin necesidad de emprender carrera eclesíastica.
Una vez más, usted no tiene en cuenta las cuestiones antropológicas y por tanto lo que dice en este ámbito es falaz, subjetivo y no muestra mucho conocimiento de las cosas tal como son.

- Y lo más polémico. Su planteamiento de la sexualidad infantil es prefreudiano, gazmoño y puritano. En la edad adolescente se alcanza la plenitud sexual. En mi pandilla del instituto había lo mismo célibes que quienes mantenían relaciones con adultos porque ése era su deseo y nadie era juzgado por ello.
Pero de acuerdo, seamos gazmoños y digamos lo adecuado no sea que el vecino piense que por decir la verdad de la deplorable condición humana somos unos inmorales.

Anónimo dijo...

hola: desde hace unos días no puedo enviar comentarios con mi cuenta de blogger. Me sale un mensaje que dice que no se puede llevar a cabo la acción solicitada.

¿Alguien sabe qué clase de avería es esta o si es un problema de virus o de hacking?

Gracias.

odradek

POCHOLO dijo...

A EPMesa: estoy de acuerdo con casi todo su escrito, al menos en lo sustancial. Una buena reflexión, muy buena.
Mi mayor desacuerdo radica en un subtema: la predisposición genética a una determinada orientación sexual. Yo creo, como Odradek, que el tema no está tan claro como deja entender usted, pienso que si bien el instinto cuenta la educación/socialización de la persona es fundamental a la hora de estudiar la orientación sexual. En todo caso, ese no era el tema principal de su artículo.

A Odradek: a las 3.27 de la mañana usted escribía una respuesta desde su cuenta de blogger y a las 3.30 afirmaba: "hola: desde hace unos días no puedo enviar comentarios con mi cuenta de blogger. Me sale un mensaje que dice que no se puede llevar a cabo la acción solicitada."
¿Unos días o bien unos minutos? Tres minutos en concreto.
¿Qué navegador usa?¿Usa distintos navegadores?¿Usa distintos ordenadores?
Personalmente, uso o bien la cuenta de Google por comodidad o, bien Nombre/URL, usted tiene tendencia a usar anónimo o bien su cuenta de Google, usted sabrá porqué. A lo mejor pone mal la contraseña y por eso no le deja publicar.O a lo mejor los servidores de Google a veces están saturados o el software o la máquina fallan, tal vez sea esto último, porqué esto me acaba de pasar a mi, ahora mismo.

Por otro lado, hombre yo no soy tal vez el más indicado para comentar lo que voy a comentar. En su comentario de las 3.27 insinúa y a veces afirma, que don Enrique es: católico, franquista, machista, retrógrado, ignorante, prefreudiano, heterosexual, gazmoño, puritano, embustero y cobarde.
Sus argumentos, a pesar de que usa un lenguaje excesivamente pedante, bien. Los insultos muy mal, dan vergüenza ajena y más si van dedicados a nuestro anfitrión.
Insultar no sólo denigra a quien es insultado, también denigra en cierta manera a quien insulta. Reflexione.

ElSrM dijo...

Me han venido algunas ideas a la cabeza a raíz de la intervención del Sr. Odradek.

Por cierto, sobre el problema de uso de su cuenta Blogger. A mí a veces me pasa y tras intentar un par de veces, vuelve a funcionar.

Creo que fue en "El espejismo de Dios" (The God delusion) del Dr. R. Dawkins, biólogo británico y activista cívico por el ateísmo y la laicismo, donde leí que la homosexualidad o al menos una fuerte predisposición a ella sí que viene determinada por el genotipo. Cosa que sabríamos tras haber descodificado la cadena de A.D.N. El doctor incidía allí en lo injusto que resultaba considerar "pecado" algo que no se puede o sería muy difícil evitar. Además de que no habría motivos.

En cualquier, caso, rememoremos la potente ley científica:
desarrollo = genotipo + fenotipo

Si bien puede ser cierto que la homosexualidad podría venir determinada genéticamente, es igualmente cierto que las prácticas sexuales homo, hetero, bisexuales o célibes entran dentro de nuestra libertad de elección. De nuestros gustos personales, ganas de ampliar horizontes, condicionamiento social...

Como los religiosos cristianos piensan —o deberían, si fuesen auténticos creyentes— que el ser humano fue creado por Yahvé a su imagen y semejanza —pobre modelo, si nos miramos bien— e insertado tal como es hoy en día, sin evolución ninguna, en el mundo prehistórico, piensan que hay una manera de ser "normal" y que las demás son desviaciones y ataques a su "norma".

En la "Sagrada Biblia", entretenida obra de ficción pero verídica para algunos, se indica que la homosexualidad merece la pena de muerte, entre otras tantísimas cosas que también la ameritarían. Es una desviación de "la norma". Hoy la Iglesia C.A.R. dice que pena de muerte, mejor no, en flagrante contradicción con su libro sagrado y en una muestra de que la última manera de sobrevivir y adaptarse a los tiempos es traicionar su propia esencia pre y antimoderna en este mundo postmoderno.

Por suerte, gracias a Sir C. Darwin y todos los continuadores de sus trabajos, hoy sabemos que el ser humano, como cualquier forma de vida, es el producto de una acumulación y selección de mutaciones. ¿Ojos azules, cabello rubio, homosexualidad, ser zurdo...? Todos somos mutantes.

(...)

ElSrM dijo...

(...)

Y, a partir de nuestro genotipo, nuestro fenotipo nos permite, a los heterosexuales decidir si practicaremos sexo homosexual, a los homosexuales si practicarán sexo heterosexual, a cualquiera si será célibe, onanista o bisexual...

La edad del despertar, maduración y plenitud sexual es mucho más temprana de lo que nuestra sociedad contempla en el discurso hegemónico, como bien apunta el Sr. Odradek. Lo raro es que vivamos 80 años. En vida salvaje y no artificial solíamos durar unos 30. Así, a partir de los 10-12 ya solemos estar plenamente operativos. Es algo recogido medianamente bien por nuestra legislación, que establece la edad de libre consentimiento sexual en los 13 años, creo recordar. Mucho antes de la mayoría de edad legal. Por decir esto, no debe entenderse en ningún caso que apoyo los ataques sexuales a los infantes, como no los apoyo a los adultos.

Otro ejemplo en esa línea. Los 4 años se consideran la edad en la que las crías humanas salvajes pueden comenzar a valerse por sí mismas. Es la edad en la que la reacción química cerebral del apasionamiento amoroso o enamoramiento —distinto del sentimiento amoroso con el cual se puede construir una relación duradera— se extingue y los progenitores ven aumentada su facilidad para separarse (o no) y volver a engendrar nuevas crías. No sé si es cierto o una leyenda urbana, pero se dice, incluso en ambientes universitarios empresariales, que la multinacional escandinava Ikea habría estudiado dicho plazo y ajustado la calidad de sus muebles para que su vida útil se ajustase de media a tal plazo.

Obviamente, la vida en nuestra civilización actual es muy distinta en algunas cosas de estos cimientos biológicos.

Un saludo cordial,

P.D.: aprovecho para informar y recomendar una iniciativa ciudadana que está naciendo. La INICIATIVA-15%.

Anónimo dijo...

Don Pocholo, mi intención no es insultar sino azuzar un poco al personaje que se monta don Enrique. No digo que sea católico, sí digo que esa idea no demostrada definitivamente por la ciencia estaba en la literatura de los psiquiatras del franquismo. También afirmo que es bastante machista por determinados comentarios y posts leídos en este blog. Retrógrado no, más bien desactualizado en algunos campos -inevitable en este mundo moderno- ignorante de la filosofía postmoderna -lo ha reconocido algunas veces- y añado que, efectivamente, en este post hace un planteamiento de la sexualidad humana prefreudiano, gazmoño y puritano.
Pero son sólo provocaciones porque en este blog me gusta hacer el papel de un tío borde, vehemente, malhumorado y mosca socrático-cojonera. De todos modos, si a usted le resulta tan molesto me replantearé esta práctica y abandonaré mis sarcásticos argumenta ad hominem.

odrdk

Alfonso Vázquez dijo...

Más triste que haya curas que abusen de su posición es que la jerarquia eclesial no haya hecho ni un sólo comentario hasta que ha visto que la opinión pública se les iba a echar encima. Porque después de todo mucho perdón, pero el daño está hecho, y lo que racingerZ viene a pedir es que pelillos a la mar y a mirar para otrp lado, como si no hubiera pasado nada.
alfonsovazquez.com

Enrique P. Mesa García dijo...

1.-Como creo que todos estamos de acuerdo en lo fundamental, nos vamos a ceñir al tema que parece nos separa: si la tendencia sexual es o no genéticamente determinada. Empecemos por algo, siempre me ha sorprendido la cautela con la que hablan los científicos sobre sus descubrimientos frente a la soberbia con la que lo hacen los filósofos, y algún filólogo filosofeando. Yo creo que la tendencia sexual sí es de nacimiento y me baso en los mdernos descubrimientos de la neurobiología y la genética. Ya el SrM ha puesto un poco de racionalidad en el debate al citar, por ejemplo, a Dawkins y con él a toda la corriente sociobiologicista. Si el punto máximo de conocimeinto sobre la genética es citar a López Ibor pues el problema es de quien no se ha preocupado de estudiar más, no de quien está más allá. Es decir, la cienica moderna ampara, a menos con tanta fuerza como la tesis contraria, la idea de que la predisposición sexual es innata y no adquirida socialmente. Por supuesto, luego hay un desarrollo social que influye.
¿Quiero esto decir que la homosexualidad es una enfermedad y quien defiende su predisposición genética defiende esto? No, al revés. POngamos un caso: la adopción de niños por parejas homosexuales. El argumento en contra es que si la pareja es homosexual el niño tenderá a serlo por influjo social. La respuesta de los que creemos en la genética es que no es así, pues al ser innato no tendría nada que ver y por tanto las parejas homosexuales deberían poder adoptar niños sin problemas y sin poder usar ese argumento en contra. Otro ejemplo: el color de los ojos es genético, pero a nadie se le ha ocurrido pensar que un color u otro es más normal y por tanto habría colores normales y la población debería ser así. Defender la predisposición genética, por tanto, no es más que buscar una respuesta científica a algo. Y ponía que no lo puedo demostrar porque aún está en discusión.
2.- Citar a los filósofos posmodernos franceses permanentemente se hable de lo que se hable me recuerda a esos programas de las televisiones evangélicas en los cuales la respuesta siempre está en la Biblia. A ver, la credibilidad filosófica de los filósofos posmodernos es cuando menos discutible, su credibilidad científica es nula. Ya Sokal, en un libro que sin duda D. Odradek ha leído (¿ve usted que educado soy?) y que se llama Imposturas intelectuales demostró el conocieminto científico de semejante grupo.
Y aquí añadimos algo, citar a Freud como autoridad en psicología es como citar actualmente a Ptolomeo como autoridad en astronomía. Freud es curioso, está bien y, lo único válido, tiene una teoría sobre la cultura muy interesante. Pero su teoría psicoanlítica tiene el mismo valor científico que el creacionismo.
y 3.- La pederastia se ejercita con niños, no con adolescentes. Voy a ahorrarme el discurso moral de qué opino sobre adultos que tienen relaciones sexuales con adolescentes, no es el caso ahora, pero estaremos todos de acuerdo que los adultos que tienen relaciones sexuales con niños realizan un acto repugnante por más, incluso, que el niño quisiera. Esto no es gazmoñería moral sino moralidad. Imagino que en este punto no habrá polérmica y ese es el tema de la pederastia. Lo otro, mantener relaciones sexuales con adolescentes siendo adulto, es otra cosa moralmente reprobable también pero que no tiene comparación. O sea, no mezclemos churras con merinas (esto un filósofo frances posestructuralista de esos lo hubiera dicho más fino).

Un Oyente de Federico dijo...

A pesar de lo que diga el SrM, todos los miembros de la Iglesia, desde el arzobispo tope de gama a la más humilde beata, están sometidos a las leyes civiles de cada país (“dad a Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del Cesar”) y es la justicia civil la que debe castigar los actos delictivos, La Iglesia sólo condena y perdona los pecados espirituales.

Por si Uds. no lo saben, tenemos una legislación con más de 70.000 leyes, casi el triple que los alemanes y es para que las cumplan TODOS los ciudadanos sin excepción, no sólo los católicos, también tienen que cumplirla El juez Garzón, el vicepresidente Chaves, el jefe de los Tedax…

No en todos los paises la pedofilia esta legislada igual, aquí gracias a la ley Belloch, un adulto puede tener relaciones con un niño de 12 años si demuestra que son consentidas.
Tampoco todas las sociedades la consideran igual. Creo que fue Luis Antonio de Villena (no he conseguido localizar ese comentario, pero estoy casi seguro que fué el) el que en defensa de los progres homosexuales que estaban inculpados en el “Caso Arni” —después absueltos por falta de pruebas— publicó un comentario en Diario 16, argumentando lo magnífico que era, que un adulto experimentado diera conocimiento y placer a un niño.
Tambíén un destacado lider del “Mayo del 68” hoy lider de los Verdes alemanes, publicaba orgullosamente y naturalmente en el contexto progre/libertario de los 70, sus relaciones sexuales con los niños de la guardería que codirigía.

¿Que otra cosa puede hacer la Iglesia Católica, además de condenar estas prácticas y tratar de que no ocurran? ¿Que se espera que haga o que quieren que haga la Iglesia?

Mucho peor fue el GAL donde fue la cupula del PSOE los que robaban y asesinaron a 30 personas y no pasó nada, los “eticamente superiores” callaron, El País y la SER ocultaron todo el proceso y el partido sigue ahí.
Los progres que hoy dan lecciones de moral y de ética a todo el Orbe, siguen votando, defendiendo y manteniendo en el gobierno a los mismos que gobernaban entonces, sin que se les caiga la cara de verguenza.

Un Oyente de Federico dijo...

Zerolo daba a la homosexualidad la misma naturaleza que Ud., decía: “nosotros no tenemos culpa de haber nacido así”.
Zerolo olvidaba —más bien no tenía ni idea de— que lo que la Constitución protege no es un determinado sistema endocrino, sino la libertad de cada individuo a tener relaciones sexuales libremente, la “Libertad Sexual”.
La Constitución no protege sólo los derechos de ese 2% de homosexualidad que se da en todas las especies animales, que dicen los científicos, protege también los de ese 9% de homosexuales porque les gusta y les da la gana de tener ese tipo de relaciones.

También olvida Ud. que muchos siglos después de que la Iglesia Católica quemara a algún clérigo católico que afirmaba que la tierra era redonda y muchos años después de que Franco hubiera aplicado, en contadas ocasiones, la ley republicana/socialista de “Vagos y maleante” con su modificación de 1954 que incluía un tratamiento psquiátrico para curar “desviaciones sexuales”, en los paises socialistas, todavía se encarcelaba, se aislaba y torturaba a los homosexuales.

Opino, porque no tengo el dato estadístico, que si que se da dentro de la Iglesia Católica, mayor porcentaje de pedofilia que en cualquier otra organización social occidental (en los paises musulmanes, la pedofilia es normal y recomendada por las autoridades religiosas).
Eso es debido a que gran parte de los hombres que la forman son homosexuales, que es en el entorno donde más se da este delito, mucho más que entre los heterosexuales.

La Iglesia Católica —la Romana y la Ortodoxa— siempre fue el único refugio donde un homosexual podía desarrollar con normalidad toda su capacidad intelectual y si quería también podía tener una vida sexual plena, sin vivir la cruel marginalidad con que las sociedades — todas, las de izquierda y de derechas— les sometían.
No hace muchos años que se dió la noticia de que todos los miembros de un famoso convento ortodoxo habían muerto por efectos del SIDA.
Se sabe que la congregación Salesiana, dedicada a la enseñanza, está formada en su practica totalidad por hombres homosexuales (anecdóticamente, su fundador, San Juan Bosco, fue elegido patrón de los gays italianos).
Es probable que hombres con tendencia pedófila entraran en la orden con esos objetivos, como lo hacen otros como entrenadores deportivos o en actividades relacionadas con niños que les facilite sus objetivos.

Anónimo dijo...

dónde está mi comentario?
esto ha fallado otra vez.
abrevio. decía que:
- estoy de acuerdo en casi todo lo añadido por Mesa en su intervención, ahora bien

- lo propio de la postmodernidad es su desconfianza en la capacidad del discurso de la ciencia para ofrecer un conocimiento absoluto, de ahí que yo los cite, no como una biblia sino por lo que muchos aportaron en la gnseolofía y el estudio de la historia y la antropología. Sokal hizo una buena broma pero que no debería servir para tirar por tierra todo lo hecho por esa generación de filósofos ni mucho menos como excusa para no leerlos.

- sobre la cuestión fundamental, si la homosexualidad y otras parafilias son de nacimiento, no creo que Dawkins sea tan tonto como para aplicar el concepto de instinto a esta cuestión.
Basta con mirar la floja entrada de la wikipedia dedicada al mismo para ver que no es aplicable al caso. En biología un instinto es una pauta de comportamiento común a la especie que se repite automáticamente, que apenas admite excepciones y que tiene una función adaptativa. Obviamente ninguna de esas condiciones se dan en la sexualidad humana tal y como la conocemos en el presente, de ahi´que siga pensando que usted, Mesa, en este asunto, sólo razona sus prejuicios tirando de autores que le dan la razón pero a mí no me aporta nada. El ser humano tiene al menos la dimensión biológica, la psicosocial y la antropológica, y la conducta sexual no puede reducirse a una de ellas porque no somos bonobos.

odradek

Anónimo dijo...

esperaba más de usted, señor oyente. una encendida apología o condena de algo, pero no un comentario tan soso.

que qué más puede hacer la iglesia? pues hombre, muy sencillo, colaborar con la justicia, cómo no se le ha ocurrido? o al menos no ascender a obispos responsables de los perpetradores de tales delitos como hizo en su día con el de Boston.
de lo que se le acusa a la iglesia en este caso es básicamente de dos cosas: doble moral y obstrucción a la justicia.

el resto de su comentario es que no viene al caso. si los gal, si los progres, si tal o cuál. como sus matrqueros de la radio preferidos. sea más original y salga del círculo, hombre.

saludos.

odradek

Un Oyente de Federico dijo...

Don Odradek. Ud. es que no ha visto a Copito de Nieve en su jaula haciendose pajas.
Somos bonoboos en el mejor de los casos.
Todos nuestros sistemas, sentidos y morfología no tiene otro objetivo que el de la reproducción, que es el sentido de nuestra vida.
Cada uno de nosotros no somos más que una opción para la adaptación y perpetuación de la especie.
Y la finalidad última de todo ello sólo la sabemos Dios, mi perra y yo.

Obstrucción a la justicia es un delito y si lo hubieran hecho, supongo que habría detenidos, igualmente es de suponer que los niños violados, habrán denunciado ante la justicia y estarán pendientes de la decisión de los jueces.
O como en USA donde han preferido dinero a ir a juicio y ver a los violadores condenados.

Doble Moral, es la de los violadores, pero no la del resto de los religiosos ni de los lideres. Es como decir la cúpula del poder judicial tiene alguna responsabilidad en que Garzón le pidiera a su “Querido Miguel…” 50.000.000 de pesetas y cuando se los da, le archiva la causa que tenía pendiente.

Puse a el GAL como ejemplo, porque es el único caso que conozco —Quitando el de Betino Craxi, pero nos pilla más lejos— en que es la cúpula de la organización la implicada en delitos, mucho más tremendos que los cometidos por los curas católicos.
Sorpendentemente a fecha de hoy sigue existiendo el partido y gobierna; algo impensable en un país éticamente normal, sino que los suyos los defienden y son los que dando lecciones de moral, exigen responsabilidades a la cúpula de la Iglesia, más allá de lo razonable.

En cualquier caso, yo hablo del GAL porque al único nuevo filósofo francés que conozco es al Henry Levy y ese no escribe de filosofía.
Otros en este comentario han hablado del acido bórico y Ud. no les ha dicho nada.

A proposito del ácido bórico, las FARC (que también lo utilizan para quitarle las durezas de los pies a las cucarachas, como nos explico Gabilondo) mantienen un pelotón de niñas secuestadas para uso y disfrute de su portavoz Raul Reyes (Luis Edgar Devia Silva) y Wili Toledo ni el Bosé ni la Barden no han dicho nada todavía.

Anónimo dijo...

Don oyente, es que usted hace unas relaciones muy raras entre unas cosas y otras.

Por ejemplo esa idea de que el único sentido de la vida es la reproducción y que sólo dios sabe para qué es un extraño batiburrillo de darwinismo y religión que en el mejor de los casos podríamos llamar naturalismo metafísico: una ideología, un relato mitopoético, pero no un conocimiento real.
el sentido de la vida humana es el que tú le dés, de no ser así, aceptamos un determinismo (y entonces ni la ética, ni la estética ni siquiera la filosofía o lo que llamamos cultura existiría o tendría sentido más allá de la razón instrumental. o por el contrario aceptamos que, condicionados por la naturaleza tenemos no obstante cierta libertad de albedrío. yo estoy en lo segundo por lo que he visto hacer a los hombres, no por platonismos fabulosos.

yo me inicié en la filosofía con el existencialismo, esa filosofía pesimista que tras la segunda gran guerra y el descubrimiento del absurdo se preguntaba para qué vivir una vez que sabemos que dios no existe, que la historia supera y subordina al individuo y que para colmo nuestra mente no está presidida por lo consciente.
otra cosa es que una parte de la estructura de nuestro cerebro primitivo nos pida relatos que den sentido a una vida que de por sí no lo tiene y eso nos ayude a ser felices y todo eso y otra cosa es que eso constituya una verdad universal en el sentido científico.

y luego eso no tiene nada que ver con los gal ni nada de eso. aquí, creo yo, no se trata de afrontar el razonamiento como una pelea entre bandos políticos preestablecidos como hacen los periolistos bienpagaos de los aparatos de propaganda, que parece usted del de la ultraderecha liberal-católica. aquí se trata esta vez de cuestionar la supuesta superioridad moral de la iglesia católica s.a. como organización.
el otro día leí un esclarecedor artículo de una chica árabe laica e ilustrada que explicaba muy bien la cosa históricamente.

Mesa maneja mal algunos argumentos porque da por hechas cosas que no lo están, como que el pederasta lo es de nacimiento o que se meta al clero para hallar protección. el celibato católico llega en la edad media como medida para evitar que las familias de los curas se quedaran con las herencias, era por tanto una medida puramente económica, pero sabido era que los curas follaban cuando querían y hasta vivían con sus amantes. la prohibición del sexo entre los prestes fue posterior, para evitar su fogosidad se les otorgó a cambio la consideración de casta superior, y ahí reside para mí el problema, que en un mundo desacralizado siguen queriendo personalizar lo sagrado, apropiarse de ello y presentarse como casta superior cuando sólo son una empresa más en el mercado de gurús.

odradek

Un Oyente de Federico dijo...

Don Odradek, era broma. Ni mi perra ni yo conocemos el fin último de la evolución.

Me interesa lo que explica Ud. del celibato intentaré enterarme más.

Habla Ud. de un mundo desacralizado, como si eso fuera bueno.
¿La cosa fue mejor cuando se sustituyó a los curas por comisarios políticos?

No tengo inconveniente en que me quite Ud. el cristianismo, siempre y cuando me ponga algo mejor en su lugar.
No me quite el hábito para dejarme en pelotas, con la que está cayendo.

¿Porque dice “una chica árabe laica e ilustrada”?
¿Que necesidad tiene de incluir la raza?
¿Son más tontos o más listos los árabes?