lunes, febrero 04, 2019

DEBATE: ¿DEBE HABER OBLIGATORIAMENTE UNA FILÓSOFA ENTRE LOS AUTORES DE LA SELECTIVIDAD?

En el pasado noviembre, durante MASFILOSOFÍA2018 realizamos esta Mesa Redonda.
Intervienen:
Laura de Arturo Sotelo
Belén Quejigo
 Daniel Rosende Pereira
Enrique P. Mesa García.
Y agradecer a D. Daniel Rosende su labor de edición para el vídeo.
Y sí, como verán soy la mar de salao...

 


4 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Fantástico Don Enrique! Me he pasado la hora y pico de la charla riéndome. Riéndome y aprendiendo.
Ojala todos los maestros fueran como Ud. Pero de los 4 que protagonizan la charla sólo hubiera confiado la educación de mi hija en Ud.

El objetivo de sus compañeros de mesa, quedó claro, es el adoctrinamiento. A Don Pablo Iglesias cuando le preguntaron en una charla que era lo más conveniente si educación o propaganda respondió “propaganda sin lugar a dudas. Ya educaremos cuando controlemos un ministerio de educación”. Obviamente ni con un ministerio renunciarian a la propaganda, pues la ideología que se intuye, sin tener que ser muy espabilado, en sus compañeros es, como la del Sr Iglesias, fundamentada en los totalitarismos del siglo XX, inconcebibles sin la propaganda como generadora de masas obedientes y como forma de comunicación con el exterior.

Ese es el problema que, imagino, frena la total aceptación de la Filosofía como asignatura. La casi certeza de que servirá para el adoctrinamiento según las quimeras del profesor, como se ha manifestado en la charla, y no para el desarrollo del pensamiento crítico del alumno.

Me sorprendió el interés que manifestaron por Hannah Arendt. Una mujer interesante sin duda, pero el que fuera sionista, exquerida de Heidegger y para colmo autora de “Los orígenes del totalitarismo” donde genialmente rastrea el daño que el comunismo y el nazismo han ocasionado al ser humano y a la civilización Occidental; la hacía mas propia del interés de los fachas que de alguien de izquierdas. También me sorprendió el que dijeran que era una desconocida. Sobre su vida se hizo una película que pasó por las salas y no son muchos los intelectuales que compartan cartelera con John Wayne. En la charla sólo se mienta el libro sobre Eichmann en el que la Sr. Arendt omitió incluir un informe psiquiátrico, presentado como prueba en el juicio, donde se diagnosticaba a Eichmann como “obsesionado con un impulso de matar insaciable y peligroso, que derivaba de su deseo de poder” que “desbanalizaba” su teoría. Eso y su crítica a la incapacidad para defenderse de los judios generó muchas críticas de los israelitas, lo cual imagino que es el motivo por el cual es adoptada por la izquierda actual que adora a los judios antisemitas como Chomsky o Soros.

Usted pregunta, durante la charla ¿Por qué perspectiva de género y no de clase?. Ud ya da la pista en sus magníficas “11 hipótesis sobre el capitalismo”. Ahora el antaño sujeto revolucionario destinado a la trasformacion de la sociedad, el currante, ya no está interesado en cambiar el mundo, sino en cambiar de coche. Así que queda descartada la “perspectiva de clase” por falta de demanda. En 1992, tras la caída del Muro y la Perestroyka y por consiguiente el fin del maná soviético para las repúblicas satélites y abajofirmantes internacionales, en el Foro de Sao Paulo que se celebró en Managua buscaron nuevos sujetos para incorporar a su mito revolucionario y los encontraron en el indigenismo, la ecología, las razas, el feminismo, el movimiento gay,... y otros por encargo, como el islamismo. Todos susceptibles de ser “perspectiva” desde la que dar la clase de filosofía.

De momento gracias a los colegios concertados se puede ir esquivando el rapado de cerebros que campa a sus anchas en las escuelas públicas. Pero cada vez se pone más complicada la libertad de elección de educación para las familias con pocos ingresos.

Casi se me saltan las lágrimas cuando le oigo decir, al final de la charla al hablar de San Agustín, que “... el Cristianismo construyó Occidente...”. Llevo años esperando de Ud. algo así. Por fin....

Muchas gracias por compartirlo.

Un Oyente de Federico

loli loligo dijo...

D. Oyente, de verdad, lo que hay que leerle!!!
Considerar que los centros educativos concertados constituyen el reducto, la tabla de salvación, de la libertad de pensamiento!!... parece un chiste malo, muy malo...cuando precisamente estos centros parten todos del presupuesto "somos mejores y lo ponemos de manifiesto en nuestro IDEARIO" (por tanto adoctrinante) como seña de identidad para diferenciarse precisamente de la "chusma pública"
No tiene más que comprobarlo en cualquier enlace a estos centros, es lo primero que hacen destacar!
En fin...centros que deberían desaparecer. Todo lo que vaya con presupuestos públicos ha de ser ajeno a ideología alguna, y los concertados no lo son. Bien si quiere optar por esa ideología, pero desde otros estamentos, lo privado.

Y en cuanto a S. Agustín, temo que se ha quedado solo con la parte que le "conviene" a su forma de pensar...

Anónimo dijo...

Estimada Doña Loli Loligo. No es mala definición lo de “chiste malo”. Pero en mi situación económico-social pediría que aumentara el título a “chiste dramático”. Para nosotros los servicios sociales públicos son tesoros, además de imprescindibles.

Por eso la instrumentalización política de esos servicios (sanidad, educación, tranporte,...) nos hace más daño que a nadie, no tenemos alternativa. Nos convertimos, constantemente y sin remedio en rehenes de los intereses de cualquier pandilla de iluminados.

Entre todos los servicios públicos, la Educación es el único que nos ofrece un escape a esa instrumentalización.

En el colegio concertado que fue mi hija, San Alfonso en la Calle Mesón de Paredes (Madrid), regentado por las Hermanas de Caridad, compartió clase con musulmanes, gitanos evangélicos, chinos,... en igualdad de condiciones. Mi hija no tuvo que aguantar el que le dijeran que su abuelo que hizo la guerra en las Juventudes Libertarias era mejor que su otro abuelo que la hizo con la Falange en la Quinta del Chupete, ni tampoco lo contrario. Nadie le dijo que “eran los mejores” y mucho menos que los otros son “chusma pública”. Nunca tuvimos que pagar un euro. Pero si que llevamos algún Kg de arroz o lentejas,... para el comedor social, que regentan las hermanas, donde cualquier persona, con o sin papeles, pueda comer bien.

He presenciado como en el colegío público cercano a mi trabajo, sacaban a la calle a los pequeñines de primaria con cartelitos de “PAZ” cuando la invasión de Iraq de 2003. Apostaría a que nadie le pidió permiso a sus padres para la instrumentalización propagandista de sus hijos. Algo así ni se le pasaría por la cabeza a las monjas del colegió concertado San Alfonso.

Digame Ud. que opciones tienen los niños de escapar del adoctrinamiento ario en los colegios públicos catalanes, vascos o gallegos, cuando la estadística dice que el 68% de los profesores son nacionalistas. Ya se lo digo yo, los concertados o confiar en la suerte de que toque un profesor de ese 32% no nacionalista.

Le aseguro que no la miento, ninguno de mis amigos o familiares de izquierda (incluido uno de ellos que es director de un colegio público), la mayoría votantes de PODEMOS, llevaron o llevan a sus hijos a colegios públicos. El criterio para no hacerlo no difiere, apenas, del que tenemos los fachas.

En cuanto al San Agustín de Don Enrique y su “el Cristianismo construyó Occidente” fue un pequeño paso, pero un gran paso viniendo del Sr. Mesa. Ahora estaré atento esperando ese momento cuando en vez de Cristianismo diga Catolicismo (el de Roma y el de Constantinopla) y lo borde.
En un momento de la charla en que se mienta a San Agustín, me pareció entenderle que, el santo, dio paso a Lutero, como si eso fuera algo bueno. Lutero fue un retroceso. Poco tuvo que inventar Hitler que no hubiera escrito antes Lutero. Junto a Calvino y Enrique VIII inventaron las iglesias nacionales, por encargo de príncipes que querían colarse en la fila de los reinados. Dando paso a una de las épocas más horribles del cristianismo en la que las iglesias nacionales justificaban con la quema de brujas y herejes, por su inquisición, el asesinato y apropiación de los bienes de católicos que se negaban a asumir las nuevas doctrinas. Mas del 24% de las propiedades de la Europa central cambió de mano en ese tiempo.

En fin, Doña Loli Loligo, nada me gustaría más que la escuela pública fuera como usted dice “Todo lo que vaya con presupuestos públicos ha de ser ajeno a ideología alguna”. Pero en la charla quedo claro que salvo Don Enrique nadie esta por esa labor.

Anónimo dijo...

(Olvidé firmar el comentario)
Un Oyente de Federico