jueves, junio 29, 2006

PAZ Y RENDICIÓN/1

Primero una nota histórica. A partir de que su derrota parecía ineludible, distintos enviados nazis pretendieron dialogar con los aliados occidentales. La idea era sencilla: se pactaba un armisticio en occidente y se continuaba la guerra con los soviéticos. Pero, los aliados se negaron. Tal vez, entonces, en circunstancias mucho peores que ahora, la paz no era la finalidad última. Había algo más, algo más importante: los nazis deberían desaparecer. O dicho de otro modo: no se pacta con el diablo. Y los nazis eran toda una nación, todo un estado, todo un sistema. Pero eran otros tiempos con menos talante y con más verdad.

Ya está. El presidente del gobierno ha señalado la clave de todo: diálogo con ETA. Y ha señalado, que no se negociará nada político en ella y que se hará, cito textualmente, manteniendo el principio irrenunciable de que las cuestiones políticas sólo se resuelven con los representantes legítimos de la voluntad popular.
No obstante, ya hay prevista una reunión con Batasuna. Y Batasuna no es un representante legítimo de la voluntad popular.
Sin embargo, hay una aclaración oscura pero clara para explicar esto:
La paz es una tarea de todos. La paz será fuerte si tiene profundas raíces sociales, si abarca al conjunto de la sociedad vasca. Hoy entiendo que los partidos políticos, los agentes sociales, económicos, sindicales, deben adoptar acuerdos para ese pacto de convivencia a través de los métodos de diálogo que estimen oportuno, y por supuesto a través de los métodos democráticos para trasladar dichos acuerdos a los distintos ámbitos institucionales.
Obsérvese: a través de los métodos de diálogo que estimen oportuno. Y luego algo más: y a través de los métodos democráticos para trasladar dichos acuerdos. Porque se establece una sutil distinción: por un lado el acuerdo no tiene que cumplir el requisito democrático (ah, la ilegal Batasuna), sino solo su traslación al parlamento (ah, los socios nacionalistas y la inefable, esa inefable y voz de su amo, IU).
Y un poco más adelante algo mejor. Porque cuando Zapatero señala que se mantendrá la Ley de Partidos hace una interesante distinción: se señala la política institucional a la que se le distingue de las relaciones arriba señaladas entre los, autodenominados, agentes sociales. Así, la política institucional debe cumplir la Ley de Partidos (¿hasta cuándo?) pero se eximirá de la misma a los “agentes sociales” pues estos podrán efectuar los métodos de diálogo que estimen oportunos (sic)
De esta forma, la idea del presidente es el doble rasero: por un lado, la política institucional que debe cumplir estrictamente la ley; por otro, la política social de la sociedad vasca –en realidad la política partidista extraparlamentaria- que no conoce reglas.

Pero cualquier político debe ser el enviado, y más cuando el horizonte cultural máximo es Matrix. Así, nuestro presidente –estoy tentado de llamarle cariñosamente presi- nos adelanta algo:
Soy plenamente consciente de que los ciudadanos tienen un gran anhelo de paz y una exigencia de máximo respeto a las víctimas del terrorismo y a sus familias. Como presidente del Gobierno de España, asumo la responsabilidad de colmar ese anhelo de paz y esa exigencia de máximo respeto.
Ya antes, el parlamento catalán recogió el sentimiento de nacional y luego no votó ni el 50%. Pero no pasó nada.
Por cierto, en Madrid hay una calle que se llama Avenida de la Paz: es la M-30. La hizo Franco celebrando los veinticinco años de paz tras la guerra civil.
Por cierto, Kant presentaba una imagen muy ilustrativa de la propia paz perpetua: el cementerio.
Por cierto, tal vez sea el momento de que comience a sonar una idea que la gente calla. Por encima de la paz están la justicia y la democracia. Y cualquier paz no nos vale. Y no es esto por la memoria de las víctimas solamente o por un mero problema constitucional. Hay algo más. Hay una idea de democracia detrás que no consiste en una sociedad sin conflictos sino en una sociedad justa. Y mientras en el País Vasco no se consiga la rendición de ETA y sus cómplices no habrá justicia ni democracia. Aunque podrá haber paz.
Al fin y al cabo ellos ya han llenado los cementerios.

5 comentarios:

Colombo dijo...

Solo apuntar el dato de que nadie ha creido a ZP.

Batasuna solo se ha creido una frase de todo el discurso, lo mismo que el PNV.

ZP ese calzonazos PERMISIVO, ese que nos hundira.

Veremos el fondo.

Francisco dijo...

Don Enrique,

Unas palabras de Sánchez Ferlosio para apostillar su artículo; aplicables a este caso y a tantos otros.

"Lo más sospechoso de las soluciones es que se las encuentra siempre que se quiere" .

Pero se me antoja también pertinente hacer una reflexión acerca del espíritu crítico.

Es bien sabido que la razón fue la diosa benéfica (y a la vez -va en el cargo- sacrificial) de los ilustrados y los revolucionarios del s. XVIII. Tras un (quizá precipitado) mariposeo por internet, advierto que otra diosa, la crítica, enseñorea la mayoría de los blogs que he leído.

Hoy, uno puede ser más o menos inteligente, más o menos agudo, más o menos brillante, más o menos profundo. Pero, si no eres crítico, no eres nada.

Las presunciones que hay detrás de la mayoría de los críticos son francamente idealistas: se asume que la etiología y el diagnóstico señalan la cura, que una revelación del encarcelamiento lleva a la libertad; en realidad, la crítica y la rebelión sarcástica no siempre resultan liberadoras de la cultura sobre la que intenta influir; a veces llegan a debilitarla. Tal como dice Edward Hyde: “La crítica sólo debe usarse como emergencia. Prolongada en el tiempo, es la voz de los encarcelados a los que ha llegado a gustar su propia celda”.

Esto es porque la crítica, por pertinente que resulte, cumple una función casi exclusivamente negativa: es destructiva, sirve para limpiar el terreno; pero la crítica resulta singularmente poco efectiva cuando hay construir algo que sustituya a la hipocresía a la que desacredita.

Cuando afirmo que la crítica es “negativa” no quiero decir que sea mala o perniciosa, ¡todo lo contrario: es imprescindible!; sostengo que su función no es crear, sino destruir. Políticamente, la crítica puede equipararse a esos rebeldes que se levantan contra las dictaduras hispanoamericanas: extremadamente útiles y eficaces para derrocar –destruir- regímenes corruptos; pero lamentablemente incapaces de instituir crear un nuevo régimen más justo. La crítica infatigable acaba tiranizándonos. Ante la crítica permanente, uno termina sintiéndose no solamente vacío sino casi oprimido.

La razón por la que este espíritu cultural dominante es a la vez tan poderoso y tan poco satisfactorio es que resulta casi imposible que la mayoría de los "críticos de guardia" se definan claramente. Cualquiera que tenga la desfachatez herética de preguntarle a un crítico qué alternativa concreta propone termina siendo calificado de ingenuo, de histérico, de mojigato. Eso es lo opresivo de cierta actitud crítica: su capacidad de inhabilitar la pregunta sin sentir el compromiso de una respuesta.

Pero hay (a mi entender) un aspecto mucho más grave de este ímpetu crítico. Recuerdo que hace unos años leí la autobiografía de Elias Canetti. En ella, relata una conversación que mantuvo con Hermann Broch. Éste, tras la lectura de la novela de Canetti “Auto de fe”, le recriminaba a su autor: da la impresión de que no tratas de combatir la estupidez humana; da la impresión de que “castigas” al hombre por su bajeza. Esa es la impresión que acaban causando algunos críticos.

Nada más descorazonador que aquellos que asumen la función de combatientes intachables de la ignorancia, la maldad y la idiotez . Pretendidamente abrumados por ellas, pero íntimamente encantados con su papel de fustigadores de la general estulticia. Ya nos previno Sánchez Ferlosio de la importancia de desenmascarar a aquellos que se regocijan en “cargarse de razón” frente a la burricie humana.

La saludable, la necesaria, la irrenunciable crítica es -ay, sabemos muy bien qué- otra cosa .

(Aclararé -aunque lo considero innecesario- que este comentario no es sólo una crítica de la crítica -sería absurdo, pues se trata de un comentario crítico-: sino también una invitación al pensamiento "constructivo" que ofrece alternativas.

Cuando algo está enfermo o es pernicioso, es necesario saber dónde está el mal. La crítica es imprescindible porque sirve como diagnóstico. Sin embargo, el diagnóstico es inútil si no va acompañado de una terapia y de una cura. Y ahí la crítica es impotente -un enfermo de cáncer quiere saber qué le ocurre exactamente; pero lo que le urge es que le digan cómo puede curar su enfermedad-.

Vivimos en una sociedad enferma en muchos sentidos. Pero sobran diagnósticos y faltan terapias. Sobran críticas y faltan proyectos constructivos.

Sin duda, es más fácil, más cómodo, más higiénico apartarse y mostrar la camisa impoluta -señalando con presunción y desprecio la porquería- que remangarse e intentar limpiarla.

Un saludo cordial.

Don Güevos dijo...

Oiga. Lo felicito por su post. Pero digamos algo más.

EL AMBIENTE:

El ambiente es la gente. La gente común, se entiende. Comprenden poco. Se les engaña mucho. Su poder, individualizado, es nulo, pero sumado, lo es casi todo. Cómo piensan? Pues al gusto franquista-socialista. Ya dijimos. Cuando matan: cabrones, hijosputa y tal. A los cinco minutos, se les ha olvidado. Prefieren la paz a cualquier precio (mejor, que los dejen en paz).

LA EPOCA

Los etarras están (estaban) jodidos. La persecución en toda regla del gobierno anterior los ha dejado escuchimizaos. Además, desde el 11S esto no se ve bien por ahí fuera.

EL GOBIERNO

Con estos dos ingredientes las tres mellizas que dominan la cosa: Rubal-Janli-Pumpido, sabiendo los votos que hay detrás (que es lo que importa) pues marcan el camino que seguirá el obediente ZP.

EL CAMINO

Fácil. Lo importante: que no maten. Que pase el tiempo. Que sea dificil volver. Que salgan a la luz. Que engorden como los de ERC. Que ganen pasta. Lo que sea, pero que no maten, pues cuanto más tiempo pase, mejor que mejor. Y si para eso tienen que ganar la estética, pues que ganen la estéticas. Si hay que decirles que lo que ellos decidan, pues se dice. Lo que sea. Ya los torearemos. Como a los del estatut.

Y no hay más camino.

EL FUTURO

Pues depende. Los etarras saben que les quieren torear. Su fuerza en realidad ahora, no son las pistolas. Su fuerza es no ceder. Sobre todo, porque si ceden, se quedan como una pota en el suelo. Eso lo saben los pastores sociatas. La cosa será ceder poco a poco a cambio de onccesiones con los presos y pseudo-políticas que vayan quedando en nada, vía tribunales, elecciones, presiones empresariales y así. Para que ese derrumbe no sea muy espectacular y diera como resultado una escisión. Los enemigos los veo yo en Francia y en el PNV, pues saben que eso beneficia a España (su rival) y los socialistas (sus únicos rivales). Eso es lo que tienen en la agenda.

RESUMEN

Lo malo, lo peor, es la ausencia de principios, salvo el mero cálculo electoral. Eso, a la larga, destroza cualquier logro. Pero la razón debe buscarse en la gente. La gente común que los vota. La etiología del problema es común al de la educación. Y ya sabemos que, a la larga, pasa factura. Podrán gobernar, pero sobre un desierto de gilipollas. Nosotros, pues que quiere que hagamos, nos aprovecharemos de tanto gilipollas.

jal dijo...

A mí que no me intenten anestesiar con la palabra "paz".

Si entendemos "paz" como solución a un conflicto armado, entonces niego rotundamente que sea necesaria la paz en ningún sitio de España.

Si entendemos "paz" como tranquilidad y ausencia de violencia, entonces la parte de España más necesitada de paz es Madrid, y no el "País Vasco". ¿Acaso no asesinan en Madrid a decenas de personas cada año?

Entonces, prefiero que el Gobierno dedique sus esfuerzos a lograr la paz en Madrid.

A la delincuencia no se la derrota, como no se derrota a la sequía. A la delincuencia se la erradica.

Pedro Pelija dijo...

Mira que hay que aguantar ¡eh!. ¿Cómo puede resultarles tan intolerable que ÉSTE gobierno consiga la paz que otros, que también han buscado, no han podido coseguir?

¡Qué se les ve el plumero, hombre! Todo el día con el micróscopio intentando averiguar cualquier indicio de sospecha de barrunto de suposición de que "se rinde el estado de derecho".

Es patético. Paladines de la integridad y el honor patrio.

Vamos a ver, voy a traladar aquí algunos comentarios escritos en otro sitio, pues volver a escribir versiones nuevas sobre lo mismo, cansa. Disculpen si ya lo habian leído:

"
¿Cómo hacerles entender que de lo que se trata es de acabar con la violencia etarra de una puta vez? ¿A quién quieren engañar con lo de "a cualquier precio"? ¿Qué cojones de precio político ni qué pollas en vinagre?

Miren ustedes, lo de sostenella y no enmendalla, a lo que algunos son tan aficionados, ya nos ha hecho bastante daño en este pais. ¿Quieren sacar punta al hecho de que los socialistas vascos hablen con Batasuna? ¿A que se inicie un diálogo? ¿A que no se adopte una actitud revanchista?

¿Por qué? ¿Para qué? ¿Por el bien de España? ¿Por la memoria de las víctimas?

¡¡Y UNA MIERDA!!

A todos esos, España,los españoles y hasta las víctimas, les importan un carajo. Están que revientan de rabia, rencor, odio y miseria humana por el hecho de que parece que se vislumbra una solución a este enquistado problema y esto ¡con un gobierno de izquierdas! (aunque ligth, todo sea dicho).

¿Son capaces de entender la diferencia entre HABLAR y NEGOCIAR? ¿Qué les molesta? ¿El ofrecer cauces para que aquellos que han apoyado la violencia digan claramente que renuncian a seguir apoyándola, que aceptan las reglas de juego democrático?

¿No les da vergüenza?

Todo el mundo sabe que NADIE, salvo el PP claro, habla de pagar precio político. Todo el mundo sabe que las intenciones del gobierno de turno son buenas (TODOS los gobiernos han tenido estas mismas buenas intenciones, pero no ha podido ser).

Aquí los únicos que PAGARÁN UN PRECIO POLÍTICO serán los del PP.
Los españoles se lo vamos a cobrar. Sí, les costará cara esta (nueva) traición al pueblo. Y yo me alegraré de que no vuelvan a levantar cabeza en muchos años.

El pueblo, la gente, NO ES IDIOTA (el idiota es áquel que se cree que el que no piensa como él lo es de idiota (o gilipollas, Don Güevos)). Todos sabemos y vemos cómo están comportándose estos valientes patriotas con este tema tan trascendental. Y lo pagarán. Vaya si lo pagarán.
Sí, pagarán "un precio político" caro. Y SERÁN LOS ÚNICOS QUE PAGARÁN ALGÚN PRECIO en este asunto.

Y como saben que pagarán caro, preferirían que saliese mal.

¡¡¡Esa y no otra es su idea de patriotismo!!!

Cuando el bajito del bigote paralítico estuvo haciendo lo mismo (pero sin tino) hace unos años, se callaban como putas y ahora mira la que montan.

¡¡¡¡QUE ASCO!!!!

Aquí se trata de arreglar el asunto de ETA y de darse cuenta de que, en otras ocasiones, para acabar con temas tan "enquistados" por llamarlos de algún modo y que tienen, pese a quien pese, un apoyo popular no despreciable hay que saber, como decirlo..., ser "hábil".

Se trata de reconocer que TODOS los gobiernos han tenido contáctos con los asesinos para "hacer algo". Ya cansa recordar lo de Aznar (que, por cierto, fue en este tema la única vez que se puso en disposición de "ser generoso").

Todos los que ahora se llenan la boca diciendo que ZP se rinde, no pueden ser más hipócritas ni desleales. Tal vez ZP no lo haga bien. Tal vez el asunto fracase. Pero si de algo estoy seguro es de que, si ocurre así, al PP le faltará tiempo para echárselo en cara y alegrarse de ello.

Nunca un gobierno había tenido una oposición tan DESLEAL, TRAIDORA Y COBARDE. TAN RASTRERA Y MISERABLE para con un tema tan trascendental y sensible.

Me van a hacer llorar con su "gran preocupación" por el bien de España. Y aún hablan de intereses electoralistas en la cuestión. Joder, que vomito, tú.

Cuando, además, resulta que MUCHOS de esa oposición tan patriota tienen "cuentas pendientes" con la sociedad (¿hablamos de crímenes de algunos peperos aún en activo?) y no sólo NUNCA HAN PEDIDO PERDÓN, sino que disfrutan, Y MUCHO, de ésta nuestra joven y sufrida democracia. Esto es así, guste o no guste.
Pero claro, ya lo dijo aquel: "son NUESTROS hijos de puta".

Para tirar la primera piedra hay que estar libre de pecado. ¿No dicen eso los de misa dominical?
"