martes, marzo 18, 2008

REFLEXIONES ELECTORALES/1: IU Y EL FRACASO

Los resultados de IU solo pueden ser vistos como un fracaso absoluto. Ni tan siquiera la socorrida excusa de la ley electoral, que por supuesto es injusta, sirve de excusa. Porque lo cierto es que entre 1996 (2.639.774 votos) y 2008 (963.040) IU ha perdido un puñado, un manojo, una saca, de votos. E incluso entre 2004 (1.284.081 votos) y estas elecciones ha perdido 300.000 votantes –curiosidad: el partido UPyD sacó en estas elecciones 303.535 votos, sumen y sorpréndanse-. Y no parece claro que la ley electoral, que es injusta pero que se hubieran preocupado de cambiarla en su tiempo, tenga que ver cuando los datos son tan estrictamente cuantitativos y no solo proporcionales. Y por ello, porque la verdad es la desaparición progresiva de IU, cabe una pregunta: ¿por qué?

Efectivamente, la pregunta que debería hacerse IU es por qué ha perdida clientes, perdón: votos. Y para contestar no es preciso recurrir al viejo y ridículo truco de echar la culpa al otro, el tsumani bipartidista en palabras de Llamazares, sino plantearse la causa que ha hecho que el electorado abandone progresivamente, y definitivamente en estas elecciones donde IU ni tan siquiera repite los resultados del desastre del PCE en 1982, el proyecto de Izquierda Unida. O diciéndolo de forma más acorde al actual entramado político: ¿por qué la gente prefiere otra marca o, más crudo, por qué prefiere el tsumani bipartidista frente a la presunta diversidad?

¿Qué ha hecho IU para merecer, y aquí usamos el término con todo su contenido, esto? Durante toda la legislatura presente IU no ha sido sino una especie de mamporrero de ZP: la corte que le ríe las gracias. Ya al final de la última legislatura del PP, Zapatero descubrió un sistema asombroso de ganar mercado: la política de frentes. Basado en una serie de esquematismos elementales tuvo, como siempre en marketing cuando se aprovecha lo simple y ahí está el ejemplo Coca-Cola frente a Pepsi para confirmarlo, un éxito inmediato. La sencilla fórmula de que si no estabas con el PSOE eras del PP produjo un asombroso efecto hipnótico: como las presas que se cuenta, falsamente, quedan hipnotizadas por la serpiente antes de ser devoradas, los partidos ajenos al PSOE quedaron tan asombrados ante la simpleza de marketing que quedaron asimilados, como presas, por la mirada del poderoso depredador. La consigna del cordón sanitario –que no fue la patética ocurrencia de un actor sino la realidad del pacto del Tinell- resultó al final una jugada maestra: el monopolio sanitario por parte del PSOE. IU firmaba su sentencia porque se presentaba a sí misma como un apéndice del mismo PSOE: la coalición de, presunta, izquierdas tenía como función natural pactar con el PSOE. Idea que aumentó en cada elección autonómica al presentase no ya como un partido independiente sino como una especie de crédito al PSOE: nos votáis para pactar con ellos. Pero la naturaleza, decía creo Newton, actúa siempre de la forma más simple y así para votar a IU lo mejor era votar al PSOE directamente y te ahorrabas un paso.

Pero encima, y por si esta ausencia de crítica real fuera poca, la política propia que realizó IU resultó de todo punto errática. Concebida como una especie de confederación de asociaciones y clubes privados, IU careció siempre de un proyecto general. Así, mientras que en el País Vasco se mostraba solícita con la derecha hasta el punto de formar gobierno con ella mientras pactaba al tiempo con los cómplices de ETA en ciertos ayuntamientos (eso se llama coherencia ideológica), en Cataluña defendía los privilegios de una región rica a través de un estatuto que era tan justo que resultaba imposible llevar sus condiciones al resto de las comunidades autonómicas: los pobres deberían fastidiarse. Imposibilitada de defender tanta tontería y deriva nacionalista, IU fue perdiendo el voto de una parte de la izquierda que si bien acusaba al PSOE de falta de política social no entendía que la defensa permanente del privilegio nacionalista fuera la garantía de IU para defender esa misma política izquierdista que echaba en falta. De esta forma, IU se presentaba en España como un hatajo de inútiles políticos sin coherencia: una jaula de grillos. Y lo único que ya le quedaba a IU era la sempiterna crítica a la derecha reaccionaria y agitar el anticlericalismo ramplón para rascar votos: han logrado 900.000 con impasible ademán.

Sin embargo, el grueso del electorado, que puede que no sepa de política pero ya conoce la estrategia del marketing, no cayó en el truco de siempre: un pensamiento dura, un eslogan tiene fecha de caducidad. Así, comprendió que el voto a IU resultaba inútil. Por un lado, porque en política había resultado escasamente crítica con el PSOE hasta el punto de convertirse, en la práctica, en una sucursal del club de fans de Zapatero. Por otro, porque cuando tuvo posibilidad de gobierno, en el País Vasco y en Cataluña, no sólo no hizo política de izquierdas sino que resultó más nacionalista y paleta que los propios partidos nacionalistas. De esta forma, se mirara como se mirara era absurdo votar a IU: desde su derecha porque para eso se votaba al PSOE; desde su izquierda, porque IU no era sino un PSOEde pacotilla. El tsumani bipartidista pues no se llevó a IU, sino que fue la ineficacia de sus dirigentes y el seguidismo a la política del PSOE lo que hizo que un grupo, sospechamos que más bien escaso, votara para eso al PSOE mientras que otro decidiera votar a UPyD que, ya tan de izquierdas como IU, al menos había mostrado cierta sensatez en su programa.

Pero, ¿cuál será el futuro de IU? La solución es simple: no hay futuro. Por un lado, un PCE absolutamente pasado de la historia y cuyo única riqueza es la sempiterna falsificación histórica de la lucha por la libertad lo único que pretende ya es una jubilación cómoda para sus dirigentes; por otro, la mayoría de los integrantes de IU, al tiempo, acabaran como corriente, en el mejor de los casos, en el PSOE buscando cambiar desde dentro, infructuosamente, lo que no han sabido cambiar desde fuera. Se trata de una lógica del mercado: el tendero deja su paso al centro comercial.

10 comentarios:

POCHOLO dijo...

¿Qué ha hecho IU para merecer este descalabro electoral?

Le contesta Pedro Luna Antúnez, dirigente del PSUC.

"Es primordial realizar un análisis objetivo del retroceso electoral. Las razones son muy diversas y algunas de ellas han sido examinadas ampliamente. Ley electoral y bipartidismo especialmente."
"Pero nos estaríamos equivocando si las excusas fueran exclusivamente la ley electoral y el férreo bipartidismo. Obviamente, la dirección de Izquierda Unida es responsable del derrumbe. En primer lugar, la propia gestión política en los últimos cuatro años ha sido decepcionante, apoyando parlamentariamente al PSOE a cambio de nada, véase presupuestos generales o canon digital. Ello ha acentuado la sensación que tenían muchos de los votantes tradicionales de Izquierda Unida de que no se estaba realizando una oposición real y de izquierdas. Por otro lado, uno no entiende como Izquierda Unida se empeña tanto en Cataluña como en el País Vasco en ser más nacionalista que los propios nacionalistas."
"Tampoco se ha gestionado de la manera más idónea la división interna que ha padecido la organización. No lo hizo bien Gaspar Llamazares en la quiebra de "EUPV" y menos aún en la expulsión injustificada de tres miembros de la Permanente Federal tras ganar las primarias."

"Y en el transcurso de la campaña electoral Izquierda Unida no ha sabido combatir el bipartidismo y crearse un espacio político propio. Lo del "Second-life", el Gaspi y los videos de "I love IU "no ha funcionado. Eso son zarandajas de universitario listillo que no llegan a los votantes y menos aún a los trabajadores, a los que se supone representamos."

"Hoy en día, los votantes de Izquierda Unida son una capa selecta de la población: un primer bloque formado por universitarios concienciados políticamente, un segundo colectivo de votantes que se sitúa entre los 30 y los 45 años, profesionales liberales en su mayoría y por último, los votantes históricos del Partido y de Izquierda Unida que proceden de la lucha antifranquista y del sindicalismo de clase. Si exceptuamos a éstos últimos, diríamos que el perfil sociológico del actual votante de Izquierda
Unida es incluso algo elitista."

Para Luna otro de los motivos del fracaso son las divisiones existentes dentro de la coalición: "En Cataluña, la coalición "ICV-EUiA" ha perdido 1 diputado y cerca de 55.000 votos. ICV con su política del avestruz hizo la campaña electoral justa y necesaria para garantizarse sus dos diputados. Pues bien, se quedaron en uno. Eso es lo que pasa cuando sales a empatar el partido, que lo acabas perdiendo. Pasa que nadie se cree la coalición, que existen demasiados recelos, que mientras ICV hace campaña con EUiA en Cataluña, en Valencia hace campaña con Isaura Navarro. Y pasa que ICV no se entera cuando tras la derrota afirma que hay que modernizarse. Eso qué quiere decir?. ¿Que el futuro pasa por ser ecosocialista de fino paladar y por una "boutique" de Adolfo Domínguez?"

¿Cuál será el futuro de IU? Para Luna el futuro pasa por "abrirse de nuevo a los trabajadores y retomar el hilo rojo de la formación como eje central de su programa político."

Para mi, para POCHOLO, IU no tiene futuro porqué es incapaz de seguir las sugerencias de Luna.

POCHOLO dijo...

El problema de IU es que existe un total divorcio entre la élite que dirige el partido y la clientela electoral a la que dice, o quiere representar. Como todos los partidos del actual sistema político es una plataforma electoral, una máquina que aspira a dar trabajo y promoción personal a la élite dirigente cada cuatro años. El sistema falla claramente cuando el partido aspira a vender su producto a los sectores más desfavorecidos de la sociedad. Precisamente, a los que el actual sistema castiga más duramente y los que desconfían más, no exentos de razón, de promesas incumplidas. Como dice Mesa, tal vez no entienden de política pero si de "marqueting", por otro lado, dejando de lado las promesas la gestión de IU es deplorable empezando por no tener principios sólidos ni un corpus ideológico coherente, lo que lógicamente se nota en su política de pactos y en su gestión del día a día, en la cual por ejemplo en el caso catalán del inefable Francesc Baltasar, deriva en una política claramente conservadora y que castiga a la propia base electoral del partido. No hay rigor ni interés más que en defender las poltronas y los sueldos conseguidos. Esta gente no puede conectar con los que se levantan cada día a las 5 de la mañana para ir a currar. No tienen ni puta idea.

Yo les recomendaría que pidiesen la afiliación al PSOE o al PP. Al menos, harían menos el ridículo y estarían en el espacio político que les corresponde por sus actos y su manera de actuar. Por supuesto, pido perdón a los militantes del PP o del PSOE que pudieran ofenderse, justamente, por esta mi sugerencia. Supongo que les molestaría ver sus partidos invadidos por esta pandilla de oportunistas.

En fin, good bye IU.

PD: jodase don Gordo.

surco dijo...

De acuerdo contigo pocholo y lo que más delito tiene es que tienen " nicho natural" de mercado, máxime con una crisis como la que tenemos a las puertas. No hay peor ciego que el que no quiere ver. Aún así no me cabe en la cabeza que tiren la muñeca al río....aunque eso puede que sea problema mío, nunca he sido capaz de comprender del todo la estupidez humana.
Nota: Perspectiva de un tío de izquierda

POCHOLO dijo...

No se preocupe D.surco, hay que ser positivos IU deja su espacio político huerfano y por tanto, puede ser ocupado por una nueva formación que defienda de verdad los intereses de los asalariados. Cierto es que en el actual sistema capitalista esto es cuando menos improbable. No obstante, la desaparición de esa opción política puede contribuir a aumentar la presión a la cual las clases altas someten al resto. Cierto es que queda recorrido, pero... A más opresión más posibilidades de cambiar las cosas. Recuerde la máxima: "Nada tiene que perder el que nada tiene"

Anónimo dijo...

MANIFIESTO POR LA REFORMA DE LA ACTUAL LEY ELECTORAL

Reforma Ley Electoral

Un cada vez más extenso grupo de ciudadanos considera una urgente necesidad democrática reformar la actual Ley Electoral.

No es de justicia que a Izquierda Unida le cueste cada escaño 481.520 votos y a UPyD 303.535 votos mientras que al PNV le cuesta solamente 50.541, a Nafarroa Bai 62.073, al PSOE 65.470 y al PP 66.470 votos. No es equitativo que IU, tercera fuerza política en número de votos obtenga 2 escaños con 900.000 votos y UPyD, quinta fuerza política con 300.000 alcance únicamente 1 asiento en el Parlamento mientras el PNV con 300.000 votos consigue 6 diputados.

Este sistema adultera la voluntad de los ciudadanos emitida en las urnas, escamotea la representatividad y proporcionalidad de un sistema multipartidista como el español y burla el deseo de gran parte de los votantes que observan como su voto no vale nada en virtud de una Ley Electoral caduca.

Por tanto:

Exigimos a las dos grandes formaciones políticas españolas una profunda reflexión sobre el tema desvinculada de sus intereses partidistas, coyunturales y electorales.

Reclamamos que escuchen las voces que se alzan en la sociedad representando a una mayoría deseosa de un cambio que permita que el voto de todos los ciudadanos tenga el mismo valor.

Demandamos una reforma de la actual Ley Electoral, por injusta y alejada del principio "Un ciudadano, un voto".
http://reformaleyelectoral.blogspot.com/


POR UNA REFORMA DE LA LEY ELECTORAL.

UN CIUDADANO, UN VOTO.

Enlázanos desde tu blog/web a través de nuestro banner.

Envíanos la URL de tu blog/web para añadirte a la lista de enlces que apoyan la reforma de la ley electoral a través de un post o de nuestro correo electrónico.

Nota: este comentario, originalmente situado por su autor en el artículo dedicado a Jesús, ha sido trasladado aquí por considerar que su contenido era más adecuado en este luegar.

Don Ricardo dijo...

Me parecen muy oportunas las críticas, ya que muchas de ellas la sostengo yo mismo. Y asumo además la parte de responsabilidad que me toca, que es poca, pero seguro que algo pillo. Lo que no entiendo es el tono crispado de Pocholo que se dirige a mí personalmente con ese "jódase" que implica una gran miseria personal, ya que se alegra del mal ajeno. Así que no tengo más remedio que decir, y le ruego a don EP que no censure este mensaje, que don Pocholo es, lisa y llanamente un hijo deputa, con todas las letras y todas las palabras.

Anónimo dijo...

Enhorabuena por su análisis, Don Epé, aunque no debiera darla, teniendo en cuenta lo elemental de dicho análisis.

Y tiene razón: No hay futuro. O mejor dicho, sí que tiene: desaparecer por uno de estos dos métodos, a saber:

-Seguir más o menos igual, como haría Don Ricardo, esperando a ser definitivamente fagocitados por el PSOE (auguro en el futuro un espacio para el propio Don Ricardo en el PSOE. Y si no, al tiempo)

-Pasando directamente y sin complejos a ser un partido antisistema radical, como pretende Don Pocholo, en busca del voto disgregado del Partido del Cannabis, del antitaurino y de la Plataforma Okupi-botellón. Este segundo método será mucho más rápido y se evitarán ustedes muchos disgustos.

Con respecto a la batalla dialéctica entre ambos camaradas no me queda otra cosa que recomendarles que jueguen ustedes más al pádel, noble y exquisito deporte, y dejen la angina de pecho poara dentro de unos cuantos años, que al fin y al cabo, oigan, que fuera de este inframundo en el que cohabitan, esto, sinceramente, no le importa a nadie un pimiento.

Sabiopelotas numbertwo

Sabiopelotas numbertwo

Don Ricardo dijo...

Don Pelotas, yo no sé, porque no soy brujo, lo que va a ser de Izquierda Unida. Lo que sé es queni en el PSOE hay sitio para mí, ni yo voy a acabar en semejante lugar.

POCHOLO dijo...

Vaya, me ignora en su blog y me insulta en Chez Mesa. Muy bien. No me rebajaré a su nivel tratando de puta a su madre.

Hace años que nos conocemos D.Gordo. Usted se define como una persona de izquierdas que milita en IU. Además, usted ha hecho campaña a favor de IU desde que abrió su blog.
Usted lee "Si es que a esto se le puede llamar vivir".
Pues bien, como hasta el lunes en "A sueldo de Moscú" ha pasado de contestar mis críticas a IU, yo inserte mi simpático "jódase" aquí.

Mire no negaré que sea usted buena persona. Lo es, pero a pesar de que siempre ha publicado mis mensajes e incluso mi crítica a Treball y de que siempre me ha defendido en su blog de los ataques de otros de sus asiduos. No puedo callar. Que IU sea una mierda me afecta y no sólo me afecta a mi, le afecta a usted y afecta a muchísima gente.

Mire usted, cuando fui a la reunión de la asamblea comarcal del Vallés Occidental Nuet nos pidió el voto y nos pidió que hicieramos campaña en el trabajo, en la familia y con nuestras amistades. Yo no lo hice, no me gusta engañar a la gente y menos con conocimiento de causa.
Usted sabía que IU es un partido poco democrático, que los cuadros miran básicamente por sus intereses y que ni tan sólo tienen un corpus ideológico coherente. Lo sabía porqué usted mismo lo ha reconocido en sus últimos posteos sobre el tema. Además es militante y conoce a dirigentes muy de cerca. Pues bien, a pesar de saber que son unos sinvergüenzas usted los ha apoyado todos estos años.

Mire, yo he defendido a IU en el pasado pero yo nunca había estado entre bastidores hasta hace un par de meses.

En todo caso, contestaré a su pregunta: IU me ha decepcionado y usted me ha decepcionado. Sobre todo cuando callando me daba toda la razón y después cuando ha reconocido esas críticas en sus escritos. Porqué usted conscientemente, me ha estado engañando todos estos años. De ahí, mi animadversión hacia su persona.

Tal vez sea un miserable, lo soy porqué gano unos 1200 euros al mes. Pero usted es un hipócrita, un embustero o un imbécil. Y ya puestos a ser como usted yo prefiero ser un miserable.

A cascarla.

Don Ricardo dijo...

Se equivoca, don Pocholo: yo además de un imbécil y todas esas cosas que dice en su último comentario, soy un cuadro de IU. uno de esos que dice usted que estamos corruptos. Pues bien: yo no lo estoy, ni lo he estado nunca, y lo que he hecho siempre es defender aquello en lo que creía. A veces, la realidad se manifiesta de manera drástica, y pone en evidencia cosas que quizás para algunos estaban muy claras. Suerte que tienen. El caso es que en esas ocasiones, los que somos más bien obtusos es cuando nos damos cuenta de que en algún momento del camino nos desviamos. Y es lo que me está pasando a mí, y les está pasando a mucho.

En efecto, que IU sea una mierda le afecta a usted, me afecta a mí y les afecta a muchos. Comparto alguna de sus críticas y otras no. Pero eso no le da a usted licencia para pasar de la crítica política a la personal.

Es que sencillamente no viene al caso.