viernes, abril 11, 2008

CUENTO CHINO

China tiene 1.300 millones de habitantes, según las últimas estadísticas. Es una dictadura terrible. China ha sido apoyada por la UE y EEUU sin lugar a dudas. La izquierda tradicional apoyó y comprendió al asesino de masas Mao Tse Tung sin fisuras al tiempo que criticaba al criminal Franco, vaya usted a saber por qué. Debía ser cuestión de matices: todos los chinos se parecen así que, como contaba Gila, Mao siempre mataba al mismo y no era para tanto.
Humor amarillo, sin duda.
Luego, cuando el partido comunista chino decidió convertirse en un Consejo Administrativo de la gran empresa made in China, todo occidente respiró feliz: sólo si el 10% de la población de aquel país tenía acceso al consumo generalizado serían 130 millones de consumidores vírgenes, según las últimas estadísticas. Y las vírgenes, a qué engañarnos, ponen.

El Dalai Lama es un personaje pintoresco, seamos educados. Se considera a sí mimo la reencarnación de Buda. Eso lo dice, pongamos por caso, Rappel y le linchan; lo dice un tipo con túnica y la gente observa asombrada su, ¿cómo es?, sabiduría. Debe ser algo así como respeto a otras culturas.
O el respeto a la barbarie.
El Tíbet tiene casi tres millones de habitantes. Me importa poco su independencia, me importa mucho su democracia. No la tiene, como China.

La UE nunca, que uno sepa, ha dicho nada contra China hasta que ha estallado la crisis del Tíbet. 1.303 millones de habitantes, según las ultimísimas estadísticas, pero chinos no merecían tal atención. Los juegos se iban a celebrar en Pekín desde el 2001 y nadie había anunciado boicoteo alguno. Pero ha pasado lo del Tíbet y la buena conciencia occidental ha salido con pancartas: Freedom from Tibet (Libertad para el Tíbet) Y todos los jerifaltes de la UE hablan de boicoteo. 1.300 millones de chinos bajo una dictadura no importaron tanto: son del todo a cien.
La tienda de los chinos.

Cuando yo era pequeño había chistes de chinos. Y uno decía, más o menos, que hay cien millones -o doscientos, o trescientos, o quinientos, o mil- de chinos orinando en la Gran Muralla China y se acerca un chino y pregunta si él también puede mear.
Y le contestan: tú no que salpicas.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

El Dalai Lama es considerado por sus seguidores como una emanación de Avalokitesvara que es el Buda de la Compasión. El se considera a si mismo como un simple monje.

Ponganos por favor, un enlace a esa fuente de la que ha sacado usted que el DL se considera a si mismo eso que usted dice que el se considera.

Un Oyente de Federico dijo...

La izquierda jamás ha condenado nada que no este relacionado con USA o Isral.
Ahi tiene Ud. Darfur. o, no hace mucho, el genocidio de Pol Pot entre otros, como muestra, de la crítica dirigida y subvencionada que practica la intelectualidad de izquierdas.

¡Tibet Free!, si, pero de la dictadura comunista y de la teocracia tántrica.

Hace años, tras haber picado con “El tercer Ojo” escéptico pero con gustillo por lo exotérico, compre en el Rastro “El BardoThodol (El libro tibetano de los espiritus del más alla)” traducido y anotado por Juan B. Bergua. En el libro venía precedido por “El libro de los muertos (De los antiguos ejipcios).

Lo que me inpactó de este libro, no fueron los ladrrillos casi intragables de los textos misticos que anunciaban sus títulos, sino las “noticias preliminares” que el autor/traductor incluía en la edición.

En ella explicaba el por que tradujo “El Bardo Thodol”. Toda una historia romantica que se inicia el año 1911 en Paris. Donde el joven Juan, es enviado por su padre, librero con librería en la calle Preciados de Madrid, para estudiar.
Alli conoce a Bharati una tibetana de la que se enamora. A través del relato de su romance, nos va describiendo, durante casi 100 páginas, el Tibet de principio de siglo XX, el que invadieron los chinos. Una teocracia, cruel y mísera como todas las teocracia.
Su relación con Bharati, termina cuando esta es reclamada para volver al Tibet, porque su tía la abadesa del monasterio de Yamdok, se está muriendo y ella esta destinada desde niña a ser la nueva Dama Lama, avatar de Dordji Fagmo, primera de las divinidades femeninas del panteón tántrico, es decir, diosa ella misma y tercera autoridad religiosa del Tibet, después del Dalaí Lama y del Tachi Lama..

Desde entonces me aficioné tanto a las “Noticias preliminares” que me compré casi toda lo editado por EDICIONES IBERICAS,
Gracias a los retazos de sus vidas que los hermanos Juan y José Bergua (fundadores del ¡Partido Comunista Democrático! durante la 2ª República) en las “noticias preliminares” de sus libros, en mi casa, aparecieron en las estanterias por primera vez, los nombres escritos de Espinoza, Sokrates, Arentino, Abentofail, Schopenhauer, Ovidio, Maquiavelo…

Don Enrique, el camino que me condujo a su blog se inició en el Tibet

Enrique P. Mesa García dijo...

D. Anónimo, pues con gusto le complazco. Observe usted como el Dalai Lama cree en la reencarnación y, qué progre, en la igualdad:aquí Igualmente, si lee con detenimiento, como a la vista de sus conocimeintos sin duda hará, el artículo muy interesante de la wikipedia, verá como la idea es que el dalai lama no es un munje más sino alguien especial por reencarnación. Y de hecho en la noticia antes consignada él así lo reconoce al señalar que sería por reencarnación.
Y, por supuesto, a eso yo le llamo actitud supersticiosa.

Anónimo dijo...

Para usted la idea de la reencarnación es supersticiosa, muy bien. Pero el DL no se considera a si mismo eso que usted dice que se considera.

Iosepus dijo...

El eslógan de marras es "Freedom FOR Tibet". Si dices "Freedom from Tibet" parece que además de ser la cuna del Buda reencarnado, es la cuna de la libertad, lo que tampoco parece el caso.

Saludos japoneses.