martes, junio 10, 2008

MATARIFE

Por lo visto, el otro día, un asesino de toros mató a los suyos con elegancia sin igual. Siempre debe resultar bonito para ciertos individuos provocar sufrimiento de forma estética.

Pero eso no evita que sea sufrimiento.

No tengo tiempo hoy, ni en toda la semana porque corrijo selectividad, de entrar en el tema de esa barbarie que son las corridas de toros. Pero intentaré hacerlo pronto. Porque no es eso cultura.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

A mí, que soy vegetariana, siempre me ha llamado la atención que los amantes de los animales suelen tener pocos remilgos con los seres humanos.
Un saludo:
Valeriana G.

Lucas dijo...

¿Está mal pinchar animales en el lomo, echarles picante en los ojos, después cortarles las orejas cuando ya casi no ven nada, mientras otros seres nos alientan a hacerlo con mas exactitud y rapidez?.
Diría que si, al menos antes el pan y circo era para la "plebe inculta".

Eloy Garavís dijo...

Olé a lo dicho por Valeriana G.Creo que ya va siendo hora de perder la razón.
Salud.

odradek dijo...

yo es que soy del frente de liberación vegetal. las plantas son bonitas, leales, hulen bien, decoran cualquier lugar donde hermosean sus hojas y pétalos y nunca molestan. algunas curan enfermedades y otras, como las setas mágicas y los cactus enteógenos, propician interesantes viajes por la mente para los amantes de la psiconaútica.

de hecho no como vegetales ni piso nunca la hierba. a veces me tumbo en el suelo como un sioux para oír crecer el césped y en tal contemplación me deleito y me abandono. Amo la arcadia, et in Arcadia ego gozo mi unión con Natura.

en cambio los animales apestan, dan la lata, cagan la hierba (qué crueldad) y algunos muerden, arañan y transmiten enfermedades.
por eso sólo como alimañas y nunca mataría una tierna acelga ni un cogollo tudelano para satisfacer con crueldad mis caprichos alimentarios. del canibalismo no soy partidario porque los seres humanos, las ratas y los perros me dan demasiado asco como para comérmelos, exceptuando a un reducido porcentaje de mujeres mayores de 18 y menores de 50 años.

de mis congéneres odio más a los vegetarianos y respeto apenas a los veganos y a los que se alimentan de plantas muertas como el trigo seco o de frutas, aunque provocar el aborto de tantos arbolicos y melonares me resulta pelín anticristiano y muy cruel. pero hasta ahí concedo y condesciendo.

estoy de acuerdo con Mosterín y los animalistas en que habría que mejorar el status de los animales no humanos ya que en verdad se parecen desgraciadamente mucho a nosotros, por lo que es injusta muy injusta su indefensión legal. Salvo en África, Suramérica y sitios así donde los animales no humanos y los humanos comparten status jurídico y existencial, en otras partes la segregación animal es muy muy injusta.

en cuanto a los toros, no sé, un poco crueles sí que son, pero no mucho más que las condiciones de vida de tantos mileuristas o la esclavitud consentida de los sinpapeles. sin ir más lejos.

además, como los nacionalistas catalanes son antitaurinos, tendré yo que defender la fiesta no vaya a ser que alguien piense que algo tengo que ver con esa gentuza aberretinante. hasta ahí podíamos llegar.
la mística cristiana también es muy cruel (no digamos la judía, que es la madre del cordero monoteísta y totalizador) y se regodea en el dolor -no como la islámica, donde los alegres derviches bailan y bailan adorablemente hasta desfallecer- por lo que desde mi caridad cristiana prohibiría antes determinadas órdenes y procesiones, que no todas, que el divertimento de los bóvidos.

ya en lo que es la fiesta en sí, no me gustan los encierros ni las touradas portuguesas, ni esa moda moderna y chandalera de los recortes, que es una horterada: estas amenidades tienen mucha menos potencia estética que una buena corrida, sea de toros o de vaya usted a saber y gustar.
de los toros, lo que menos me gusta, son los animales que van a ver los toros.

odradek dijo...

mi comentario antisionista se ha perdido en el vacío? ha sido censurado? qué ha sido de mi pobre comentario?

Un Oyente de Federico dijo...

Las corridas de toros si que son “cultura” como el futbol, o no, dependiendo de lo que se entienda por cultura.
Lo que seguramente no es es civilizado.

Contemplar como se tortura a un ser vivo, por mucho arte que se le quiera aplicar a esa acción, no debería de ser placentera para ningún otro ser vivo.
Pero la realidad demuestra todo lo contrario.

Hace unos días me pasaba un compañero un estudio (JUAN CARLOS ILLERA,DIRECTOR DPTO. FISIOLOGÍA ANIMAL DE LA UNIV. COMPLUTENSE «El toro no tiene recuerdo ni sensación de dolor»), sobre la segregación de endorfinas del toro durante la corrida, que venía a decir que este no sufría.
Puede ser que se cierta, durante una pelea no duelen las hostias, la naturaleza nos dota de recursos para afrontar incluso la muerte y entra dentro de lo posible que el toro sienta esos momentos como si se hubiera metido un chute de heroina.
Pero aún dando por bueno ese estudio, sigue siendo espeluznante es saber que miles de seres racionales han pagado por contemplar como divertimento, la tortura de un ser vivo que no quiere morir y trata de impedirlo.

Soy un animal omnívoro que come carne de otro ser vivo y no tengo ningún interés en dejar de serlo, pero no disfruto con el sufrimiento de la presa, como no lo hace ningun otro depredador.
Y me alegro de vivir en una sociedad que hace leyes, que evitan, cada vez más, el sufrimiento de los animales en los mataderos y en las granjas, en tanto que los científicos consiguen producir carne por cultivos celulares. para el consumo humana. Aunque tengamos que olvidarnos de los “pata negra”

Pero aun estando en contra de las corridas de toros, peleas de perros… y todo lo que supone diversión a costa de hacer sufrir a un animal, todavía me quedan dos dedos de frente para rechazar el que los antitaurinos llamen asesinos a los toreros e incluso banalicen el Holocausto acusándolos nazis.
Y me asombra lo calladitos que están estos vociferantes antitaurinos, con la excepción ¿? que se ha hecho de la ley, para consentir el sacrificio “halal” a los musulmanes, con el que la agonía del animal se prolonga mucho más tiempo que durante una corrida. Ahí no hay endorfinas ni posibilidad de que el animal luche, muere desangrado.
¿Que vacuna tienen los musulmanes que les protege del virus de la progresía?

odradek dijo...

si matamos un cerdo en castilla la vieja lentamente y gota a gota a gota para aprovechar hasta la última gota de sangre porque nos gusta la morcilla, sólo respetamos una tradición centenaria y muy sabrosa.
si lo hacen los moros, es un genocidio.
putos moros. estoy empezando a cogerles un asco... son nazis, matan corderos con cruel regodeo y encima de vez en cuando se les va la mano y ya puestos matan un judío, especimen de la raza elegida (por jehová dios y por el capitalismo internacional, que no es moco de pavo) y ya se sabe que quien mata a un ser humano -si es judío o cristiano, o sea no si es un moro mierda subhumano- mata a toda la humanidad.

por cierto, no sé si sabe este tolili que los judíos integristas son la gente más racista que existe y no sé si les gusta matar bichos pero con las personas tienden a no cortarse.

por cierto que el halal islamita, el chivo expiatorio de los judíos (anda, si los inofensivos judíos también matan bichitos!) y la simbólica cristiana del cordero de dios (que no es sino una mutación del mismo rito) tiene su origen en Babilonia, cuna de las culturas semíticas.

cómo está el mundo, ayyyyy, cómo está el mundo.

eso sí, a los asesinos de plantas nadie les critica ni por asomo, mecagüen.