lunes, octubre 19, 2009

HACIENDO (pequeña) HISTORIA: ASOCIACIÓN DE PROFESORES DE FILOSOFÍA

Es Shakespeare, sin duda, un autor imprescindible. Alguien capaz de emocionar y de hacer reflexionar. Alguien, a su vez, capaz de escribir esas frases que cualquier otro hubiera deseado haberlas hecho suyas. Son tantas que abruma su número. Y cada una para cada momento de la vida, pero de la vida real y no del simulacro. Nuestro destino no está en la estrellas, sino en nosotros mismos que no somos más que esclavos, dice Casio a Bruto en Julio César.

El otro día, el sábado por la mañana, un grupo reducido de profesores de Filosofía, de la enseñanza pública y de la privada y entre los que me encuentro, decidió dar sentido a esa frase. Y hacer una Asociación de Profesores de Filosofía. Los motivos son varios, pero si me permiten citaré mejor su estatuto para explicarme. Y en él señalan que sus fines son:


a) La defensa de la existencia de materias relacionadas con la especialidad de Filosofía en cada uno de los cursos de Bachillerato y en, al menos, un curso de la ESO. Dichas materias deberán tener un carácter obligatorio y global para cualquier modalidad de dichos estudios.
b) Que dichas materias cuenten con un contenido curricular académico y científico reconocido, huyendo de cualuier particularidad o sesgo determinado ya sea político, social, religioso o de cualquier otra índole y que pudieran convertirlas en elementos de adoctrinamiento.
c) Que dichas materias se ejerzan con una carga lectiva horaria semanal relevante y suficiente para cumplir sus fines.
d) Que los profesionales de la especialidad de Filosofía, tanto en la enseñanza privada como especialmente en la pública, ejerzan la función para la que han sido preparados que es cubrir la docencia de su especialidad y no servir de remedio para cubrir otras docencias que requieren, a su vez, profesionales debidamente formados.
e) Que los alumnos reciban una docencia de alta calidad, con una preocupación por parte de los profesores por sus necesidades, que les ayude no solo a superar el curso de una forma administrativa sino sobre todo a aprender.


Reunirse un sábado es duro. Todo el mundo tiene algo que hacer. Precisamente, por eso nos reunimos ese sábado: porque hay algo que hacer. Y, sencillamente, por eso nos seguiremos reuniendo.

Si usted que lee esto es profesor de Filosofía, puede que le interese informarse. Con gusto le daré dicha información.
Si usted que lee esto no es profesor de Filosofía sepa perdonarnos. Pero, tal vez, tenga hijos o familiares en edad escolar y le gustará saber que aún hay gente rara que se reúne por la educación.

Sí, hay gente rara. Y gente tan rara que busca hacer eso que hay que hacer y no sitúa sólo la culpa de su situación en las estrellas.

5 comentarios:

Un Oyente de Federico dijo...

Tengo una hija ya “educada” pero quizá tenga nietos y me gustaría que cuando fuera a la escuela se encontrara con maestros como Uds.

Si hace tiempo me hubieran dicho que del “sentido común” sólo quedaría un pequeño rescoldo custodiado por “gente rara”, me hubiera parecido increible.
Hoy lo que me parece increible es que todavía quede algo de el.

Espero que tengan éxito y su iniciativa prospere.

odradek dijo...

... y cómo piensan afrontar el punto b) ? como enunciado suena muy bien pero en el plano de la acción, la performance o la praxis...

Anónimo dijo...

A mí, todo lo que dice en esta entrada me parece estupendo... Pero creo que lo que más les preocupa es que se convoquen más plazas para profesor de instituto; ¡la vida del filósofo en paro es complicada!

Irene dijo...

El ánimo que impulsa esta iniciativa por supuesto que es recuperar horas porque creemos en lo que hacemos y en esta materia. Si con ello se aumentan plazas muy bien, pero siempre serán limitadas. Lo que de verdad nos importa es una calidad de enseñanza y luchar por lo que creemos. Además, la mayoría de personas que está en esta asociación ya tiene plaza, aunque no sea mi caso.

Enrique P. Mesa García dijo...

D. Odradek: una cosa, como usted sabe, es el currículo oficial y otra la forma de dar clase de determinado profesor. Para la segunda, y cuando se salte la ley, está la inspección educativa. Pero para la primera está la presión social y esta asociación es parte de ella.
D. Anónimo: como muy bien ya le ha respondido Dña. Irene, no es prioritario de esta asociación que haya más plazas, pero sí resultaría esto como consecuencia lógica de lograr los puntos a) y c).