viernes, febrero 05, 2010

UNA PREGUNTA (social) SOBRE LA REFORMA LABORAL

Estaba yo, que soy así, leyéndome el documento que el gobierno ha dado a sindicatos y empresarios (ahora creo que les llaman empleadores) sobre la reforma laboral que propone y de pronto -en II,1- me encuentro con esto:

Está comúnmente admitido que la contratación temporal ha sido, desde hace ya veinticinco años, la fórmula mayoritariamente utilizada por las empresas españolas para obtener flexibilidad. De hecho, el recurso excesivo a la temporalidad ha impregnado nuestro sistema de tal forma que ha reemplazado la utilización normalizada de múltiples instituciones laborales tales como los períodos de prueba al inicio de las contrataciones indefinidas, la contratación a tiempo parcial, los contratos formativos o las medidas de flexibilidad interna que, como es fácilmente constatable, son empleadas en nuestro país de forma significativamente más reducida que en los países de nuestro entorno europeo.

O sea, que las empresas han estado realizando un, por ser suaves, fraude de ley. ¿ Y qué ha hecho durante veinticinco años la inspección de trabajo? -esto es la pregunta-

Y otra cosa más -esto es una adenda-. Si resulta que es cierta la hipótesis que presenta el mismo gobierno y efectivamente la patronal ha abusado de la contratación temporal para negar derechos, ¿qué podemos esperar si Díaz Ferrán, un tipo cuando menos no recomendable, dice salir contento?

Pero hay una tranquilidad: tenemos sindicatos independientes.

8 comentarios:

POCHOLO dijo...

Mire don EPe, el PSOE es un partido socioliberal y las políticas que defiende son políticas de centro-derecha. Ello es así, nos guste o no nos guste. Lo que está haciendo ahora el PSOE es en cierta medida lo que se puede esperar de él. En este sentido le recomiendo a usted un texto de Juan Torres que viene a explicar el momento actual de una manera muy clara.

http://www.fundacionsistema.com/News/ItemDetail.aspx?id=2144

Respondiendo a su pregunta le diré que los que somos asalariados no podemos esperar nada bueno. Sólo un recorte de derechos y por tanto un empeoramiento de nuestra calidad de vida para que unos cuantos se aprovechen para ganar mucho más dinero.

Por cierto, F.G. recibirá 80 millones de euros por su jubilación.

http://www.publico.es/dinero/292080/francisco/gonzalez/pension/millones

Mientras parece que falta dinero para abrir escuelas para la chusma.

http://www.publico.es/espana/291835/escuelas/suspenso

En fin, habrá que salir a la calle.

Don Güapo dijo...

Mesa, se va por los cerros de Úbeda.

Que ni la temporalidad ni el despido son los problemas. Los contratos temporales se utilizan en fraude de ley, cierto, pero de manera putativa, ya que los tribunales llevan estableciendo desde 1985 que, sin causa temporal no hay contrato temporal, por lo que cualquiera con un contrato temporal sin causa, acude a un tribunal y gana.

La seguridad social lo que ha hecho todos estos años ha sido crear un sobre coste en las cotizaciones de dichos contratos, osea, que se ha puesto las botas. Por eso no ha perseguido su utilización, dejando la reclamación judicial individual como vía de denuncia.

La verdadera causa de su utilización radicaba y radica en el escaso tiempo de prueba que los convenios y el Estatuto prevén para las categorías inferiores. Pero nada más.

El quid de la cuestión de la reforma laboral no está ahí, sino en los salarios y en la modificación de las condiciones de trabajo.

Los primeros son rígidos, por imposición legal, por costumbre y por interpretación jurisprudencial. Las segundas son imposible de realizar sin acuerdo bilateral.

La reforma laboral irá (digo irá porque tendrá que ser así ahora o cuando nos lo impongan los mercados o nos apliquen el Tratado de Lisboa) por adecuar salarios a productividad (bien para los buenos trabajadores y mal para los malos) y en permitir a las empresas unilateralmente modificar las condiciones de trabajo (horarios, turnos y demás).

Olvídese de los contratos y del despido. Y fíjese en D. José Blanco. Caros trajes. Medidas palabras. Buena imagen, en definitiva. Decisiones acertadas. Ha dejado de ser Pepiño.

POCHOLO dijo...

Es cierto que si tu estás en una empresa con un contrato temporal haciendo unas tareas que corresponden a un puesto de trabajo fijo tu puedes denunciar y ganas de calle la demanda y el empresario se ve obligado a cambiar el contrato. Es cierto, pero no es menos cierto que como el coste de despido del contrato fijo es cada vez más ridículo lo siguiente que hace el empresario es echarte a la calle por haberte atrevido a demandarle. Eso es así en el 90 por ciento de las veces que pasa, de hecho los trabajadores denuncian por este fraude en muy pocas ocasiones.

La reforma laboral consistirá según D.Guapo en que los "malos trabajadores" cobrarán menos y en que la empresa decidirá unilateralmente modificar las condiciones de trabajo (Turnos, horarios y demás) La reforma laboral consistirá pues en adecuar las condiciones de trabajo y las renumeraciones por este a los deseos y demandas del empresariado. Es normal, por tanto que Díaz Ferrán diga que esta reforma laboral tiene buena pinta.

En cuanto a Pepiño, el tío ha sido muy hábil a la hora de privatizar AENA poniendo como excusa los altos sueldos de los trabajadores. Es extraño que durante todos estos años nadie se haya preguntado como ha sido posible que llegaran a ganar tanto.

ElSrM dijo...

Un poco de política-ficción. ¿Creen que saldría un ente políticamente favorecedor para el país (El Pueblo, los ciudadanos, los habitantes...)
si del P.S.O.E. se escindiese la corriente Izquierda Socialista, el ala izquierda del partido, minoritaria, e incluso la corriente de centro-izquierda del partido de la que forma parte el Sr. J. Borrell,
y se fusionase con
la escisión de los sectores de I.U. no marxistas-leninistas?

ElSrM dijo...

Decía lo anterior porque efectivamente, la acción de gobierno de este P.S.O.E. no es ni socialista, ni obrera, ni socialdemócrata, ni "demócrata social", como dijo el Presidente J. L. R. Zapatero en una entrevista al diario El Mundo hace unos años.

No he podido evitar recordar el nombre del ex Primer Ministro Sueco O. Palme. ¿No les gustaría a ustedes en ocasiones ser suecos, escandinavos...? Me refiero más a la sociedad que al clima.

ElSrM dijo...

El Excelentísimo Ministro de Fomento hace poco ha venido a decir, si leemos de cierta manera entre líneas, que el problema es que los jubilados de hoy tardan demasiado en morirse.

Me recordó de alguna manera a la visión que según el Prof. E. P. Mesa tenía del Estado el Gobierno Zapatero.

Hace poco leía en una recomendable, desde mi punto de vista, página sobre Economía y Finanzas una crítica demoledora. Extraña, porque en las páginas de esa temática suele predominar la visión económica liberal o ultraliberal.

Decían:
«
¿Y el PP?. Pues hombre, uno quisiera saber que va a hacer un partido cuando resulta que el PSOE, elimina impuesto de patrimonio, reforma la seguridad social, coge lo del contrato único, lo pone todo para salvar a bancos, sube los impuestos a los trabajadores, arregla el déficit a las energéticas y tantas y tantas medidas de derechas.

(...)

Es que es curioso el papelón que tiene el PP, porque resulta que estoy seguro que desde luego no tendrían la mínima posibilidad de llevar a cabo las políticas que ha llevado a cabo el PSOE sin sacar los tanques a la calle. Y claro, es que realmente el PSOE ha dejado muy difícil esto de tener partidos a la derecha.
»

Cordialmente,

Un Oyente de Federico dijo...

La incapacidad o ineptitud del gobierno para gestionar la crisis, nos ha colocado –a los trabajadores asalaridos— a los pies de los caballos.
Cualquier trabajador, hoy firmaría con tal de conservar su salario, lo que no hace mucho, a su jefe, ni se le hubiera ocurrido proponerselo, con tal de no ser uno mas del precario entorno laboral y porque muchos ya son los únicos en la familia que aportan dinero.

Aquí, en su blog se critica el bipartidismo que muchos juzgan como un monopartidismo con dos logotipos.
Diría lo mismo del sindicalismo. Varías siglas, pero comiendo todas del mismo pesebre. Formando parte más del Ministerio de Propaganda que del de Trabajo.
Hasta ahora se negaban (todos) a convocar movilizaciones, porque “no había mengua en los derechos de los trabajadores”. Como si la desaparición de la capacidad negociadora de los asalariados no fuera la perdida del principal derecho.
Saldrán a la calle, cuando gane las elecciones el PP, que serán los únicos que tengan alguna propuesta que negociar. Pero saldremos perdiendo, como ocurre siempre cada vez que los sindicatos negocian.
De hecho, ya estamos perdiendo.

Es una constante el que los socialistas cuando gobiernan hagan el trabajo que supuestamente debería de hacer la derecha, que se me ocurra a grosso modo:
— Entrada en la OTAN
— Participación en conflictos armados sin resolución de la ONU
— Plan ZEN
— Ley Corcuera, llamada de “Patada en la puerta”
— Ley de Fundaciones.
— Puesta en marcha de las Empresas de Trabajo Temporal (ETT)
— Y lo más atroz de todo, el GAL. Cualquiera lo achacaría al fascismo inherente en la derecha e impensable en la izquierda.

Por contra el PP, elimina el Servicio Militar Obligatorio —supuesta medida izquierdista— y ni se menciona, pese a ser algo que afectó directamente la vida de todos los españoles.
Por supuesto que yo estuve en contra de que desapareciera. A mi me tocó hacerla.

Seguramente la III República le tocará instaurarla a la derecha.

Enrique P. Mesa García dijo...

Oiga, que me inundan esto. De acuerdo que hay un parecido entre las medidas del PP y del PSOE, pero no son exactamente lo mismo. Pero sospecho que el porblema ya no viene solo del partido, sino incluso del sector del partido. En eso tiene algo de razón el SrM. Y el mejor ejemplo está en Madrid cuando la autonomía la gobierna Gallardón y ahora Aguirre. Tal vez sería interesante analizar eso desde un punto de vista alejado ya de las visones pólíticas y empezar a pensar que son las corrientes de partido y quien controla el aparato el que triunfa. Lo cual, por cierto, aleja aún más a los electores de cualquier posibilidad de control electoral.