domingo, mayo 06, 2012

DÍA DE LA MADRE/y2 (algo nuevo)


El movimiento artístico más importante del siglo del siglo XX fue el cine clásico americano. Jamás en la historia, además, estuvo tan cerca el arte a la mayoría de la población.

Todo eso se ha perdido. Hoy sus obras cumbres, y eso es decir obras cumbres del arte universal, terminan en el olvido.

Stella Dallas, del magnífico King Vidor,  es una de esas películas. Cuenta la historia de una mujer de clase baja, Stella Dallas, que se casa con un hombre rico. Pronto surgen las diferencias de clase, más por ella que por él, y el matrimonio, que ya tiene una niña, se rompe. Pasadas los años, y ante la encrucijada de la chica entre elegir a su madre o a su novio de clase alta, Stella decide actuar por la felicidad de su hija y engañarla haciéndose ante sus ojos repugnante. Así, la hija ya no tiene motivos para dudar y el día de la boda es señalado.
Afuera llueve. Es un barrio rico y las cortinas desplegadas muestran a unos curiosos transeúntes la ceremonia. Y entre ellos una figura femenina que solo pide un momento más. Se cierran las cortinas y Stella Dallas, la madre, se retira sonriendo.

Suena cursi. No lo es. Vean la película.

video

Stella Dallas (1937). Dir: King Vidor

1 comentario:

Don Güapo dijo...

Debería, al igual que Marx con la biblioteca del British, alabar el capitalismo, en su más pura concepción, como base imprescindible de la creación cinematográfica.

Eso es la historia de Hollywood.

PD: Disiento en relación a su pesimismo en cuanto al cine clásico norteamericano. Todo arte debe enfrentarse al envejecimiento que, como necesario depurativo, filtrará lo accesorio de lo esencial.