lunes, junio 24, 2013

UNA PEQUEÑA HISTORIA DE LA FILOSOFÍA/2: QUÉ ES (más o menos) FILOSOFÍA.

Pero, ¿qué es Filosofía? Si vamos a iniciar una historia de la Filosofía tal vez sería bueno comenzar fijando de qué va a ir esto por si acaso alguien quiere ya dejar de leer -iluso, como si alguien hubiera empezado a hacerlo-. 

La Filosofía es algo. Esto parece una perogrullada pero es importante que se entienda desde el principio. Detrás de la idea que señala la Filosofía como inefable, algo que no se puede definir, seguramente solo haya un problema de  escaso léxico -aunque en realidad se esconda la derrota de la razón-. Por supuesto, eso va por descontado, cuando uno da una definición general siempre habrá alguien que matice alguna cosa, y seguramente con sentido. Pero en bueno señalar que la Filosofía es una disciplina concreta y que no todo es Filosofía:  por ejemplo, los libros de autoayuda no lo son; por ejemplo, la poesía tampoco.

Definimos Filosofía como buscar racionalmente una explicación última a los temas fundamentales sobre la totalidad. No hemos dicho, parece, mucho -aunque ha sonado profundo, eso sí-. Sin embargo, hemos dicho bastante. Analicemos.

Primero observamos que la filosofía es buscar. Podíamos haber puesto encontrar pero hemos preferido el verbo buscar. Y lo preferimos por algo. La Filosofía busca porque hasta cuando encuentra una respuesta se la cuestiona permanentemente. En eso, Filosofía y Ciencia se parecen. Existe historia de Filosofía porque hay búsqueda y no solo una respuesta. Pero, aviso al sector ñoño, hay búsqueda porque se espera que haya respuesta. Es decir, no se hace filosofía solo al preguntarse sino que necesariamente tiene que haber una respuesta para que dicha labor pueda ser calificada como filosofía. Incluso el escepticismo radical, aquel que defiende que nada se puede conocer, es una respuesta a qué puedo conocer y por qué.

Pero la religión, por ejemplo, también se pregunta y se responde -yo mismo fui campeón de catecismo llevado por un anhelo de espiritualidad que el tiempo colmó con la siesta- y sin embargo no es Filosofía. ¿Por qué? Volvamos a la definición. En ella se señala que es buscar y se añade racionalmente. No solo buscar sino algo  más que es buscarlo de forma determinada: racionalmente. ¿Qué significa esto? Que cuando se hace Filosofía no se busca de cualquier manera sino de una determinada: de forma racional. Racional significa, aquí y basicamente por ahora, de forma argumentada. Es decir, dando razones de las ideas. Incluso filosofos que presumen de irracionales necesitan explicarse racionalmente. La religión se basa en un discurso de la fe, la Filosofía no puede.

Ya sabemos, por tanto, que la Filosofía se pregunta y que busca racionalmente su respuesta. Pero entonces ¿cuál es la diferencia con la Ciencia? Porque sin duda la Ciencia es una búsqueda racional. ¿Son Filosofía y Ciencia lo mismo?

Volvamos a la definición. Nos queda una segunda partes: una explicación última a los temas fundamentales sobre la totalidad.

Explicación última se refiere a que busca la cadena absoluta de respuestas. Y también por ello hace todas las preguntas posibles. Pongamos un ejemplo. Yo puedo averiguar la ley de la gravedad. Ahora me pregunto por qúe las masas se atraen.  Ahora, por qué el universo se curva. Parecen todas preguntas científicas -no en vano, la Ciencia es hija de la Filosofía- pero llegará un momento en que la cadena de preguntas escape al dominio científico. Y, sin embargo, seguiré teniendo preguntas: por qué hay orden en lugar de caos o por qué la naturaleza se puede explicar con matemáticas o si la explicación científica comprende la realidad en sí misma o nuestra percepción de la realidad o…

La Ciencia se plantea preguntas y busca resolverlas de forma racional. Sin embargo, tiene un límite que ella misma se fija. Surge así algo nuevo para nuestro tema. Y es aquí donde se separan la Filosofía y la Ciencia. La Ciencia delimita su objeto estudio en un doble sentido. Primero lo hace determinando la realidad, al señalar que -excluyendo matemáticas y lógica- solo se ocupará de lo empírico, o sea, de aquello que es perceptible por los sentidos (o que lo sería por máquinas que amplíen estos sentidos). Y esto es importante: la Ciencia no es que diga que lo no empírico no exista o diga que efectivamente existe, como sí se planteara siempre la Filosofía, sino que autolimitará su campo de estudio sin entrar en más consideraciones. Segundo, su método se reduce a las matemáticas y, por tanto, a aquello que a su vez pueda explicarse desde las matemáticas. El sueño científico de encontrar una sola fórmula matemática que explique todo el universo es un sueño maravilloso. Pero se sostiene sobre un principio de reducción que a su vez se da por supuesto. La Filosofía va más alla que la Ciencia.

Efectivamente, la Filosofía se pregunta sobre todo, empírico o no.  La Filosofía busca ir más allá de lo empírico incluso cuando niega su existencia. La Ciencia no trata de si existe Dios o no, el ateísmo -que es filosofía y  de la buena- sí. La ciencia no busca conocer si el alma es inmortal o no. La Escolástica -que es filosofía y de la buena-, sí. Así, la Filosofía es radical en relacion a cualquier otro conocimiento.  Radical quiere decir que siendo una disciplina determinada busca sin embargo conocerlo todo, el conocimiento total sin autolimitación alguna. Busca el fundamento último de todo, aquello que contestado ya no dará pie a  más preguntas: los fundamentos de la realidad. La Filosofía exige el conocimiento racional absoluto que implica tanto saber si se puede o no se puede llegar a la Verdad: por eso Nietzsche y Descartes son, ambos, filósofos.  Y qué filósofos.

La Filosofía en su deseo de este conocimiento absoluto -para afirmarlo o negarlo- es el mayor pecado de soberbia para la ñoña espiritualidad, pero en realidad no es sino el cumplimiento de lo humano. No de lo humano en su sentido prístino sino de lo que la propia Filosofía ha llegado a exigir de lo humano: ser sujetos racionales, críticos y autónomos. Y ese cumplimiento de una forma determinada de ser humano se desarrolla en la historia de la Filosofía.

No todo es Filosofía, pero la Filosofía tampoco es nada. La Filosofía es algo muy concreto que empezó en Grecia hacia el siglo VI antes de Cristo y esta pequeña historia es su narración. Pero incluso antes de ponernos a contarla como historia es conveniente conocer qué trata ya en concreto esta disciplina a la que no en vano, y tal vez de forma accidental pero con resultado maravilloso, se ha llamado Filosofía.

Pero, tranquilos, eso otro día.  


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesante, no se demore mucho en publicar "Breve historia de la Filosofía/3", que el que espera desespera. ; )

Saludos cordiales.

Kamaji

Pablo Oliva dijo...

Ardo en deseos de la próxima clase de historia de filosofía. Atentamente, su ex-alumno Pablo Oliva.

chure dijo...

Me sumo al clamor popular que pide egoístamente más entregas y más rápido. No obstante disiento con Ud. en lo de que la Ciencia fundamenta su método en las Matemáticas, ya que, a la postre, discriminamos a la mayor parte de las disciplinas científicas. Creo que estaríamos de acuerdo en que el método científico va más allá de eso.

Anónimo dijo...

espero ansioso desde aquella frase tan bella, de la botella, el naufrago y alguien en la orilla.

si pìensa coger vacaciones, abandone la idea

eugenio dijo...

por si fuera de su interés

https://www.youtube.com/watch?t=151&v=vvsbEwzAj60