miércoles, octubre 02, 2013

EN LA LUCHA DE GÉNERO: TE RECUERDO AMAND@

Durante años he estado absolutamente equivocado en mi machista concepción marxista -si hasta suena casi igual-. No son las condiciones económicas las que han dirigido la historia de la humanidad sino la explotación del patriarcado. Los hombres frente a las mujeres en un ataque machista permanente que destruyó el igualitario matriarcado donde las mujeres con poder dominaban sobre el resto -según los más avezados estudios prehistóricos-. Así, las clases altas -aún mejor… los hombres altos- y los esclavos, se impusieron a las mujeres. Volvió a suceder en la Edad Media con la nobleza, ¿noblezo?, y los malditos machistas de los siervos de la gleba, ¿glebo? Por fin, el Capitalismo, por algo acaba con o demostró la alianza entre los burgueses –esto se pone difícil- y los proletarios –aquí es más fácil-  para explotar a las burguesas. No cabe duda,  la explotación económica no es sino la forma machista de la explotación, claro que sí. El Capitalismo tiene pene.

Estaba yo escuchando el otro día aquella canción de Te recuerdo Amanda y, al hilo de mi renuncia al pensamiento falocéntrico que me ha llevado a más de una infección de orina en mi compromiso,  me di cuenta de su sutil mensaje machista. Ella le iba a buscar, ella se iluminaba, él se iba a la sierra y ella se quedaba. Incluso, ¡incluso!, el nombre de ella era de mujer, pero no solo eso, acaba en a: Amanda –y no Recuerdo, como pensé en un principio por tratarse de una canción con fama de rebelde-.

¡Ah la a!, la letra de la dominAción,

Entonces, por fin, pensé: ¿cuál es la clave de la liberación?  La clave es el lenguaje sexista.
Por ello, les presento Te recuerdo Amand@.

Te recuerdo Amand@
la calle mojada
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel y Manuela.
La sonrisa ancha y ancho
la lluvia en el pelo
no importaba nada
ibas a encontrarte con él y ella
con él y ella, con él y ella, con él y ella
son cinco minutos
la vida es eterna
en cinco minutos
suena la sirena
de vuelta al trabajo
y tú caminando
lo iluminas todo
los cinco minutos
te hacen florecer.

Te recuerdo Amand@
la calle mojada
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel y Manuela.
La sonrisa ancha
la lluvia en el pelo
no importaba nada
ibas a encontrarte con él y ella
con él y ella, con él y ella, con él y ella
que partió a la sierra
que nunca hizo daño
que partió a la sierra
y en cinco minutos
quedó destrozado y destrozada
suena la sirena
de vuelta al trabajo
muchos no volvieron
tampoco Manuel y Manuela.

Te recuerdo Amand@
la calle mojada y mojado
corriendo a la fábrica y a lo fábrico
donde trabajaba Manuel y Manuela.

Así, más progresista.
 Así, más de izquierdas.

Y si no lo creen,comparen con la machista versión anterior.


video


1 comentario:

Dany Ríos dijo...

Tenga cuidado, que como le pillen ciertos colectivos acaba usted exiliado junto a los de la RAE. Y no creo que quiera aguantar las pataletas de Pérez Reverte.

Me he reído muchísimo con la nueva letra, por cierto.